La Revista

En el mes de la Pachamama aconsejan tener precaución

Apachetas. Los rituales serán realizados hasta el 31 de agosto

La Paz. Las familias hacen pedidos de bienestar y salud en la apacheta de La Cumbre. Las ofrendas son quemadas entre las maderas.

La Paz. Las familias hacen pedidos de bienestar y salud en la apacheta de La Cumbre. Las ofrendas son quemadas entre las maderas. Ángel Illanes.

La Razón / Wilma Pérez / La Paz

01:03 / 02 de agosto de 2013

El mes de las ofrendas a la Pachamama (Madre Tierra) comenzó. La gente peregrina a las apachetas por la salud y bienestar de la familia. Según la tradición, en agosto las personas deben tener cuidado al salir de casa, no casarse ni lanzar maldiciones.

Desde las cero horas del 1 de agosto las apachetas (cerros elevados en el altiplano) se llenaron de creyentes. Propietarios de vehículos pesados, de empresas de radiotaxis, comerciantes o familias llegaron a los cerros de La Cumbre (camino a Yungas) y de Achica Arriba (carretera a Oruro).

Julio Acarapi, uno de los 15 amautas (sacerdote andino) que ofrece sus servicios en la Apacheta de La Cumbre, realizó rituales para sus clientes desde la madrugada de ayer y su labor se prolongará hasta el último día del mes. Las ofrendas se realizan con preferencia los viernes a la medianoche o mediodía.

Acarapi explicó que en el mundo andino, agosto es el mes de la Pachamama, porque en el área rural se acostumbra preparar el terreno para empezar con la siembra. “Hay que alimentar a la tierra para que la cosecha sea buena”.

Aconsejó que, durante todo el mes, la gente tome precauciones debido a que la Pachamama está en pleno proceso de alimentación y “no está cuidando” a las personas ni a los animales, porque las wak’as (sitos ceremoniales) estan abiertas y ocupadas.

“La población debe cuidarse al salir de sus casas en la ciudad o el campo y no es un buen mes para casarse, porque los espíritus no nos están resguardando. Tampoco deben hacer brujerías o lanzar maldiciones a nadie, pues las cosas negativas se revierten y es peor”, indicó.

El kallawaya Freddy Quispe, que hizo el ritual en la Plaza Mayor de San Francisco, también se refirió al tema. “Éste es un periodo con muchas peculiaridades, es por eso que se aconseja caminar con cuidado”.

La ofrenda o mesa para la Pachamama, que se quema con alcohol en las casas o los cerros, tiene dulces, hierbas aromáticas denominada k’oa, lanas de colores, grasa de llama, los misterios (símbolos de bienestar, dinero, salud, amor) y un sullu (feto seco de llama).

Otro lugar de ritos es la apacheta de Achica Arriba (El Alto) donde hubo afluencia de propietarios de flotas, camiones, tráilers y comerciantes, quienes aguardaron su turno desde la madrugada. A un costado de la ruta a Oruro se observó un hato de llamas, animales listos para ser sacrificados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia