Marcas

Edivaldo Rojas: ‘Estaba pendiente jugar en el país’

Repatriado El boliviano nacido en Cuiabá, Brasil, llegó para Wilster y actuará por primera vez en la Liga

Edivaldo Rojas. Foto: Fernando Cartagena

Edivaldo Rojas. Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui

00:00 / 13 de julio de 2015

El gol de taco que le convirtió a Argentina en la apertura de la Copa América 2011, cuando vestía por primera vez la camiseta de la selección de Bolivia, aún está intacto en su recuerdo. Desde entonces Edivaldo Rojas Hermoza tenía el objetivo de jugar algún día en la Liga boliviana, deseo que ahora cumplirá al haberse concretado su llegada a Wilstermann.

Este jugador boliviano nacido en Cuiabá será uno de los rostros nuevos en la próxima temporada de la Liga. Hijo de una ciudadana boliviana se abrió campo en el fútbol del exterior y luego llegó a la selección boliviana que entonces dirigía Gustavo Quinteros.

— ¿Cómo se dio la decisión de jugar en Bolivia?

— Yo jugaba en Portugal, donde había vuelto de Tailandia. Lo hacía en el Moreirense, donde estuve un año. Superé una lesión y volví con todo. Tuve la oportunidad de recibir ofertas no solo de Wilstermann, también hubo ofrecimientos de clubes de La Paz y de Santa Cruz. Cuando escuché la opción de Bolivia me vino a la mente la posibilidad de estar cerca de mi familia, de mis padres y de los de mi esposa, que es brasileña; además de los amigos y también de la selección.

— ¿Por qué Wilstermann y no otro club de Bolivia?

— Lo analizamos mucho. La primera decisión fue aceptar jugar en Bolivia por todos esos motivos, porque también había ofertas de Asia y en el mismo Portugal, pero aquí (en el país) estoy cerca de San Matías y estoy a dos horas de Cuiabá. Luego vimos la ciudad, el club y nos inclinamos por Wilster porque es un club grande, la ciudad es intermedia en cuanto a la altitud y el presidente de la entidad es un dirigente con grandes objetivos.

— ¿Qué club de La Paz le habló, Edivaldo?

— Medio complicado poder hablar ahora de eso, porque ya estoy en Wilstermann, pero sí hubo un equipo interesado, charlamos mediante mi representante con el presidente, pero no llegamos a un acuerdo y ya apareció Wilstermann con algo mucho más concreto. Ahora ya no tiene mucha importancia. Lo importante es que estoy en Cochabamba y quiero regalarle a la hinchada buenas actuaciones y estar listo al 100 por ciento.

— ¿Con el roce que tiene será un titular cantado?

— No, para nada, uno se gana su lugar trabajando en el presente, y no por lo que pasó el año pasado. El fútbol es presente, es ahora y no se puede decir que yo fui un gran jugador. En mi último club marqué goles y tuve muchas asistencias, pero eso no sirve porque aquí tengo que hacer lo mío, lo mismo o mejor, ¡pero aquí! Otra de las causas para jugar acá es que creí que estaba pendiente jugar en mi país, porque yo soy boliviano y voy a luchar por mostrar mi juego.

— Lógicamente ser boliviano ayuda mucho para jugar...

— Claro que sí, eso lo hablamos al inicio con la directiva y de eso no hay duda, yo tengo la nacionalidad boliviana, viví algunos años de muy chico en San Matías (Santa Cruz), de donde es mi madre, ya jugué en la selección, tuve ese gran honor y privilegio y soy un jugador boliviano más al igual que el resto que nacieron acá. Siento un gran cariño por el país y la ley lo dice así.

— ¿Qué vio hasta ahora del fútbol boliviano?

— La verdad muy poco, pero creo que las cosas son muy distintas, creo que debemos pensar en que los clubes tengan más condiciones para trabajar. En lo futbolístico aquí veo bastante retención de pelota, porque allá jugamos a uno y dos toques, las canchas ayudan para darle de primera y darle velocidad. Yo me adapto a lo que hay. Ahora también vi la verdad mucha calidad, habilidad, jugadores diestros con el balón.

— ¿Cuál es el objetivo de Rojas en el fútbol boliviano?

— Hay un objetivo colectivo con Wilstermann que es salir campeón boliviano. Y en lo personal estar bien futbolísticamente, ayudar a lo máximo al club y aportar con lo que uno sabe y poder conquistar el interés de otros clubes que me vean y de la misma selección nacional.

— ¿Qué sabe de los otros clubes y su preparación?

— Hay buenos equipos. Por lo que estuve leyendo de lo que pasó en los últimos años, Bolívar es el club con gran poderío futbolístico y que ganó los últimos campeonatos. También está The Strongest, que ya antes tuvo una buena actuación y jugó la Copa Libertadores. Ahora se dijo que en Santa Cruz sus representantes se están formando bien y van a dar gran pelea.

— ¿Qué es lo que le chocó o le complicó más hasta ahora en su estadía en Bolivia?

— Las primeras semanas y hasta ahora lo más duro fue no estar con mi familia. Extraño bastante a mi esposa Cibele y a mis hijas Alicia y Mayté, pero ya estarán aquí y supongo que la situación va a mejorar mucho más. Eso en la parte familiar, porque en el equipo, los compañeros me hicieron sentir bastante bien y les agradezco por el recibimiento.

— ¿Quiere volver a la selección?

— Esa es otra bonita meta una vez que decidimos jugar en Bolivia, porque uno siempre quiere volver a vestir los colores de la selección, ahora que estoy mas cerca pues con mayor razón. Yo pienso en volver a ser citado y por qué no pensar en disputar las eliminatorias.

— A propósito de la selección, ¿qué sensación le dejó la Copa América de Chile?

— No voy a negar que a veces tuve un poco de tristeza por no estar, pero también está el orgullo de que jugué por Bolivia en 2011 en Argentina y ahora tengo las ganas de volver. Pienso que (en Chile) se hizo una buena campaña y tenemos que seguir trabajando para mejorar, que Bolivia sea protagonista en la próxima competición.

— ¿Qué recuerda de su actuación en la Copa de Argentina?

— Todo, desde el gol que le marqué a Argentina, hasta ahora es uno de los mejores recuerdos que tengo. Luego, lástima que no pudimos sumar más y nos eliminaron, pero siempre está la revancha que creo ya va a venir.

— ¿Cómo se inició en el fútbol, Edivaldo?

— Recuerdo que a los 15 años me fui a probar al Atlético Paranaense, estaba en la juvenil, y años después subí a la profesional. Luego me prestaron a algunos clubes como el Figueirense, Caldense y volví al Atlético. Me parece que debuté a nivel profesional a los 19 años, en un partido del Brasileirao, cuando entré a los 70 minutos y esa vez ganamos el cotejo 1-0.

— ¿Y su salto a Portugal?

— Luego de una temporada se dio la opción de jugar en el club portugués Naval, en 2008. Hubo los acuerdos respectivos y me quedé cuatro años en ese país. La verdad, un fútbol muy diferente al brasileño, pero me adapté rápido. Y no solo jugué de delantero, sino de enganche.

— ¿Cómo fue su experiencia en el fútbol asiático?

— Por la parte económica me tuve que ir a Tailandia, porque uno también tiene que saber ver esa parte, y jugué en el Muangthong United, donde estuve dos años, el primero fuimos campeones y en el segundo me prestaron a Japón por un semestre, donde jugué en la liguilla. Luego volví a Tailandia, al mismo club con el que me identifiqué.

— ¿En todo ese tiempo, con qué figuras jugó?

— En Portugal sobre todo me tocó enfrentar a jugadores de buen nivel en la primera categoría. Recuerdo a futbolistas de buen pie como los argentinos Luis González, Lizandro López, Pablo Aimar, Saviola, el brasileño Hulk y otros destacados. Estando en un club modesto nos tocó cumplir grandes partidos como cuando les ganamos a poderosos como el Benfica, el Porto. Fue una gran experiencia estar en ese tipo de ligas en Europa.

— ¿Qué siente al volver a Bolivia?

— Es lindo. Viví con mi madre en San Matías, donde tengo familia, y luego me fui a Cuiabá porque mi padre es brasileño. Es allí donde viví gran parte de mi vida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia