Marcas

Abdón Reyes: ‘Dejé el fútbol por mi familia’

Apodado ‘el demonio’, era un veloz y gambeteador lateral zurdo.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

08:33 / 04 de diciembre de 2019

Abdón Reyes dice que no se equivocó cuando eligió a su familia por encima del fútbol. Aquél volante lateral por izquierda con buena gambeta y velocidad que brilló en San José, Bolívar y la selección se retiró de la actividad deportiva profesional y ahora disfruta todo el tiempo de los suyos y cumple objetivos que antes no pudo por sus compromisos laborales.

Se refugió en la religión después de reconocer que “estaba andando mal” y con ayuda de familiares y amigos pudo enderezar su hogar.

“Lo hice por Dios, estaba andando mal; mi familia estaba lejos, yo jugando. Y me puse a pensar en que el fútbol se me iba a ir en cualquier rato, por eso preferí dejarlo antes que perder a mi familia”, afirma Reyes, quien alejado de las canchas fijó su residencia en La Paz, aunque con frecuencia viaja a su natal Tarija.

A comienzo de este año tuvo ofertas de Always Ready y de Nacional Potosí, ambos lo invitaron a sus pretemporadas para que pudiera analizar las propuestas, pero la decisión ya estaba tomada.

“La razón poderosa para dejar el fútbol fue mi familia. Pude restablecer mi matrimonio; lo hice por mi esposa (Moraima Rovira) y mis hijas (Montserrat y Camila), necesitaba estar bien con ellas y con Dios”, asegura.

Feliz en su rol de padre cuenta que a diario lleva a sus hijas al colegio y también las recoge. “Mi esposa está trabajando y yo soy un poco el administrador del hogar. No me arrepiento porque ahora estoy bien, me siento de maravilla; no tengo trabajo, pero no cambio lo que estoy viviendo como padre”, señala. La frase ‘nunca es tarde para aprender’ la aplica a la perfección porque este año ingresó al Centro de Educación Media Acelerada (CEMA) San Antonio de Padua, en La Paz, para obtener su título de bachiller “y luego buscar una carrera para una profesión”.

Para la familia Reyes Cardozo nada fue fácil en la vida. Su padre Felipe (+) y su madre Serafina tuvieron que trabajar y mucho por sus 13 hijos. Abdón también optó por hacer un sacrificio, así que dadas las urgencias y necesidades solo cursó hasta tercero intermedio del colegio Avelina Raña.

Y en sus ratos libres aprovechaba para jugar a la pelota, entonces, como tenía condiciones la hizo su prioridad, más cuando como juvenil en un club de Tarija recibió su primer sueldo de 100 dólares. “Nací en un barrio en el que todos jugábamos en la calle y en las canchas que estaban cerca, por eso es que el fútbol se convirtió en una pasión para mí desde niño. Estuve en formaciones infantiles de equipos de la asociación y en el primer equipo juvenil firmé por un sueldo de 100 dólares. En mi familia no teníamos nada, por eso quiero y agradezco al fútbol porque pude darles alguna comodidad a mis padres y hermanos”.

Se dio a conocer en Universitario de Sucre en la temporada 2005, era puntero izquierdo y con el capitalino ascendió a la entonces Liga.Pero fue en San José en la temporada 2006 que su juego trascendió, de manera que varios clubes empezaron a fijarse en él hasta que aceptó la propuesta de Bolívar, donde llegó dos años más tarde.

“Vladimir Soria fue quien me puso de lateral y con mi perfil zurdo me gané un lugar entre los titulares de Bolívar y también llegué a la selección, donde fui un habitual en las convocatorias de Erwin Sánchez. Estuve en el equipo que goleó 6-1 a Argentina”.

En la Academia mostró su mejor versión futbolística, allí le pusieron el apodo de ‘demonio’ por su juego. Además lleva tatuado en la piel el personaje animado  Demonio de Tasmania. Vistió de celeste hasta junio de 2012 y regresó a Oruro, donde estuvo hasta 2017.

El fútbol le dio ingresos económicos que los supo aprovechar para su familia. “Le di a mi familia casa propia; vivíamos apretados y eso cambió. Nunca olvidaré las palabras de mi papá quien, llorando de emoción, me dijo esa vez que el padre de la familia era yo”.

Luego pensó en él y también logró comprar una casa en Tarija para su esposa Moraima y sus dos pequeñas. Piensa viajar a fin de año y en 2020 se verá si cambia de residencia. Por ahora, las obligaciones profesionales de su pareja en La Paz hacen que la familia radique en esta ciudad.

En Tarija “tengo una casa que por el momento está en alquiler, ese ingreso económico también es una ayuda”.

Gracias a las muchas amistades que hizo se vinculó a un equipo que juega en la Liga de El Tejar. Bassam FC es el club que compite en Primera de Honor en ese famoso torneo de barrio paceño.

“Un amigo del surtidor Bassam de Obrajes me ayuda a veces con la gasolina y juego para su equipo cada 15 días. El Tejar es la única liga de barrio a la que voy. Para estar en ritmo futbolístico; y en el aspecto físico salgo a correr y cumplo alguna labor física en la semana en el estadio Obrero”.

No hubo ningún partido de despedida. Se fue y listo. Hoy ya no piensa en ello.

Nació en tarija

Abdón Reyes Cardozo nació el 15 de octubre de 1981, en Tarija. Sus padres son Felipe (+) y Serafina y tiene 12 hermanos, cuatro varones y ocho mujeres.

La familia

Se casó con Moraima Rovira, con quien tienen dos hijas: Montserrat y Camila, aún pequeñas.

Tres clubes

En la entonces Liga jugó en San José (dos ciclos), Bolívar y Nacional Potosí. Militó en Universitario de Sucre cuando ascendió.

No pudo salir

Cuenta que Silvio Fontana arregló para él un contrato en Rusia, pero desistió por miedo a irse lejos de Bolivia, a un país con idioma y cultura diferentes.

También  quiere ser técnico

Alejarse del fútbol por completo para alguien que desde niño tiene pasión por este deporte es imposible. Abdón Reyes colgó los botines, pero ya se prepara para la dirección técnica.

Se inscribió en uno de los centros de formación para entrenadores de La Paz, venció el primer semestre y está cerca de concluir el segundo.

“Nada es malo cuando se trata de aprender, incluso he pasado materias de primeros auxilios para saber un poco la labor que hace en la cancha el cuerpo médico. La parte de táctica y entrenamientos uno ya sabe por el roce que tuvo en la Liga, ahí puedo decir que saco un poquito de ventaja por mi carrera”, señala Reyes.

Asiste con frecuencia a los estadios para ver fútbol y en su día a día mantiene relación con jugadores que en algún momento tuvo como compañeros.

“Siempre estoy en contacto con Gabriel Valverde, Rudy Cardozo, Leonel Justiniano y Ramiro Vaca, son amigos que se acuerdan de uno”.

Asegura que los aficionados que lo reconocen en la calle le piden que vuelva a jugar. “Me dicen que extrañan mis gambetas y velocidad, que no hay muchos jugadores como yo”. Pero es historia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia