Marcas

El ‘Cóndor...’ en el deporte

Hubo personalidades y entidades que recibieron la condecoración. Julio Borelli, de quien el coliseo cerrado de La Paz lleva su nombre, dejó decenas de obras y su enseñanza, le dedicó parte de su vida al deporte nacional.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:01 / 04 de abril de 2016

Es “en reconocimiento a su labor y compromiso por mejorar y promover un fútbol internacional incluyente y sin discriminación” reza la resolución mediante la cual el suizo Gianni Infantino recibió de manos del presidente del Estado, Evo Morales, el Cóndor de los Andes, la más alta distinción que entrega Bolivia. Fue apenas 33 días después de haber sido nombrado mandatario de la FIFA con la misión de restaurar la imagen de una de las entidades más corruptas del mundo, y apenas unas dos horas después de haber llegado por primera vez al país en una visita oficial.

La selección boliviana de fútbol, campeona sudamericana en 1963, protagonista del único título internacional “grande” logrado por el país, esperó 50 años para recibir esa orden. Se la merecía. No se la entregaron ni bien alcanzó la gloria, sino medio siglo después, al conmemorar las Bodas de Oro de aquel hito. Varios jugadores de entonces murieron sin haberla recibido.

Xabier Azkargorta se marchó de Bolivia en los 90 luciendo la distinción en el pecho después de haber conducido a la selección nacional a obtener la clasificación por única vez por mérito propio a un Mundial, el de Estados Unidos 1994. Así como a él, debieron darle la orden a toda la selección —como a la del 63—, a los jugadores que fueron protagonistas (a Etcheverry, Trucco, Borja, Melgar, Baldivieso, Ramallo, a todos) y a los dirigentes que encabezaron esa gestión. Hace 23 años ese puñado de futboleros unió a todo el país y le regaló ese gran logro. Hasta ahora, nunca más.

Hubo personalidades y entidades que recibieron la condecoración. Julio Borelli, de quien el coliseo cerrado de La Paz lleva su nombre, dejó decenas de obras y su enseñanza, le dedicó parte de su vida al deporte nacional. Ni qué decir de Mario Mercado Vaca Guzmán (Bolívar) y Rafael Mendoza Castellón (The Strongest), los inolvidables presidentes de los clubes más importantes del país. O la afamada Academia Tahuichi Aguilera, donde nacieron varias de las figuras del fútbol boliviano. Fue por sus eminentes servicios a la nación.

José Gamarra Zorrilla mereció el Cóndor de los Andes, pero no se lo dieron. Fue un visionario dirigente deportivo, trajo por primera vez los Juegos Bolivarianos en 1977. La infraestructura deportiva de La Paz le debe mucho. Fue, además, fundador de la Organización Deportiva Sudamericana (Odesur) y gestionó para que Bolivia fuera sede de esos Juegos en su primera edición de 1978. Hizo crecer al olimpismo boliviano.

Seguro hay nombres de entidades deportivas y dirigentes o deportistas cuya labor se debiera destacar. Capaz que se encuentren grandes méritos, por encima de Infantino.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia