La Revista

Un tesoro de fósiles de la era Cenozoica está a la vista y desprotegido en Bolivia

La erosión de fuertes vientos en Padilla, al este de Bolivia, ha puesto a la vista restos de mastodontes y gliptodontes de la era Cenozoica, un tesoro paleontológico de incalculable valor que está desprotegido y al alcance de curiosos y niños que juegan con los fósiles.

La Razón Digital / AFP / Padilla (Bolivia)

12:30 / 24 de septiembre de 2014

La erosión de fuertes vientos en Padilla, al este de Bolivia, ha puesto a la vista restos de mastodontes y gliptodontes de la era Cenozoica, un tesoro paleontológico de incalculable valor que está desprotegido y al alcance de curiosos y niños que juegan con los fósiles.

Junto a un riachuelo se observa el caparazón de un gliptodonte, una bestia con una antigüedad estimada de 12.000 años, y que fuera antecesor del armadillo, elegido como símbolo en el Mundial de Brasil.

El caparazón fue descubierto en 2009 y los pocos lugareños que viven en el lugar intentaron venderlo sin éxito.

"Estos abundantes restos que hemos encontrado son del Pleistoceno, de la era Cenozoica (iniciada hace 65 millones de años), y corresponden a la última glaciación de las 10 que hubo", señala a la AFP Omar Medina, integrante de la Sociedad Científica Universitaria de Paleontología (Sociupa).

En los fabulosos yacimientos fósiles del departamento de Chuquisaca se han encontrado restos de gliptodontes, gonfotéridos (mastodontes o antecesores de los elefantes) y milodones (una especie de perezosos) lo que podría convertir al lugar en un meca mundial de la paleontología, aunque el sitio no tiene protección estatal.

"A veces los niños del lugar juegan con las piezas y se llevan algunos pedazos", admite a la AFP Eva Ávalos, responsable de turismo del municipio vecino de Yamparáez, donde también se hallaron restos de gliptodontes a flor de tierra.

La custodia de los fósiles está a cargo de un funcionario de la alcaldía de Padilla sin conocimiento en el tema. Juan Carlos Espada es profesor escolar de computación y trató de proteger el caparazón del gliptodonte con periódicos y pegamentos.

"No tengo experiencia sacando restos fósiles", admite el improvisado "paleontólogo" en diálogo con la AFP. Y reclama ayuda de la gobernación regional porque "no hay presupuesto y es difícil conseguir fondos para restaurar".   Por su propia iniciativa, Espada logró instalar con ayuda municipal un pequeño museo, aunque los constantes descubrimientos que él mismo efectúa con sus manos han convertido el salón en un depósito de piezas.

Huesos petrificados, mandíbulas, dientes, colmillos, costillas, invertebrados petrificados. De todo puede observarse en el lugar.

En Chuquisaca, en los valles de Bolivia, entre los Andes y el Chaco, hay una ausencia de políticas para proteger estas reservas, empero comienzan a darse los primeros pasos, según las autoridades.

"Hay necesidad de aplicar políticas de preservación y promoción de estos temas en las alcaldías, la gobernación departamental y el gobierno central", dijo a la AFP Juan José Padilla, Secretario de Cultura y Turismo de la Gobernación de Chuquisaca.

Una meca de la paleontología   

En el departamento de Chuquisaca se han certificado unos 70 yacimientos paleontológicos, señala a la AFP el investigador Medina.

La localidad de Padilla es sólo un ejemplo y "se presume que es uno de los yacimientos fósiles más grandes de Sudamérica, por la amplitud de la zona y la variedad de especies que se han encontrando", explica.

El cementerio de gonfotéridos o mastodontes está a unos dos kilómetros de Padilla.   Espada escarba con sus dedos en la tierra y en pocos minutos comienza a sacar dientes de animales. "Este es un molar (de unos 2 cm de diámetro) parece de una cría de mastodonte", arriesga.

"Este parece otro diente, ¿de qué será?", se pregunta.

Los campesinos pobres de la zona siembran ají, sandía y maíz, y no parecen interesados en la riqueza geológica que tienen junto al pueblo.

"Inicialmente la gente estaba apática, pero ahora ve la importancia que se está dando a este tema (en algunos medios en Bolivia)", asegura Álvaro Flores, un residente de la zona.

En Sucre, capital de Chuquisaca, hay otro tesoro paleontológico que carece de los cuidados adecuados.   En la reserva de Cal Orcko (cerro de cal, en quechua) se han hallado más de 460 rastros y más de 6.000 huellas de dinosaurios, como terópodos, anquilosaurios, ornitópodos y saurópodos de la era Paleozoica, en particular del período Cretácico (145 y 65 millones de años atrás).

La reserva de Cal Orcko postuló en 2009 a la Unesco para su declaración como patrimonio de la humanidad, pero la entidad rechazó el pedido por falta de políticas de preservación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia