Marcas

Bolivia fue una presa fácil

Colombia —segundo en la tabla— le ganó con comodidad en el calor de Barranquilla

Alegría. Carlos Valdés (izq.) celebra el gol que anotó a los 4 minutos del complemento. Camilo Zúliga, Mario Yepes y el público festejan el segundo tanto en el Metropolitano.

Alegría. Carlos Valdés (izq.) celebra el gol que anotó a los 4 minutos del complemento. Camilo Zúliga, Mario Yepes y el público festejan el segundo tanto en el Metropolitano. AFP.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

02:49 / 23 de marzo de 2013

Bolivia sufrió ayer en Barranquilla una derrota abultada como lo fue la superioridad de Colombia, que le ganó con un 5-0 apabullante, resultado que a los cafetaleros los pone en el umbral del Mundial Brasil 2014 y ratifica la cuasi eliminación de la selección nacional.

La Verde estuvo abrumada por el volumen ofensivo de su rival, a veces incontenible, y no dejó de incomodarle el intenso calor (34°C) que mermó el rendimiento físico de sus jugadores. Pero ese fue un detalle menor si se toma en cuenta que en lo futbolístico su rival fue mucho más.

Bolivia funcionó a ratos llevando la pelota lejos de su arco. Fue un espejismo de los primeros minutos y  posteriormente, cuando se lo permitió Colombia porque el partido ya estaba definido y el resultado era claro.

En todo lo demás, el conjunto dueño de casa generó espacios con las subidas de sus laterales, sobre todo Cuadrado, y los toques hábiles desde el medio al vacío, así arrinconó rápido al cuadro nacional y generó jugadas de gol de diverso calibre.

De tanto llegar, a los 20 minutos ya había hecho tres goles, aunque todos en posición adelantada; el tercero —convalidado— fue el de la vencida, cuando Torres anotó después de una acción ilícita de Cuadrado.

A esas alturas, el equipo colombiano ya había acorralado al boliviano y le llegaba por todos los frentes, algo que se repitió continuamente y que la selección de Azkargorta no pudo arreglar, por eso a la larga fue una presa fácil. Fue demasiado escaso el 1-0 con el que terminó la primera mitad, porque Colombia había merecido más, algo que en la segunda parte lo ratificó, esta vez siendo contundente, además el sistema defensivo boliviano se desmoronó por completo.

El gol de Valdés a los 4’ de iniciado el complemento le dio tranquilidad, y a partir de ahí, porque además no había ninguna señal de parte de Bolivia para pretender cambiar la historia, fue paciente para hacer que uno tras otro cayeran los demás goles.

Fueron, además, tantos con similares ingredientes: los espacios bien aprovechados por los colombianos y las concesiones que, tanto en la mitad de la cancha como en la defensa dieron los jugadores bolivianos. Gutiérrez hizo el tercero (17’), luego Bolivia trató de ir al frente, pero Colombia volvió a mostrar sus ambiciones y, con total comodidad, liquidó con tantos en la recta final de Falcao García (41’) y Armero (47’), poniendo un resultado por demás elocuente y sobre todo justo.

La figura - Juan Guillermo Cuadrado

Fue un lateral volante de proyección, incontenible por derecha; él marcó el desequilibrio inicial para que Colombia fuera superior.

El árbitro - regular

Carlos Vera dirigió bien, pero si se trata de ver la actuación de la terna, su asistente Lezcano cometió demasiados errores.

Los datos

Una trica

Hubo tres goles en los primeros 20 minutos anotados por Colombia, todos en fuera de juego; pero el tercero fue dado como válido: Cuadrado estaba un metro adelantado antes de dar el pase a Torres.

Diferencias

Las llegadas de Colombia al área adversaria fueron varias: 16 contabilizadas de esas que pueden estar cerca del gol, a la postre cinco fueron concretadas. Bolivia no tuvo más de cinco, entre ellas —la más clara— un tiro libre de Mojica.

Es la mayor goleada en lo que va  del torneo

Ninguna selección había perdido —y ninguna había ganado— con las cifras que ayer sufrió Bolivia en Barranquilla frente a Colombia. El 5-0 es el resultado más abultado en lo que va de esta eliminatoria rumbo al Mundial de Brasil.

También es la derrota más contundente que los colombianos les han infringido a los bolivianos en la historia de las eliminatorias: basta recordar que —por este torneo de clasificación a un Mundial— cuando jugaron por primera vez en tierra cafetera, lo que ocurrió en 1997, se impuso el cuadro anfitrión por 3-0, que era el mayor resultado entre ambas (después le ganó 2-0, en dos ocasiones y 1-0 la restante).

De paso, hay un otro detalle que pinta bien la diferencia que hubo en esta clase de partidos siempre ha existido. Si de competencias premundiales se trata, en Colombia nuestra selección jamás hizo algún gol y le volvió a ocurrir; en cambio, ya son 13 los tantos que ha recibido.

Martins no puede salir de la sequía

Lleva 10 goles

El delantero Marcelo Martins —que jugó su partido número 39 en la Verde— sigue estacionado en sus diez conquistas para la selección nacional: anotó por última vez en Buenos Aires, ante Argentina, el viernes 11 de noviembre de 2011.

Los números

Ayer, en Barranquilla, así como se produjo la mayor derrota del elenco nacional en el torneo clasificatorio para 2014, igualmente fue la mayor goleada soportada ante el seleccionado colombiano en 27 encuentros de todo tipo. Y nuestro plantel sufrió 18 goles contrarios en los diez cotejos de este certamen.

Ocho puntos

El conjunto dirigido por Azkargorta tiene ocho puntos, uno menos que los conseguidos por la Verde (con el mismo número de encuentros) en el torneo previo a la Copa Mundial 2010. Aquel seleccionado, dirigido por Erwin Sánchez, ocupó el noveno (penúltimo) lugar en la tabla final.

Colombia, sin problemas. Lorenzo Carri

El dueño de casa acabó el cotejo con un concierto de toques ante una Verde que mucho antes ya estaba vencida y desanimada. Colombia —un poco a similitud de Argentina o Uruguay— es un plantel que resuelve arriba, incluso en una tarde en la que figuras como Macnelly Torres y James Rodríguez no tuvieron el relieve de otros cotejos. Bastó la travesura inicial de Juan Guillermo Cuadrado (en claro offside) y el toque fácil de Torres para empezar la cuenta del triunfo.

La pequeña ventaja que los colombianos lograron en el primer tiempo los llevó a ser más precisos, más profundos y más certeros en el segundo periodo

Sí, Colombia sacó una ínfima ventaja en la etapa inicial, considerando que llegó más, tuvo algunas ocasiones de gol (dos veces, por lo menos, salvó Carlos Arias) y finalmente consiguió el tanto. Toda una ironía: el juez asistente, que había marcado perfectamente la posición adelantada en dos conquistas del local, dejó pasar la tercera y más clara de Cuadrado, hubo un centro atrás y Macnelly Torres embocó sin problemas.

La Verde soportó la presión de los minutos iniciales, pero tuvo facilidades para salir —especialmente después del gol de los amarillos— y, cuando los mediocampistas olvidaron el centro a la olla, hubo tres buenas  situaciones: dos de Chumacero, y un lindo tiro libre de Mojica, que obligaron al esfuerzo del arquero Ospina.

Lo que no ocurrió en la primera parte, sucedió en la segunda. El elenco colombiano logró rápidamente el resultado victorioso (lo era, a los 4 minutos del segundo tiempo, porque en ese momento terminaron los problemas para el técnico Pekerman y los suyos), y el gol del zaguero Carlos Valdes abrió las compuertas para lo que vino.

Toque del cuadro local, posesión de la pelota con algunas licencias que nuestro elenco no pudo o no supo aprovechar, tres goles más y Sergio Galarza que pagó los platos rotos: entró en la segunda etapa por Arias —entiendo que lesionado— y aunque tuvo varias atajadas de las buenas (en una de ellas impidió un lujo de Falcao) soportó la efectividad indiscutible del adversario y los nuevos tantos de Gutiérrez, Falcao (¡cuando no!) y Armero.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia