Marcas

Cóndor, pionero del béisbol en Bolivia

Pasión Un grupo de ciudadanos bolivianos y extranjeros practica el softbol, que es descendiente del béisbol. Lo hace en una cancha de tierra en Mallasa

El Club Cóndor en la actualidad. Foto: Andrés Rojas

El Club Cóndor en la actualidad. Foto: Andrés Rojas

La Razón / Ana Ramírez - La Paz

03:23 / 08 de julio de 2013

Con guante de cuero, un bate, una pelota de 23 cm u otra de 30 cm de circunferencia, 18 jugadores (nueve por bando) se acomodan, cada fin de semana, en la cancha de tierra de Mallasa para practicar una disciplina que llegó a Bolivia hace 57 años, cuando un grupo de evangelistas americanos trajo               consigo un deporte de estrategia.

“Empezaron con un grupo en El Alto y después bajaron a la ciudad de La Paz, y ahí se conformaron algunos equipos locales”, explica Xavier Peñaranda, presidente de la Asociación de Béisbol y Softbol de La Paz (ABSLP), creada en 1956. Paralelamente a las acciones de los evangelistas, los inmigrantes japoneses que habían llegado a la urbe paceña, en la década de los 50, fundaron un equipo para practicar una de las disciplinas más populares en el país del sol naciente.

“En esa época, en Japón, el béisbol era uno de los deportes fuertes y el que más se practicaba. En Bolivia ya se lo jugaba en las colonias japonesas de San Juan y Okinawa en Santa Cruz, y las personas que empezaron a trabajar en La Paz organizaron un equipo para poder jugar con ellos”, dice Eiji Furuki, uno de los cuatro líderes del grupo más antiguo de béisbol y softbol en el país: el equipo Cóndor, que adoptó el nombre del ave de los Andes por ser un animal majestuoso y representativo del país.

Yasushi Imon, cuyo nombre en español era Ricardo, fue el fundador. Él era el director de deportes del grupo, el cual tenía 18 integrantes en esa época, explica Kenichi Kubawara, administrador de la biblioteca de la Sociedad Japonesa.

Cóndor está conformado por 26 personas, entre descendientes japoneses, ciudadanos bolivianos y personas que trabajan en la Embajada del Japón, y entre sus logros más importantes está la conquista de un panamericano para Bolivia en los años 60.

El jugador más importante de las últimas temporadas fue Hiromy Nagumo, descendiente de la segunda generación nipona, quien falleció en 2012 en un accidente, a sus 31 años. “En los 90 hubo una pausa porque la mayoría de los jugadores se fue a Japón, unos por trabajo y otros por estudio, entonces hubo un vacío y después de 2003 se empezó a reactivar el equipo y Nagumo jugó un papel muy importante en ese proceso”, cuenta Furuki.

Como una muestra de homenaje al extinto deportista, la asociación planea construir un diamante (campo de béisbol) que llevará su nombre. “Estamos tratando de consolidar el terreno para hacer un complejo deportivo que va a llevar el nombre de este capitán y perdurará en el tiempo porque fue un eje principal dentro de la asociación”, afirma Peñaranda.

La pasión por el béisbol y el softbol más un deseo de integración con la sociedad paceña fue el motivo para que Cóndor se incorpore a la ABSLP en 1958. “El softbol es nuestro principal deporte, en realidad nos gustaría más el béisbol pero lamentablemente no se cuenta con infraestructura y necesitamos más equipos, y más personas para eso”, según Furuki.

Ambas disciplinas poseen las mismas reglas de juego y sólo se diferencian en las dimensiones y el estilo de lanzamiento. El béisbol se juega en una cancha de 100 por 100 metros y el softbol, en una de 77 por 77. Además, el primero tiene una pelota más pequeña que el segundo.

La asociación paceña es la única que se dedica al softbol. “Es lo que más se juega en La Paz y tiene la característica de que lo puede jugar cualquier persona desde los 14 años, pero no tiene que ser una dedicación sólo en fin de semana, sino que debe tener un entrenamiento durante la semana y eso complica el concurso de la gente ya que es un deporte de conjunto, y para un entrenamiento se necesita por lo menos 15 personas”, explica Peñaranda.

Poco interés y mínima difusión

En los últimos años, no se ha visto un interés por parte de los jóvenes hacia estas disciplinas. Para el presidente de la asociación, su disminuida difusión y el tema de las canchas son las principales causas para que estos deportes aún sean desconocidos entre la gente. “Los medios no se ocupan mucho de deportes alternos y la dirección deportiva en este país es un trabajo ad honorem (por satisfacción personal), así que nosotros nos tenemos que repartir entre nuestras actividades y el deporte, y a veces no tenemos la función adecuada para difundir un deporte tan poco conocido”, comenta.

En cuanto a los lugares deportivos, Peñaranda recalca que la mayoría se concentran sólo en el balompié. “Todos los espacios disponibles que hay en La Paz son canchas de fútbol, si queremos jugar tenemos que adaptar una cancha de fútbol (100 metros por 50) a lo que es el requerimiento de un campo de béisbol, el cual mide más, entonces tenemos esa dificultad”.

Para Furuki, otro factor tiene que ver con la indumentaria necesaria para practicar estos deportes. “Lo que se necesita es un guante porque el bate y la pelota son de uso compartido, pero es muy raro encontrar guantes en el comercio de acá, a veces y con suerte podemos hallarlos en la feria de El Alto, pero no hay una tienda oficial que importe y traiga ese tipo de materiales”.

Actualmente, la asociación está conformada por ocho equipos constituidos entre estudiantes universitarios y profesionales paceños, además de personal de embajadas. Estos grupos son: los Bloopers, QMPAS, Pioneros, Jucumaris, Cóndor, Bolivarianos A y Bolivarianos B de la Embajada de Venezuela, y un grupo de la Embajada de Cuba, todos ellos cuentan con un sólo terreno de juego en Mallasa y realizan dos campeonatos anuales.

“Gracias a las gestiones de la presidencia se tiene una cancha y es la única en la ciudad, antes se jugaba en una cancha del Colegio Militar de Irpavi que fue donada por la embajada americana, reunía todas las condiciones reglamentarias y era la única a nivel Bolivia”, explica Roberto Diez de Medina, otro de los líderes del equipo Cóndor. En 2005, aquel diamante fue destruido por una empresa para construir un edificio sobre él.

Tiene tanto beneficios como riesgos para la saludTanto el béisbol como el softbol son juegos de equipo que requieren habilidades físicas y mentales. “Te exigen agilidad, disciplina, concentración y apoyo entre todos y cada uno de los integrantes del equipo”, explica Diez de Medina.

Entre los principales beneficios para la salud, ambos ayudan en la parte psicomotriz, según Furuki. “Es bastante estratégico y esto permite mejorar la relación entre las personas que lo juegan”. En cuanto a los riesgos, el lanzador es el más vulnerable. “El béisbol tiene un riesgo innato con el lanzador que se lastima tan sólo haciendo el movimiento de lanzar con fuerza. Otras lesiones se dan por las pelotas porque son bastante duras, se pueden tener fracturas, choques entre jugadores o recibir un pelotazo”, añade.

Para Diez de Medina, ambas disciplinas (béisbol y softbol) muestran el compromiso y el trabajo en equipo, resaltan y rescatan todo lo bueno de cada uno de los integrantes y permiten desarrollar una estrategia durante el juego. “No sólo es actividad física, sino también es actividad mental”, argumenta.

¿Qué rol juegan las autoridades?

El Viceministerio de Deportes apoya a la ABSLP con un monto económico, pero no así con la organización de campeonatos. “Siempre hemos tenido su apoyo, no es como en otros deportes pero sí nos da un porcentaje para cubrir la alimentación. Siendo un deporte de conjunto, se hace complicado porque cada equipo consta de 18 jugadores como mínimo y se hace muy caro el tema del traslado, hospedaje y alimentación”, cuenta Peñaranda.

Pero lo más importante para la asociación es realizar competencias locales y nacionales. “Nunca nos han apoyado en la organización de campeonatos y nosotros tenemos que buscar patrocinios ya sea en embajadas o empresas privadas”.

En adelante, la entidad espera realizar una liga local, consolidar la escuela infantil de béisbol, que por el momento está paralizada debido a que los entrenadores cuentan con poco tiempo, y contar con un terreno apto para entrenar, afirma el presidente. Por su parte, el equipo Cóndor busca permanecer vigente a través de los años como lo ha hecho hasta ahora. “Como meta larga esperamos mantener la tradición como equipo y no perecer”, concluye Furuki.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia