Marcas

Hernán Boyero: ‘Me siento un hijo de esta tierra’

Delantero. A un paso de serciudadano boliviano le salió una transferencia al Argentinos Juniors de su país de origen

Boyero, en la plaza principal de Santa Cruz, junto con su esposa Natalia Pereira y su hija mayor Lara.

Boyero, en la plaza principal de Santa Cruz, junto con su esposa Natalia Pereira y su hija mayor Lara. Hernán Boyero.

La Razón / Rafael Sempértegui / La Paz

00:19 / 29 de julio de 2013

Dos buenas noticias recibió Hernán Eduardo Boyero la semana pasada. Por una parte, su inminente naturalización como boliviano; por otra, su transferencia, por un año, del Blooming al Argentinos Juniors de su país natal. Antes de que llegaran ambas cosas él ya había adoptado una decisión: quedarse a vivir en Bolivia, en Santa Cruz, donde dice que es feliz.

Este lungo argentino, que quiere seguir los pasos de otros que vinieron y se quedaron, irá por una temporada a la primera división argentina, donde jugará por primera vez, y luego regresará. Y es un hecho que mientras él cumple con su nuevo contrato, su familia se quedará en el país.

— ¿Por qué se naturaliza boliviano?

— Para ser sincero amo esta tierra. Me ha dado mucho en estos años, me siento cómodo. He recibido mucho amor de todos los bolivianos y eso es muy bonito. Donde fui me trataron bien: en La Paz, Cochabamba, Potosí, Oruro, acá en Santa Cruz. Tengo un hijo boliviano. Mi familia toda está en Bolivia, nos va bien y esos son los principales motivos.

— ¿Qué tiene Bolivia que lo ha enamorado?

— Es un país diverso, con mucho potencial si canaliza  algunas cosas. Tengo el mayor de los deseos para que Bolivia crezca, que todos progresemos, que superemos los problemas. Como pueblo hay que trabajar más para la unidad entre los departamentos.

— ¿Qué le gusta y qué no?

— Me gusta el Salar de Uyuni, el lago Titicaca y los inmensos ríos de pesca en el oriente. Por otro lado, creo que debemos desarrollar todo el potencial de crecimiento, porque es un país que tiene mucho.

— ¿Cuántos años juega y vive en Santa Cruz?

— Son más de seis años y en todo ese tiempo he creado muchos lazos y sentimientos con las personas; por eso mismo estoy en un 90% decidido a quedarme.

— Para ser boliviano sólo falta una firma…

— Eso escuché y vi en la prensa, pero de verdad yo ya me siento un boliviano más hace rato, por mi hijo que nació aquí y por el afecto que todos hemos recibido. Me siento un hijo de esta tierra.

— ¿Jugar en Argentinos no cambia sus planes?

— No, para nada. Viajaré a Buenos Aires para jugar en Argentinos Juniors, pero mi familia se quedará acá y yo volveré, creo que esa decisión ya es un paso para quedarme a radicar en el país. Me encanta la forma de vida, de trabajo, de festejar las costumbres y las tradiciones.

— ¿Qué sensación tiene al volver a jugar en su país de origen?

— Un reto hermoso, más sabiendo que será en primera, donde no tuve la opción de jugar antes y es por eso mismo que acepté. Cuando jugué en Tigre estábamos en la B, ascendimos, sin embargo ya no me volvieron a llamar y me quedó ese sabor a deuda.

— ¿Qué sabe de su nuevo club?

— Hay algunos nombres que los conozco y de otros sólo por la prensa. El técnico es Carusso Lombardi, quien me está dando la oportunidad de jugar y se lo agradezco.

— ¿Cómo fue su pasado futbolístico en Argentina?

— Muy bueno, porque jugué desde 2002 en Instituto Atlético Central Córdoba, con el que fui campeón, Juventud Antoniana y Tigre. Hice también bastantes goles.

— ¿Qué le dice la gente de Blooming ahora que se va?

— Todos están felices, yo también aunque igual siento tristeza, porque de verdad que me dan mucho cariño. Me regalaron una gigante pancarta que decía ‘Gracias Flaco’  y luego una plaqueta, y eso es muy hermoso.

— ¿Alguna vez pensó en la selección boliviana?

— Me gustaría. Uno siempre busca superarse y si en algún momento pueden ver que soy un aporte, pues encantado. Y así no se diera, yo no me arrepiento de todo lo hecho y vivido.

— ¿Recuerda cómo se dio su llegada a Bolivia?

— Fue mediante Gustavo Quinteros, quien me trajo en 2007. Antes de venir tenía otra perspectiva, pero ya aquí hay tan linda percepción que estoy encantado.

— ¿Está identificado con Blooming?

— Son muchos años y es el único club en el que estuve en Bolivia. Salimos campeones en 2009 precisamente con (Víctor Hugo) Copito Andrada, quien es nuestro entrenador ahora. Fue un momento inolvidable.

— ¿Sabe cuántos goles hizo aquí?

—En la Liga dicen que hice 93 goles, creo que hice alguno más, pero bueno, con la tranquilidad de que Boyero siempre deja la cancha después de haberlo dado todo.

— Jugó en Colombia, ¿ahí no lo ‘atraparon’?

— Jugué y me fue bien, hice goles y me trataron bien, pero no estuve mucho, a diferencia de Santa Cruz.

— ¿Jugaría en otro club que no fuera Blooming?

— Me llamaron ya hace algún tiempo de La Paz, de Oruro, pero no se concretó porque Blooming siempre hizo el esfuerzo por mantenerme y yo le estoy agradecido.

— ¿Aparte de ser jugador de fútbol, tiene algún otro oficio?

— En Argentina fui martillero y corredor inmobiliario, además de que soy director técnico recibido, eso me da la chance de seguir en el fútbol.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia