Marcas

Javier Vega: ‘Es muy difícil renovar en Bolivia’

Siempre que la ‘U’ está mal, la dirigencia lo llama para que dirija. Ahora es el entrenador titular del puntero; logró que el equipo se consolide como el único invicto.

Javier Vega. Foto: Andrés Rojas

Javier Vega. Foto: Andrés Rojas

La Razón / Jaime Ayllón­ / La Paz

03:25 / 18 de febrero de 2013

Universitario es líder del torneo Clausura de la Liga de mano de Javier Vega, el entrenador que es una especie de bombero, porque siempre está para apagar incendios cuando las cosas no salen bien en la “U”. En la recta final del año pasado la directiva volvió a llamarlo para que tomara el mando. Lo hizo, como siempre, interinamente, aunque ahora ya fue ratificado como titular.

— ¿Cómo es estar al frente de un equipo que es líder del torneo?

— Se siente una sensación de mucha tranquilidad, de seguridad sobre todo por lo que estamos haciendo. Creo que esto se refleja en el hecho de trabajar, aunque siempre debemos tener los pies sobre la tierra porque recién van seis jornadas (la entrevista fue hecha antes de los partidos de ayer) y debemos seguir mejorando. Hay que ir fecha a fecha, buscando esa progresión individual y colectiva que es lo más importante en un equipo, es decir pensar como plantel para ser verdadero protagonista con el afán de lograr objetivos.

— ¿A estas alturas usted ve a Universitario como firme candidato a pelear por el título o clasificarse a un torneo internacional?

— Partimos con ese pensamiento, la idea de todo el plantel es de pelear por el título. El año pasado, en las últimas fechas, a partir de que me hice cargo buscamos cambiar la mentalidad del plantel, por ello nos propusimos alcanzar grandes objetivos. Ahora tenemos que salir a realizar partidos interesantes, como visitantes ya lo experimentamos y creemos que podemos hacerlo. Eso sí, como locales debemos hacernos fuertes siempre.

— ¿Qué otros candidatos ve en este Clausura?

— Sin duda alguna hay varios, pero nosotros manejamos una filosofía y es la de ganar todo lo que podamos, eso incluye a todos los rivales. Nunca diremos que vamos a tratar de recuperar algo porque no hay nada que recuperar, todo lo que se pierde se perdió, así que nuestra pretensión es la de sumar y sumar. Lógicamente, siempre hay candidatos y están clubes como Oriente, Bolívar, The Strongest, San José, pero aquello se irá definiendo con el transcurrir de las fechas y a medida que avance el torneo.

— ¿Cómo analiza el fútbol boliviano?

— La verdad es que la promoción de valores es muy escasa en nuestro balompié, sobre todo en lo profesional, porque hay planteles que están llenos de jugadores que rondan o pasan los 35 años; en cambio, hay jugadores menores de 20 años que son escasos. Y el jugador nacional que tiene esta edad y puede hacer la diferencia, ya es bastante caro para el medio.

— ¿Entonces no hay una buena renovación?

— Es muy difícil tratar de renovar un equipo con gente joven si lo que se pretende es lograr un campeonato. Tenemos que hacer una autocrítica sobre la promoción de futbolistas y la forma de crear verdaderas canteras. Todo eso por ahora no cambia, esperemos que desde junio el campeonato realmente obligue a  hacer jugar a futbolistas menores de 23 años y uno de 19, creo que ello podría  marcar una renovación de valores.

—Usted habló de títulos y resultados, ¿qué opina de la situación de los DT?

— Creo que en nuestro fútbol, más que buscar resultados hay  exitismo, es decir vivimos del exitismo; por tanto, si no vienen los resultados, los primeros en caer son los entrenadores. No veo que el trabajo de un técnico pueda perdurar, éste mantiene su trabajo en la medida que puede, pero en ningún plantel, ni siquiera en los grandes, hay profesionales que lleguen con un plan estructural pensando en que se debe renovar y promocionar sobre todo.

— ¿Por qué Universitario recurre a usted cuando está en problemas de entrenador?

— A mí me dieron la oportunidad en Universitario hace 25 años. Primero llegué a jugar en el equipo participando en la Liga con el profesor Wilfredo Camacho como DT, luego descendimos. Tras concluir mi ciclo de futbolista incursioné en la dirección técnica y el actual presidente, Wálter Arízaga, me dio la oportunidad de planificar un proceso para volver a la Liga en 2003.

— ¿Y volvieron?

— Retornamos en 2005 al ámbito profesional, pero eso fue tras haber mantenido una base de dos años. Me acuerdo que para retornar tuvimos un récord de 45 partidos sin perder.

— ¿Por qué su trabajo no fue permanente?

— Tuve un receso (sonríe). Es que en el fútbol, como también sucede en la política, para ser técnico de un plantel hay que tener aval y recomendaciones, y aquello no tuve en ese tiempo; es así que me postergaron por mucho tiempo hasta que en 2010 nuevamente el ingeniero Arízaga me dio la confianza para dirigir la Copa Sudamericana, donde hicimos una excelente campaña derrotando a Colo Colo y Cerro Porteño, pero no pudimos ante Palmeiras.

Avanzamos en el torneo, pero otra vez quedé fuera hasta el anterior certamen.

— ¿Será este, entonces, el momento para consolidarse como entrenador?

— Bueno, quizás la cosas las estoy tomando con más madurez, siempre con ese criterio de buscar capacitarme, de seguir creciendo y progresando, planificando bien las cosas. Estamos trabajando  mancomunadamente con los jugadores y la dirigencia, y esperamos fortalecernos para tratar de llevar adelante a la institución, ese es el mayor objetivo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia