Marcas

Brasil y los demás

Cuatro categorías: Brasil, las históricas,  las competitivas y las emergentes

La Razón / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

00:06 / 13 de septiembre de 2013

Las categorías del fútbol sudamericano tienen que ver con selecciones históricas, competitivas y emergentes. Hay una, primera, sin embargo, que tiene el nombre de Brasil, única selección del mundo que ha jugado todos los mundiales, ha ganado cinco y ha producido en más de ocho décadas cracks para todos los gustos. Por como están las cosas, las selecciones sudamericanas que estarán en Brasil 2014 todavía se encuentran en fase de ajuste y consolidación de propuestas futbolísticas para poder rendir a tope, tal como lo hicieran en Sudáfrica 2010, la misma Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay.

Con la evolución de las eliminatorias sudamericanas en las que clasifican directamente cuatro selecciones a Brasil 2014 y una va al repechaje, las tendencias se reafirman y nos permiten valoraciones cualitativas a dos fechas de la finalización de este todos contra todos: En el primer lugar del ranking, no por ser anfitriona, sino por constituirse en la más ganadora de la historia en 83 años de Copas del Mundo, se encuentra Brasil por encima de las demás, habiéndolo demostrado en la última versión de la Copa Confederaciones con una campaña sin pérdida de puntos y pasando por encima al gran campeón de Sudáfrica 2010 y de la Eurocopa 2012, España.

Según esta valoración tenemos cuatro categorías claramente diferenciadas: Brasil, las históricas, las competitivas y las emergentes.

Brasil es Brasil y se sitúa por encima del bien y del mal, no sólo en comparación con sus vecinos sudamericanos sino también con las del resto del planeta, incluidas las selecciones más ganadoras de Europa, Italia y Alemania, por todo lo ganado, por la cantidad y calidad de futbolistas que ha generado y que han incidido decisivamente más allá de sus propias fronteras. Para muestra va una lista corta: Pelé, Garrincha, Gerson, Jairzinho, Tostao, Rivelinho, Zico, Romario, Sócrates, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho Gaúcho y Neymar.

Las selecciones históricas, peldaños abajo de la verde amarilla son las rioplatenses Argentina y Uruguay, que entre las dos acumulan cuatro copas del mundo y la mayor cantidad de trofeos por 29 copas América. La una cuenta con el mejor futbolista del mundo de esta primera parte del nuevo siglo, Lionel Messi, y la otra, valores de una calidad indiscutible como Luis Suárez, Edinson Cavani y Diego Forlán, surgidos de un país con apenas tres millones de habitantes.

Las invariablemente competitivas son Colombia, Chile y Paraguay, de las cuales, esta última ha salido de carrera muy temprano, contradiciendo su vocación mundialista, mientras que los colombianos muy bien dirigidos por José Pékerman y los chilenos luego de los trastabilleos producidos con Claudio Borghi al frente de la dirección técnica y la llegada de Jorge Sampaoli al banco del equipo rojo, demuestran regularidad, buena producción de juego y buenos perfiles para lo que será el Mundial.  

Las selecciones emergentes son en primer lugar Ecuador y Venezuela, ratificando su crecimiento competitivo, metiéndose y muy en serio en la pelea por las cuatro plazas directas para estar en Brasil, mientras que Perú no puede levantar cabeza a pesar de sus muy buenos valores actuando en importantes ligas europeas, y Bolivia, con lo mal que le ha ido en materia de resultados, ha empezado, por fin a dar señales de renovación muy claramente expuestas en el partido empatado con Ecuador aquí en La Paz.

Argentina, luego de Brasil, es la escuadra con mayores posibilidades de erigirse en candidata al título. Para ello, será fundamental la consolidación de los circuitos manejados por Fernando Gago y Ángel di María que permitan que Messi pueda moverse a sus anchas para marcar las diferencias que le permiten su calidad y su insuperable capacidad definitoria, mientras que Uruguay deberá recuperar regularidad luego de un excelente cuarto puesto obtenido en Sudáfrica y el título conseguido en la última versión de la Copa América.

Los colombianos manejan muy bien los argumentos que pasan por la posesión de la pelota, y cuentan con uno de los finalizadores de jugadas más importantes de hoy, Radamel Falcao García, en tanto los chilenos destacan por su excelente ritmo, producto de una muy interesante condición física con el valor agregado de Alexis Sánchez, que en el Barcelona pasa por un muy buen momento.

El Ecuador de Reinaldo Rueda ha realizado una gran eliminatoria en condición de local que hasta hace dos fechas lo situaba en el tercer lugar de la tabla. Con su planteamiento indeciso contra Bolivia, a pesar de no temerle a la altitud de La Paz, no logró imponer su categoría futbolística encabezada por Antonio Valencia y tuvo que resignarse a un empate que merma grandemente sus posibilidades, si se tiene en cuenta la derrota previa (0-1) experimentada frente a Colombia.

Los venezolanos comenzaron con gran ímpetu y los bríos desafiantes de su seleccionador César Farías, han puesto en evidencia progresos significativos para dejar de ser el equipito de antes, pero en las últimas fechas disminuyeron la calidad de sus desempeños, lo que otra vez los pone en zona de eliminación.

El panorama general, sin embargo, plantea más dudas que certezas si se lo compara con el patrón futbolístico que ha podido apreciarse hasta ahora en las eliminatorias europeas, en las que la condición física, la resistencia, la velocidad, y ahora la intensidad, son las características centrales de selecciones capaces de jugar a un mismo ritmo durante 90 minutos. Tal como están las cosas, es prematuro intentar vislumbrar la real capacidad que nuestras selecciones podrán desarrollar durante el año que resta para llegar a este que será un Mundial especialísimo, si se tiene en cuenta que se jugará en el país con las hinchadas futboleras más numerosas del planeta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia