La Revista

No leemos ni en el cine - Ricardo Bajo

La Razón / La Paz

00:17 / 11 de octubre de 2012

Han llegado a nuestros cines dos comedias “diferentes” en las últimas semanas. Son la genial cinta El dictador con Sacha Baron Cohen y Ted, una película en la que un peluche cobra vida y fuma marihuana sin parar. Ambas se han proyectado en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz en versiones dobladas, pésimamente dobladas, con expresiones y chistes mexicanos que muchas veces ni siquiera se entienden. Muchos cinéfilos no se han acercado al cine a verlas por pánico escénico a esos malos doblajes; es mejor comprar a cinco bolivianos una copia pirata y gozarlas en versión original.

El doblaje no existía en Bolivia hasta hace pocos años. Luego, las distribuidoras gringas comenzaron a enviar películas dobladas infantiles. Y ahora ha llegado el turno para las de acción y las comedias (aunque sean “políticamente incorrectas” como las dos citadas). ¿La razón? Plata. Ventas. Una copia subtitulada aguanta hasta dos semanas en cartelera; una copia en castellano puede estar ocho o diez semanas. Las comedias subtituladas están marchando muy mal en taquilla en comparación a las dobladas. La oferta y consumo de películas dobladas está creciendo y creciendo. En todo el país. Derrotamos al analfabetismo pero ya no leemos ni en el cine.

Ricardo Bajo es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia