Espectáculos

‘Soy honesto, siento miedo y ansiedad por el retorno a los escenarios’

‘Grillo’Villegas. El cantautor Rodrigo Grillo Villegas fue entrevistado en el programa Piedra, papel y tinta, que se difunde por Cadena A los sábados a las 11.30 y los domingos a las 12.00. En la charla con la directora de La Razón, Claudia Benavente, habló de su alejamiento de los escenarios por dos años, de su nuevo hobby, de sus desilusiones, de su nuevo proyecto musical y sus desafíos venideros.

Rodrigo Grillo Villegas

Rodrigo Grillo Villegas Foto: Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

13:39 / 21 de mayo de 2017

Rodrigo Grillo Villegas vuelve en julio a los escenarios tras una pausa de dos años. Fue entrevistado por la directora de La Razón, Claudia Benavente, en el programa Piedra, papel y tinta, que se difunde por Cadena A (hoy es el reprís a las 12.00). En un clima de confianza, el cantautor habla de su nueva propuesta musical, de la ansiedad de reencontrarse con el público y de sus desilusiones.

— ¿Dos años en Buenos Aires?

— Un poco menos, un año y pico.

— ¿Te ha cambiado como músico, como persona?

— Sí, todo. Nunca había vivido solo en otro país. Además hacer vida de estudiante a estas alturas fue una experiencia. Nadie a esta edad se va a estudiar, o pocos.

— Pero un músico sí...

— Sí y me fui a trabajar. De Buenos Aires te enamoras y te da miedo en otros momentos. La actividad cultural es interminable, maravillosa.

— ¿En el anonimato?

— En el anonimato total.

— ¿Qué estudiaste?

— Me fui a una escuela de música que está dirigida por Juan Raffo. Fui a estudiar arreglos y composición, hice tres semestres.

— ¿Cómo tomaste la decisión?

— Me fui en 2015. Cerré el proyecto Llegas entendiendo que era un gran momento para hacerlo, después de 20 años. Siempre he pensado que hay que cerrar las cosas arriba. Cerré para buscar un nuevo camino en la música... No tengo miedo a la edad, soy muy feliz con mi edad y con mis tiempos, y agradezco lo que me ofrece esta edad, pero igual entiendo que no tengo el tiempo de un adolescente…

— Hablas de edad, ¿cuántos años tienes?

— Tengo 49, todo el mundo lo sabe, está en mis redes. Soy bisiesto. He tenido 12 cumpleaños.

— ¿Es trascendental pasar de los bares a los teatros?

— En mi experiencia sí. La etiqueta del rock hace ya mucho que no me interesa llevarla, no me molesta. Pero me considero más un cantautor. Y considero el cantautorismo un género... Llegó un tiempo en el que me di cuenta que tocar solamente en bares era un pedazo muy pequeño de la torta... Tampoco entiendo que debamos ser como el anzuelo y el mediador entre la venta de alcohol de un negocio con la sociedad. Está bien que haya ello, pero insisto que tiene que ser solo una opción. Es necesario que vayamos a los teatros, que haya festivales en las calles, en los museos...

— O sea no hay camino de retorno...

— Cuando tenga ganas seguramente lo haré. Es una opción, no me lo puse como algo prohibido, pero ya son muchos años que dejé de tocar en bares y soy muy feliz tocando solo en teatros.

— La alfombra del silencio tiene que seducir muchísimo.

— Sí, el aire es distinto, soy muy feliz en los teatros. Primero puedes ofrecerle al público algo mucho más interesante. Disfrutas de una atención, de ese silencio que nombras que no es tan solemne, en realidad, sino respetuoso; después el público canta igual, pero puedes tocar mejor.

— Hay una puesta en escena.

— Hay una apuesta y una propuesta. El tocar en teatros me ha llevado a escribir distinto porque puedo hacer otro tipo de arreglos en mis canciones y puedo tocar de una manera diferente.

— Dicen que estás acercándote a la fotografía.

— Eso es un hobby.

— Te compraste una cámara.

— Me encanta y salgo a practicar. La música nunca fue un pasatiempo. Es lindo cuando descubres pasiones nuevas.

— Vuelves para volver, pero también para presentar un disco. ¿Cómo ha vuelto el Grillo Villegas?, se debe preguntar la gente, y si sigue siendo el Grillo que yo quiero... ¿te seguirán queriendo y a ti te importará?

— Por supuesto que me importa. De hecho, en un acto de honestidad, debo decir que siento un poco de ansiedad y de miedo en este retorno. Mis conciertos en los últimos años tuvieron entradas agotadas. ¿Seguirá la gente ahí, seguirá cantando igual, seguirá ese cariño? ¿Gustará esta propuesta nueva, este disco que el 8 de junio sale a la calle y yo el 13 y 14 de julio vuelvo al Teatro Municipal? Me pregunto todas esas cosas. Y tengo bastante presión, es todo mezclado con mi ansiedad de volver al escenario. Nunca había hecho pausa. Me despedí en 2015 de los escenarios después de 25 años de tocar un promedio de 40 shows al año. Mi vida está ligada al escenario. De lo único que he vivido es de la música, nunca he trabajado en otra cosa.

Espere…

— Esto te debe generar también un vértigo de cómo sigues ahora que has vuelto, finalmente cómo ser tú sin ser tú.

— Reinventarse es muy difícil, pero es muy necesario en una carrera larga como la mía. Creo que he encontrado un camino interesante que explotaré. Ya verán el trabajo de este álbum y quiero hacer uno relativamente rápido, para 2018, para consolidar esta propuesta muy distinta a lo que hice con Llegas. Ahora, la marca de fábrica supongo que está porque al final soy yo. Soy un yo más maduro, soy un yo que ha aprendido más cosas. Soy una persona que mira diferente el mundo, que está un poco desilusionado en muchas cosas y que se siente solo... No soy padre y hace unos años ya es como una decisión tomada. Me encanta que sea una opción la paternidad y explicarle a la gente que existe una vida sin ser padre, y que es sacrificar muchas cosas por esta carrera; pero soy feliz, no me estoy quejando.

— No es fácil, es un camino más solitario...

— Técnicamente yo no sé lo que es ser padre. Me imagino que es una experiencia maravillosa... No es fácil. Veo el futuro y veo que va a ser difícil, pero uno no puede en este mundo estar pensando que a los hijos uno los trae para que le hagan compañía o para construir. Y menos que te van a hacer feliz. Si los hijos dieran la felicidad instantánea, y me animo a pensar que más del 90% de la gente es padre y madre, toda esa gente en el mundo debería ser feliz y no es tan así...

— Como todo el mundo toma una decisión, como creer o no en Dios, lo que es válido… iba en ese sentido. Decías que estás desilusionado, ¿de qué?

— De todas esas cosas, que la gente no sea tolerante cuando eres un poco distinto. Tal vez has dado en el clavo. En el hecho que sea un ateo desde mi adolescencia, y cada vez se va consolidando de que no sea padre, de que mi vida sea distinta. En el tema de que no consumo alcohol y la gente se molesta. Tengo que conseguir rayar mi relación con el mundo, mis amigos, estoy sin pareja ahora, pero mi pareja y todo lo que vaya a hacer está condicionado por estas características mías actuales, que son bien difíciles.

— Pero te gusta ser diferente.

— Me gusta ser yo, más que como eslogan de ser diferente. Yo no soy yo por ser diferente a, sino el mundo me ha hecho así y yo he decidido ser así.

— Hablando de desilusiones y de posibles enojos en el futuro, qué va a pasar cuando vuelvas al teatro y te digan “sí te queremos Grillo, pero una de Llegas, de Lou Kass”, ¿eso te enoja?

— Lou Kass no toco, pese a que una mayoría de las canciones son mías; alguna vez lo hicimos, pero por gusto, y canción mía. Las canciones de Llegas son mías. Yo soy el músico que está ahí arriba y tengo libertad de tocar canciones que he escrito. Es más, este disco nuevo tiene nueve canciones y no me alcanza para parar un show. Por supuesto que voy a tocar canciones de un poco más atrás, tengo que hacerlo, me gustan.

— Hablé con Miguel Vargas, editor de La Razón, quien escuchó el disco y decía que suena bien, que encontró algo de Pedro Aznar, una búsqueda de la música...

— Creo que he encontrado un camino bien distinto a Llegas. Estoy contento, vamos a ver el veredicto del público. Más allá de eso, siempre me ha sido difícil pronunciar esta frase sin que suene arrogante, pero la verdad escribo para mí y me tiene que gustar a mí, y siempre ha sido así, pero ahora estoy haciendo cosas un poquito más arriesgadas.

— ¿Volviste para quedarte?

— Sí, pero quiero hacer estos dos discos e irme otra vez un año. Me he quedado con este bichito de seguir estudiando.

— ¿Y qué opinas de tu voz?

— Soy muy mal cantante. En muchísimos momentos de mi vida, incluido éste, me pregunto cómo es posible que me haya arriesgado tanto en una carrera por insistir en ser tan caradura de ser el cantante. Seguramente, la única respuesta que encuentro es muy simple: me gusta cantar.

Perfil

Nombre: Rodrigo Villegas Jáuregui

Nació: 29-02-1968

Profesión: Cantautor

Un artista icónico

Rodrigo Grillo Villegas Jáuregui nació en la ciudad de La Paz el 29 de febrero de 1968. Es compositor, guitarrista y cantante. Integró los grupos de rock Fox y Lou Kass, y cerró un ciclo de 20 años de carrera de su proyecto personal Llegas en 2015. Ha grabado más de 20 discos y alista su tercera etapa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia