Marcas

Eduardo Villegas: ‘Ya hemos perdido cuatro años’

El actual técnico de The Strongest se postula para ser el próximo seleccionador nacional. Dice que tiene méritos suficientes y pone en la vitrina los cuatro títulos que ha ganado en la Liga. Asegura que tanto Gustavo Quinteros como Xabier Azkargorta, los dos últimos DT de la Verde, han fracasado.

Eduardo Villegas.

Eduardo Villegas. Foto: Miguel Carrasco.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

01:55 / 18 de octubre de 2013

Eduardo Villegas lanzó su candidatura para ser el próximo técnico de la selección nacional, ayer en una entrevista concedida al periodista Óscar Dorado Vega y emitida anoche por la cadena internacional Fox Sports. De entrada propuso “resignar una eliminatoria. Considera que el trabajo, desde ahora, debe ser con gente joven para que en su momento ésta llegue a disputar unas eliminatorias con suficiente experiencia que sólo le podrán dar los partidos internacionales que juegue, tanto con la selección como con sus clubes.

Como ejemplo puso a la joven estrella nacida en The Strongest, Alejandro Chumacero, quien sobresalió a nivel nacional “pero no termina de consolidarse allá (en el Sport Recife de Brasil), porque sus partidos internacionales en la selección no pasan de diez, igual que en The Strongest”.

— ¿Qué proyecto propones?

— Como lo hice hace unos tres años, que podamos trabajar con muchachos más jóvenes, que ellos puedan jugar la eliminatoria y más allá de eso, lo que pretendo es que puedan tener mayor cantidad de partidos internacionales, a fin de llegar a la próxima eliminatoria no con 15 minutitos o diez minutitos como se está haciendo ahora mismo, esa no es la manera.

Obviamente hay que cambiar un tanto las estructuras, que no están bien y nos hemos encaprichado en no querer resolverlas. Eso todo el mundo lo sabe, lo ve y lo dice, pero no tenemos respuesta. Pasa por la planificación y organización de nuestro fútbol y por darle atención a las divisiones menores, donde yo digo que el Gobierno, a través de alguna ayuda, debería obligar a los clubes a tenerlas, ya que la Liga no puede. En algún momento se hizo un campeonato en esas categorías y algún club dijo “no tengo jugadores” y no participó, lo que fue un perjuicio para el fútbol boliviano.

—  ¿Por qué lanzas tu candidatura y qué te respalda?

—  Somos el cuerpo técnico más ganador en la historia del fútbol boliviano. Y tengo que hacerlo a nivel internacional porque en Bolivia no se ha valorado de la manera que se debe valorar a los entrenadores nacionales, por merecimientos y trayectoria. En ese orden nosotros hemos hecho mucho y bien por el fútbol boliviano en estos casi diez años de entrenador, hemos conseguido cuatro títulos, que creo que no es poco, además en instituciones como Universitario que normalmente en su participación era un equipo condenado al descenso y que recién había ascendido; ser campeones en una ciudad pequeña como Sucre, con un equipo chico, tiene un mérito doble.

Lograr un campeonato con Wilster después de salvarlo del descenso también es un mérito importante. Y después logramos dos títulos con The Strongest, con un equipo al que tomamos en la posición nueve u once de la tabla, y en lo que restaba del campeonato logramos la corona por única vez en el fútbol boliviano por gol diferencia. Digo yo que fue meritorio. Luego vino el cuarto, también con el Tigre, con holgura, confirmando todo lo bien que habíamos hecho. Tenemos méritos suficientes.

—  ¿Qué te dejó el interinato que tuviste como seleccionador antes de las eliminatorias pasadas?

—  Aprendizaje, saber en qué contexto nos manejamos, saber que la selección boliviana no es el equipo más importante para mucha gente respecto de atención a ese plantel. En ese corto periodo no tuvimos primero el respaldo de algunos clubes, que no quisieron prestar a los jugadores. No nos dieron la cancha que debían darnos cuando correspondía, hubo deficiencias en los vuelos y viajes, en la llegada de jugadores. Hubo dificultades cuando yo digo que eso debería estar impecable, como una buena autopista. Fue, sin embargo, de una experiencia enorme porque participamos a nivel internacional y jugamos (partidos amistosos) con selecciones de primer nivel, como México, Colombia y Venezuela; todo eso respalda nuestra experiencia y aprendizaje, porque no hemos jugado con cualquier equipo como se ha estado jugando en el último tiempo y que no me parece nada productivo.

— ¿Fracasaron Gustavo Quinteros y Xabier Azkargorta en este fallido camino rumbo a Brasil 2014?

—  Sí, fracasaron. Ofrecieron clasificación al Mundial y no la lograron, y además Bolivia ha terminado última, peor que en todas las eliminatorias anteriores. Fue la peor campaña y, por tanto, es un fracaso, no lo digo yo, lo dicen las estadísticas.

—  ¿Cómo llegar a tener un plantel nacional de veras competitivo si somos los que menos jugadores exportamos y además el torneo local no destaca por su nivel competitivo?

— Sí, hemos tocado fondo hace mucho tiempo, y esto (un proceso) merece un trabajo de largo plazo. Lo había manifestado hace tres años, pensando en 2018; ahora probablemente necesitemos mucho más tiempo. Tiene que ser a largo plazo, con jugadores jóvenes, donde vayamos preparándolos, les demos mayor cantidad de partidos, trabajar en divisiones menores, pero no las tenemos y no vamos a poder producir jugadores de la noche a la mañana. Hoy surgen uno u otro porque evidentemente tienen demasiadas cualidades, pero necesitamos orientación y formación distinta a la que tenemos en nuestro fútbol. Es de largo plazo, reitero, puede ser pesado, pero se necesita minutos de juego para todos nuestros jóvenes que están apareciendo ahora y buena cantidad de partidos internacionales, no sólo los de la Liga.

Además, hay que traer entrenadores de afuera de mejor nivel, en ese orden estamos bastante limitados y si hay alguno que anda más o menos, está rotando en los clubes y eso no le hace bien a nuestro fútbol profesional. Continuamos en la equivocación, pero es una decisión dirigencial que no comparto porque hay una falla en ese orden.

—  ¿Es posible construir reales aspiraciones de cara a la próxima clasificatoria o hay que forjar la aparición de nuevos futbolistas pensando en 2022?

—  Yo digo que hemos perdido cuatro años porque sabíamos de este problema, obviamente en su momento me tildaron de pesimista al manifestar que no clasificábamos al Mundial de Brasil. Respeto esa opinión, no la comparto, pero créanme un poco a mí por favor en Bolivia, está hablando alguien que ha ganado muchos campeonatos, que está en el fútbol desde los ocho años, que sé cuál es el problema y sé cómo se soluciona esto. Es con mucho trabajo, no es con promesas y por eso digo que tendríamos que resignar esta siguiente eliminatoria y el Mundial para prepararnos para 2022.

Debemos formar a la gente joven de distinta manera, porque lo que venimos haciendo no está bien. Debemos generar mucho más y eso se consigue con tiempo. Necesitamos una base sólida de trabajo.

— ¿Para el próximo seleccionador, la Copa América debe ser un imprescindible reflejo de cambio en materia de juego y acaso de resultados?

— De resultados no, de juego un poco. Podríamos ir adquiriendo o readquiriendo una nueva identidad, porque no la tenemos, la hemos perdido; pero sí de recambio total tendría que ser, pues yo creo que ese es el primer objetivo en el orden de trabajar con gente joven. Hoy no sabemos a qué jugamos ni qué sistema jugamos. En este periodo hay que trabajar en ese orden e ir adquiriendo con los jóvenes esa identidad.

— Hay quienes piensan que Bolivia, teniendo la posibilidad de actuar en La Paz y de ser local en el estadio Hernando Siles, debería sumar los puntos suficientes en cualquier eliminatoria para ser protagonista y pelear el cuarto o el quinto lugar sin demasiados apremios. ¿Compartes ese criterio?

— La Paz va a seguir siendo el mejor lugar para jugar nuestras eliminatorias, pero no tenemos que pensar en que vamos a ganar por la altura. Ese mito ya se ha desechado en las selecciones de Sudamérica.  Eso mostraron nuestras selecciones anteriores, la del 93-94, que fue superior en casa, pero con otro sistema de juego, con mucho tiempo de concentración que ayudó bastante. Además, la mayor cantidad de los jugadores actuaba en Bolivia todavía, por esa circunstancia se dio aquello y siempre decimos que hay momentos para una cosa y para otra.

Hoy en día nosotros tenemos que sacarnos de la cabeza que podemos ganar todo en La Paz solamente con la altura, no es así, debemos trabajar más. Las selecciones de Sudamérica ya han aprendido a jugar en La Paz y en vez de nosotros mejorar nuestras cualidades físicas aunque sea en esos cinco o diez días de trabajo, las hemos perdido y estamos más ahogados que el rival dentro de la cancha. Debemos mejorar con un trabajo de preparación física adecuado y a través del preparador físico de la selección, lograr que también lo hagan los clubes para el siguiente partido y para ese rival.

Es decir, tenemos que hacer sentir estas cualidades, estos atributos que tiene nuestro estadio Hernando Siles, pero eso es obviamente a través del buen fútbol, del buen toque, de una dinámica mayor que tiene que adquirir nuestro jugador de fútbol en el campo de juego.

Perfil

Nombre: Eduardo Villegas

Nacimiento: Cochabamba, 29 de marzo de 1964

Profesión: Entrenador de fútbol

Dirigió tres partidos

Fue seleccionador interino entre 2010 y 2011. Dirigió a la Verde en tres partidos: cayó ante México (5-0), igualó con Colombia (1-1) y perdió ante Venezuela (1-3). Después, la FBF optó por contratar a otro entrenador para que afrontara las eliminatorias para el Mundial Brasil 2014. Como técnico en la Liga estuvo al frente de varios equipos y obtuvo cuatro títulos: uno con Universitario de Sucre, otro con Wilstermann y dos al mando de The Strongest.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia