TV-Radio

‘Me gustan los medios... he vuelto a lo que me da felicidad’. ‘El gringo’

Entrevista. José Alberto Gonzales habla del periodismo y de su amistad con Evo

José Alberto Gonzales.

José Alberto Gonzales. Nicolás Quinteros.

La Razón / Iblin Linarez / La Paz

00:29 / 19 de enero de 2013

José Alberto el gringo Gonzales está de regreso en los medios desde el lunes con la revista informativa Otro aire, por radio Compañera 91.6. Fue secretario personal de Evo Morales, embajador en Brasil y Cónsul en Buenos Aires, pero renunció para regresar a trabajar como periodista.

— Dicen que los medios son ingratos...

— (Sonríe) Eso dicen, pero estamos probando y ojalá que no. Espero que la gente confíe en nosotros, nos sigan. Para mí es empezar todo de nuevo.

— Y la Tv, ¿regresará a ella?

— Aún no tengo nada concreto, pero quiero volver. La Tv es mi primer amor, como la esposa, y de pronto se cruzó la radio, que vendría a ser la amante (sonríe). Después de siete años regreso y lo hago a la radio, la esposa está ahí medio esquiva, ojo que no es un mensaje, porque yo soy fiel. Tengo muchos hijos (programas) repartidos en diferentes medios, los fui abandonando y han caído en manos de otros padres medio desnaturalizados, a veces, (sonríe).

— Que no me pierda es uno de sus hijos, ¿le gustaría volver ahí?

— Sería una maravilla, a mí me encantaría y es una ilusión que tengo.

— ¿Por qué la radio?

— Desde el año pasado que se planeaba este espacio, pero desde hace tres semanas que se concretó gracias al  apoyo de Efraín Alarcón y Juan Carlos Alanoca, responsables de radio Compañera.

— ¿Cómo evalúa su carrera política?

— Me puse al servicio de la gente, conocí el otro lado del escritorio, porque a veces como periodista uno habla muchas cosas, pero estando del otro lado te das cuenta de que no es tan fácil. En el caso de Argentina, para mí ha sido como un posgrado de la vida, aprendí a sufrir al lado de la gente. Todo eso quiero capitalizarlo en esta etapa.

— ¿Le costó dejar el periodismo?

— Sí, ha sido difícil. La política no ha sido coronar una aspiración personal. Primero iba a hacerme cargo de la oficina de gestión social, iba a ser el “primer damo”, pero no se hizo realidad y fui secretario del Presidente por un brevísimo tiempo, luego acepté las otras invitaciones porque sentí que era un buen momento para poder apoyar un proceso por el que de alguna forma he luchado, muchos años antes de que Evo Morales sea presidente.

— ¿Por qué renunció?

— He vuelto a lo que me da felicidad. La política es linda, pero he decidido ser feliz de nuevo. Estas cosas del poder no me entusiasman como estar detrás del micrófono o frente a una cámara.

— ¿Si Morales le pide de nuevo su colaboración, la aceptaría?

— A mí me gustan los medios, me encantará acompañarlo como antes, con un espíritu de amigo que le dice cuándo está equivocado y cuando no.

— ¿Es usted masista?

— No, no.

— Cómo es Evo, su amigo.

— No es lo que la gente supone porque da la imagen de ser un hombre duro e inflexible. Es difícil que te caiga mal y desafío a cualquiera a ello. Es divertido, noble, te escucha, eso sí es renegón, pero de minutos. Es exigente y de buena memoria, está obsesionado con el trabajo. Es verborrágico y se va de lengua, pero él se da cuenta. Es un roba corazones  y me declaro su admirador.

— Como periodista, ¿le dirá a su amigo si hace algo mal?

— Vamos a decirle lo que pensamos a riesgo de que nos llamen librepensantes. Provendrá del escenario del cariño y de la amistad, porque yo creo que es un líder bien intencionado y no es un ladrón. Yo lo aprecio mucho y si no lo dije antes fue porque me hubieran acusado de ll’unku, pero no es así, porque yo puedo hacer mi vida independiente de Evo Morales.

— ¿Cree que la gente ahora va a creerle como periodista?

— Es lo que vengo a pedirle a la gente, que me dé un tiempo. Quizás piensen que soy un infiltrado, pero yo no voy a salir hablando a favor del Gobierno, destacaré lo que se deba y cuestionaré lo que se deba cuestionar porque yo creo que el principal activo del periodista es su credibilidad.

— ¿No siente que la haya perdido involucrándose en la política?

— Es posible, es probable y es comprensible que la gente lo vea así, pero la idea es decir lo que se piensa y se siente.

— ¿Volverá a la política?

— Ahora soy más cauto, no quiero decir que nunca lo haré. Prefiero dejar la puerta abierta.

José Alberto

Comienzo

“Hubo chance de ir a otras radios grandes, pero a mí me gusta la idea de empezar desde atrás, desde un espacio pequeño y remar. Ojalá algún rato podamos equipararnos con los grandes”.

Política

“Yo no me trepé al cargo de nadie. Sólo atendí la solicitud de una persona. Fui elegido por Evo para trabajar a su lado y tomé el desafío, pese a que ganaba más como periodista”.

Arrepentimiento

“He vuelto a hacer mis notitas con grabadora en mano, me siento feliz y es algo de lo que nunca debí haber salido, pero no me arrepiento de lo que hice, estoy orgulloso de esos pasos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia