La Revista

‘La ratonera’: escuchar para imaginar

La complejidad técnica y artística es evidente, pero el éxito de la puesta radica en su solidez y profesionalismo de los artistas, yéndose el público con la impresión de que la gente en escena podría hacer la obra con los ojos cerrados.

La Razón / Miguel Vargas Saldías / La Paz

00:00 / 02 de octubre de 2013

Para despertar la imaginación se necesitan micrófonos, piano, zapatos, sombreros, una lámina de hojalata, campanitas y las voces de actores profesionales. En esta época en que hay que ver para creer, en que una canción nos gusta recién cuando vemos el videoclip, presenciar —con los cinco sentidos— la puesta en escena de La ratonera, radioteatro en vivo dirigido por Wara Cajías, es un bálsamo para el cerebro y el corazón.

Los primeros minutos en la Iglesia Luterana de Sopocachi —ideal para la obra, pues su arquitectura está pensada acústicamente para exaltar la música— son difíciles para el que está acostumbrado a que los ojos sean el principal contacto con el mundo exterior: hay que escuchar. Pero suena el timbre, la puerta, la radio y el teléfono y poco a poco la historia de Agatha Christie sobre un hotel aislado por la nieve donde se conectarán dos crímenes, cobra vida.

La complejidad técnica y artística es evidente, pero el éxito de la puesta radica en su solidez y profesionalismo de los artistas, yéndose el público con la impresión de que la gente en escena podría hacer la obra con los ojos cerrados. El regocijo final es mejor: uno sale enamorado de lo que ha sentido, con ganas de correr a un libro para vivir otra aventura en su imaginación.

Miguel Vargas es periodista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia