Marcas

Bruncos. La ‘Tigresa’ del club más fuerte

Secretaria Trabaja en The Strongest hace más de 30 años. Por sus manos pasaron los más importantes papeles del club gualdinegro

Alcira Bruncos Vargas. Foto: Ángel Illanes

Alcira Bruncos Vargas. Foto: Ángel Illanes

La Razón / Ana Ramírez / La Paz

00:00 / 03 de junio de 2013

El 3 de enero de 1981 y con tan sólo 18 años, Alcira Bruncos Vargas decidió ser parte del club de sus amores: The Strongest. La pasión futbolística heredada de su madre la llevó a acompañar a la institución por más de 30 años y hoy continúa trabajando en ella a pesar de algunos desfases económicos.

Alcirita, como la conocen sus compañeros, pasó de ser la secretaria principal a ser la recepcionista de la oficina central del club (ubicada en la calle Colón). Llega todas las mañanas a las 10.00, se acomoda en su escritorio y empieza a revisar sus cuadernos de apuntes, los cuales tiene desde el primer día que ingresó a la institución. “Me gusta la computadora pero guardo este registro para mí; por si dicen que falta algo, yo les muestro y les digo que aquí está escrito”.

Estudió un año en la carrera de Odontología y salió bachiller del Magisterio, pero el amor al club la hizo elegir la pasión por encima de la profesión. “Mi mamá fue una de las fundadoras de la primera barra del Tigre, ella tenía contactos en el club y me quedé a trabajar. Me gustó porque mi pasión es The Strongest”, cuenta la atigrada. A pesar de que su progenitora le cuestionaba continuamente si no deseaba ejercer su profesión, Alcira respondía que sólo quería estar en el club.

El primer presidente de la entidad que conoció fue Rafael Mendoza Castellón, uno de los dirigentes más destacados de la historia del fútbol boliviano. “Fue uno de los mejores presidentes, caritativo, amable y sociable, se preocupaba por sus empleados, primero eran ellos en todo aspecto”, cuenta. También recuerda con cariño al extitular Jorge Sfeir y a su padre, Ricardo Sfeir, y destaca a Martín Peláez, cuya fotografía no se encuentra en la casa central de la entidad. “He visto pasar como 20 presidentes, pero nadie se acuerda del señor Peláez, una gran persona, no hay ni siquiera su foto”, dice.

En los años 80, Alcira era la única secretaria que manejaba todos los documentos del club y acompañaba las reuniones de los directivos, las cuales se extendían hasta después de la medianoche. “Antes se reunían todos los comités durante la semana, los días lunes se reunía el directorio, los martes el comité jurídico, miércoles el técnico, jueves las divisiones inferiores y viernes otro comité. Ahora hay reuniones sólo cuando urge, pero el presidente actual tiene un trabajo agitado”, explica.

Se encargaba de elaborar las listas y notas para la reunión y no se iba de la oficina hasta terminarlas. También hacía las invitaciones para los medios de comunicación una a una debido a que sólo contaba con una máquina de escribir. “Antes, para invitar a la prensa, se hacía en la máquina; ahora ya hay computadora y es fácil, porque sólo cambias el nombre y se hacen miles. Yo me quedaba hasta la noche haciendo varias para la prensa oral, escrita y televisiva”.

Centenares de documentos importantes pasaron por sus manos, entre ellos, los contratos de los jugadores. Alcira comenta que los futbolistas más caros siempre fueron los extranjeros como Luis Fernando Bastida y Víctor Hugo Romero, que llegaron de Boca Juniors de Argentina al club atigrado luego de la tragedia de Viloco, donde 74 personas de la institución perdieron la vida. Sin embargo, Óscar Sánchez y Ramiro Castillo estaban también entre los más cotizados por ser destacados representantes de nuestro balompié.

“Óscar Sánchez se distinguía en el fútbol, fue un gran jugador, me decía que yo era la mejor secretaria que él había conocido. Y Ramiro Castillo, que jugó en el plantel argentino de River Plate, era elegante al vestir, excelente futbolista y muy stronguista. Los quería mucho a ambos”.

Para Alcira, la conducta de los futbolistas es un aspecto que ha cambiado en el fútbol nacional: “Antes los jugadores eran más disciplinados, aunque había por ahí alguna que otra escapadita, pero yo creo que hay que tratarlos bien porque el equipo es lo primero para un club deportivo”.

Los momentos futbolísticos que la atigrada recuerda con más felicidad son los partidos a los que asistía con su madre, junto con aquella barra que fue la primera de Bolivia.

Y un partido que nunca olvidará será el que le dio a The Strongest el campeonato por tercera vez consecutiva hace poco. “Este tricampeonato es memorable. Me quedo con esta campaña ¡porque es TRI! Ha sido sacrificado y justo porque estábamos abajo, pero logramos subir”.

Entre los hechos que le provocaron gran tristeza están las pérdidas de Rafael Mendoza Castellón, Óscar Sánchez, Ramiro Castillo y Raúl “Chupa” Rivero, el hincha número uno de The Strongest.

No se casó ni tuvo hijos, su madre falleció y perdió contacto con su hermano que radica en Alemania, pero tiene una singular familia, como ella la llama, conformada por ocho perros, ocho gatos y tres loros, todos rescatados de la calle. La hincha atigrada espera, de aquí a un par de años, retirarse de su trabajo y dedicarse al cuidado pleno de sus mascotas.

En adelante, Alcira desea lo mejor para su club. “Quiero que siga creciendo, que tenga logros como los que tuvo este año con la presidencia del señor Kurt Reintsch, él tiene ganas de manejar el club y se sacrifica mucho. Ojalá esta temporada obtengamos muchas cosas para la institución y a ver cuánto tiempo más estoy yo con ellos”.

Desde la otra vereda

bombones

Un recuerdo que atesora es aquel regalo que un bolivarista le hizo en el Día de la Mujer, en 1994. “El gerente de Bolívar me mandó, a nombre del club, una caja grande de bombones; no recuerdo su nombre, pero fue un regalo memorable para mí”.

También era apreciada por Mario Mercado, de Bolívar

La stronguista asegura que antes la rivalidad entre los equipos de Bolívar y The Strongest se quedaba sólo en la cancha, pues entre los dirigentes y empleados de ambos clubes existía una buena relación. “Mario Mercado fue un excelente presidente, a la par de don Rafael, muy buena persona y educado. En esa época yo estaba de secretaria y el señor Mercado me hacía llamar todos los jueves para que vaya a tomar mi té al Bolívar. Me decía ‘Alcirita, tú eres stronguista pero de corazón bolivarista’. Lo estimaba bastante”, cuenta.

Cuenta una anécdota que le arranca más de una sonrisa. “Cuando Ramiro Blacut era entrenador del club, en los 90, el mensajero era don Rufino Zabala, jugábamos un partido esa tarde y Ramiro vino a esta oficina para hacer un llamado telefónico, pero se había quedado al fondo y don Rufino cerró el edificio y nos fuimos al estadio. El equipo llegó sin entrenador, todos lo buscaban pero no lo encontraban y el técnico no sabía el teléfono del estadio para llamar. Tuvo que salir a la ventana y gritar a la Policía que está al frente ‘¡por favor soy Blacut y me han encerrado, no tengo por dónde salir!’ Ellos llamaron al estadio y recién vino el mensajero. Me río mucho cada vez que recuerdo esa linda historia”.

Admira a Messi, Ronaldo, Chumacero y Escobar

Fanática no sólo del fútbol nacional, sino también del internacional, siguió la final de la Champions League el sábado 25 de mayo, en la que Báyern Múnich se coronó campeón. “Me encanta el fútbol, el sábado vi la final de la Liga de Campeones y los alemanes ganaron, ganó el mejor equipo pero yo quería que haya un alargue”, sostiene.

Admira a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, aunque el futbolista argentino le simpatiza más por su actitud. “Soy hincha de Messi, me encanta ese jugador, no es lindo pero es humilde y sencillo, no se hace al grandioso; Ronaldo es buen jugador también pero es un poco orgulloso, no hay que quitarle sus méritos”.

En Bolivia, sus ídolos favoritos son Alejandro Chumacero y Pablo Escobar y afirma que tiene una estrecha relación con el actual plantel a pesar de que desde hace varios meses no va al estadio para presenciar un partido de fútbol de su club.

“Me llevo bien con todos, comenzando por el entrenador Eduardo Villegas. Cuando bajo al complejo de Achumani ellos vienen y me abrazan, a veces me traen presentes”.

‘Toda su vida con The Strongest’

El ex jugador Ricardo Fontana, una persona de carácter indomable y correcta según Alcira, valora el esfuerzo y entrega de la mujer atigrada que continúa siendo parte del club. “La señora Alcira ha sido una persona que ha trabajado y le ha dado prácticamente toda su vida a The Strongest”.

Como una anécdota inolvidable, están los momentos en el que el plantel compartía con ella. “Nosotros le hacíamos muchas bromas cuando llegábamos al club, a veces por confiarnos alguna cosa que ella escuchaba de los dirigentes nos contaba lo que opinaban o lo que podía pasar y cuando los dirigentes se enteraban Alcira la pasaba mal”.

El actual presidente, Kurt Reinstch, reconoce que la labor de Alcira ha sido trascendental en la entidad y a pesar de no tener mucho contacto con ella, el dirigente siente admiración. “Ella goza del cariño de toda la gente del club, que la aprecia y la quiere. Nosotros estamos muy contentos de que ella sea parte del Tigre. Creo que corresponde hacerle un reconocimiento para que sienta la retribución de la institución por más de 30 años que le ha dado al club”.

La estrella actual del equipo, Pablo Escobar, uno de los favoritos de Alcira, recuerda la calidez que la caracteriza. “Son ocho años que la conozco, ahora gran parte de todo lo que se hace es en el complejo de Achumani y por eso este último año no he tenido mucho contacto con ella, pero siempre nos recibió muy bien a todos los jugadores. Es una persona muy querible, atenta, humilde y trabaja para que The Strongest siempre esté bien”.

“En el club hay mucha gente que trabaja y es querida además de respetada, es parte de la historia del Tigre como doña Mary y don Ángel en el Complejo, y la señora Alcira en la oficina”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia