Marcas

‘Bolivia gana y se va al Mundial’

En 1993 fue la canción que se cantó en todos los rincones del país para alentar a la selección

Nohemí y Adolfo Valdivia, hoy en su domicilio de La Paz. Ambos conservan las chamarras de esa época.

Nohemí y Adolfo Valdivia, hoy en su domicilio de La Paz. Ambos conservan las chamarras de esa época. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

20:25 / 08 de agosto de 2018

Bolivia gana y se va al Mundial” fue la frase que Adolfo Valdivia le dijo a su hijo Pablo durante el eufórico festejo de ambos después del resonante triunfo de la selección nacional 2-0 sobre la de Brasil el 25 de julio de 1993 en el estadio Hernando Siles.

Así comenzó la composición de la famosa canción que sonó en todos los rincones del país hace 25 años, cuando la Verde obtuvo la clasificación por mérito propio al Mundial de Estados Unidos de 1994.

Esa victoria con goles de Marco Antonio Etcheverry y Álvaro Peña hizo alimentar más la ilusión del país de llegar a la Copa del Mundo.

No era para menos, semanas antes la Verde le había ganado 1-7 a Venezuela en Puerto Ordaz y con esos dos triunfos era líder de la llave.

  • Adolfo padre (izq), Borja, Nohemí (madre e hija), Pablo, Melgar, Cristaldo, Adolfo y Baldivieso en Tembladerani. Foto: Pedro Laguna.

“Del estadio nos fuimos caminando y a hilar melodías; ya en casa saqué una zampoña y trabajamos hasta lograr una melodía simple, pero a la vez súper contagiosa que después Bolivia entera llegó a conocer”, rememora Pablo Valdivia, quien reside en Estados Unidos.

Nohemí Salgueiro, la madre de familia, cuenta que todos los integrantes comenzaron a cantar y a hacer algunos ajustes, de manera que en cuestión de días salió el tema a las calles.

“Lo hicimos rápido, grabamos en Discolandia y luego nos sorprendimos con invitaciones a programas deportivos de televisión, a las radios, porque en todo lado se escuchaba la canción”.

Adolfo Valdivia padre cuenta que tenía confianza en que la clasificación iba a llegar por la capacidad de los jugadores y porque todo el país estaba unido en esa campaña.

“No podíamos quedar afuera, por eso lanzamos la canción, seguros de que nos íbamos al Mundial”.

  • La Familia Valdivia en un festival previo al debut de Bolivia en Chicago. Foto: Familia Valdivia

Recuerda perfectamente que el 19 de septiembre, cuando Bolivia empató con Ecuador 1-1 y selló su clasificación al Mundial, el grupo familiar estaba en Yacuiba en un festival musical “y tuvimos que hacer maravillas para llegar a La Paz.

Aquí estaba el centro del festejo, una multitud estaba en las calles, pero lo logramos y subimos al escenario donde varias veces interpretamos la canción Bolivia gana y se va al Mundial y compartimos el delirio de la gente por el éxito deportivo”.

Pablo añade que el fallecido Julio Mantilla Cuéllar, exalcalde de La Paz, bautizó a la canción como el tercer himno de Bolivia, detrás de Viva Mi Patria Bolivia. ”Hasta ahora sigue vigente, es un infaltable en nuestras presentaciones. La gente la pide y nos acompaña”.

Por su popularidad pudieron acercarse a los integrantes de aquella selección histórica y los visitaron varias veces en entrenamientos en La Paz y meses después en el Mundial de Estados Unidos.

“Tengo muy gratos recuerdos de futbolistas educados y que tenían la humildad como principal virtud inculcada por el técnico Xabier Azkargorta. Nunca se agrandaron y estuvieron siempre con los aficionados”, dice Noemí Salgueiro.

La madre de los Valdivia Salgueiro destaca “la educación del zaguero Marco Sandy, la personalidad en la cancha de Luis Héctor Cristaldo, la técnica de Erwin Sánchez y Marco Antonio Etcheverry y la amabilidad de los hermanos Ramiro e Iván Castillo”.

  • Xabier Azkargorta recibe un recuerdo de los Valdivia. Foto: Pedro Laguna.

Un pin de la Copa, regalo del ‘Bigotón’

Noemí Valdivia cuenta que su hijo Pablo tiene una colección de pines y uno de los que tiene un lugar preferencial es el que le regaló Xabier Azkargorta.

“Luego del Mundial se programó una actuación en el Coliseo Cerrado de La Paz; no recuerdo si era con la presencia de la selección, pero coincidimos con Xabier Azkargorta, quien en ese momento se sacó un pin de la Copa del Mundo y se lo entregó a mi hijo”.

Una vez que Bolivia obtuvo el pase, la Familia Valdivia hizo planes para viajar a Estados Unidos y acompañar a la selección.

Logró un crédito bancario para los pasajes y las entradas para los tres partidos de Bolivia por la fase de grupos.

“Guardamos recuerdos de nuestra visita a Chicago y Boston, en la primera ciudad cantamos días antes del debut para los residentes bolivianos que nos dieron su aprecio, también hubo danzas típicas del país y la presencia de una banda de música de Oruro (Mundial 10 de febrero).

Un lindo festival donde no pudo faltar la canción que acompañó a nuestra selección el 93 y 94”, según Adolfo padre.

---------------------------

Siguen en actividad

La Familia Valdivia no ha dejado la carrera musical, para fin de año ya tiene reservado el Teatro Municipal para un par de actuaciones.

Cambio en la letra

El “Bolivia gana y se va al Mundial” se cambió por “Bolivia juega en el Mundial y jugará de igual a igual” porque la selección ya estaba clasificada y días previos al debut en la Copa se difundió en radios del país.

Sin datos del éxito

Adolfo Valdivia dice que no tiene el dato exacto de cuántas copias en discos de vinil y casetes de su canción se vendieron durante y después de la fase de clasificación para el Mundial de Estados Unidos. “Solo sabemos que fue un éxito”.

Cinco en la familia

Adolfo y Noemí son los padres. Pablo, Adolfo y Noemí son  los hijos de    la Familia Valdivia Salgueiro.

Espere…

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia