La Revista

El regalo del gran Peteco Carabajal. Eduardo Schwartzberg

La Razón / La Paz

02:29 / 13 de abril de 2013

Eran las 21.30 cuando el nacido en Santiago del Estero irrumpió en el escenario de la discoteca Ajayu de La Paz junto a sus acompañantes de música, que en esta ocasión fueron Homero  Carabajal, en la guitarra y Matina Urlich, interpretando la percusión.

Como antesala al recital, se presentó un video de la dilatada y prestigiosa carrera musical del artista que compuso y compartió escenario con personalidades como Mercedes Sosa, León Gieco y Víctor Heredia, entre muchos otros.

El Peteco, bautizado así con cariño por su padre Carlos Carabajal, mostró, en  la hora y media que duró el concierto, toda su calidez humana en la interpretación de sus canciones, siendo Las manos de mi madre uno de los temas más coreados por el privilegiado público que asistió.

Una pausa se produjo para el reconocimiento que la Oficialía Mayor de Culturas otorgó al artista, quien agradeció este detalle y a varias personas que hicieron más grata su visita a esta ciudad, entre ellos Jorge Castel, organizador de este inédito recital.

El Peteco, quien vino como incógnito, como un turista más y que al final acabó tocando en una velada privilegiada, se despidió prometiendo volver muy pronto. Eso es lo que esperamos.

Eduardo Schwartzberg es periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia