Marcas

José A. Castillo: El goleador liguero está de regreso

A sus 30 años, con Guabirá demuestra que aún está vigente

José Alfredo Castillo.

José Alfredo Castillo. AFKA.

La Razón / Marcos Bonilla / La Paz

01:24 / 22 de noviembre de 2013

Con el gol que le hizo a Nacional Potosí, el domingo 10 de este mes por la decimoquinta jornada del torneo Apertura 2013-2014, José Alfredo Castillo, el máximo goleador en actividad, quien ahora juega para Guabirá de Montero, llegó a las 160 anotaciones en la historia de la Liga. El “Pícaro” —llamado así por el entorno futbolero— lleva ocho goles en el certamen, y cuando parecía que estaba acabado, de pronto recuperó una parte de su habitual cuota y en algunos casos convirtiendo goles decisivos para el azucarero.

José Alfredo Castillo pasa por un buen momento después de una temporada (2012-2013) irregular con Oriente. Con Guabirá ha recuperado protagonismo en el fútbol boliviano y —según dice— incluso aspira a volver a jugar en el exterior, o caso contrario saltar en junio del próximo año a un club grande del país, y también regresar a la selección nacional. Al principio le costó, estuvo con la pólvora mojada; sin embargo, desde que el 20 de octubre le hizo un hat trick a San José (fecha 11), prácticamente no ha parado de marcar.

— ¿Cómo toma el hecho de volver a ser el máximo goleador en actividad del fútbol boliviano?

— Contento de seguir jugando y haciendo goles. La intención ahora es seguir aumentando esa cifra hasta donde más se pueda.

— De los 160 goles que ha marcado, ¿recuerda alguno de manera especial?

— El primer gol que hice a nivel profesional en 2000,  justamente a Guabirá (su actual equipo). Es un tanto que nunca se olvida, lo mismo que los dos goles que le marqué a Bolívar en la final de 2001. También tengo buenos recuerdos (aunque no entran en el cómputo liguero) de los tantos a Boca por Copa Libertadores jugando para Bolívar (2004). Esos son goles que nunca se olvidan.

— Hasta antes de este torneo el máximo goleador en actividad era Joaquín Botero. Parece que a lo largo de su carrera la lucha es permanente con él…

— La verdad es que antes de que emigremos al fútbol del exterior, los dos nos disputábamos quién iba a ser el goleador de la temporada en la que estábamos jugando. No era sorpresa para nadie, tampoco la cantidad de goles que hacía cada uno, que eran arriba de los 30 por año, algo que la gente no olvida.

— ¿Se acuerda cuántas veces fue máximo goleador de temporada en la Liga?

— Si no me equivoco dos años nomás, en 2001 y 2002.

— Y también fue máximo goleador del mundo…

— Sí, precisamente en 2001, cuando anoté 42 goles jugando para Oriente.

— ¿Cómo se hizo posible su llegada a Guabirá?

— El deseo era seguir jugando en Santa Cruz, porque mis hijos están estudiando y es muy complicado cambiarlos de colegio y de ciudad; y se dio la oportunidad. Me habló Claudio Chacior (ahora ex DT de Guabirá) para que me integrara al plantel, la verdad es que no lo pensé dos veces, acepté y él me contactó con la gente del club.

— ¿No era posible seguir en Oriente Petrolero?

— La verdad es que tuve muy poca participación en la temporada anterior, y no me hablaron de renovar.

— ¿Hubo otras ofertas de clubes de otras ciudades?

— Sí, hubo una oferta de Wilstermann, que era la más seria que tuve, me gustaba mucho por lo que significa en el fútbol nacional, no obstante del deseo de seguir en Santa Cruz. Teníamos todo arreglado; sin embargo, posteriormente el presidente se desanimó y quedó en nada.

— ¿Ésta, con Guabirá, se puede considerar una reaparición, después del año irregular con Oriente, con mucha fuerza?

— La verdad es que venía trabajando de la mejor manera, hicimos una buena pretemporada con Guabirá, lastimosamente los primeros partidos nos costaron mucho, creo que al plantel le pesó el volver a jugar en primera división, esa situación nos pasó factura, por eso el equipo reaccionó recién a partir de la novena jornada.

— ¿La clave de la reaparición fue ese hat trick (tres goles) que le hizo a San José?

— Le hice uno antes a Real Potosí, pero a partir de ese día (en la jornada 11, frente al santo) se abrió el arco, incluso me llevé la pelota, como se estila ahora.

— ¿En su carrera cuántas veces marcó tres en un solo partido?

— No me acuerdo, pero en 2001 y 2002 hice bastantes hat trick, sin embargo, en ese tiempo uno no se llevaba la pelota.

— ¿Cuál fue la mayor cantidad de goles que hizo en un partido?

— Cuatro. Me acuerdo que fue en la segunda final del año 2001 (cuando jugaba en Oriente) contra Bolívar en Santa Cruz. Ellos nos habían ganado en La Paz. Y además, en la definición en Cochabamba yo marqué los dos tantos con los que ganamos.

— ¿Tuvo algún socio del gol, algún compañero que lo hubiera asistido mucho?

— Tuve en Oriente Petrolero de 2001 jugadores importantes como (Róger) Sucha Suárez y  Milton Coimbra. El enganche de ese equipo era Suárez y era el que nos asistía tanto a mí como a Milton; pero fueron ellos dos lo que más me asistieron.

— ¿Para qué club hizo más goles?

— Para Oriente Petrolero, donde más tiempo jugué. Convertí  alrededor de 110 tantos.

— ¿Se puede decir que hoy está pasando por un buen momento en su carrera?

— La verdad es que sí; aunque he tenido otros momentos en los que he disfrutado mucho el fútbol. Afortunadamente en mi carrera he tenido más alegrías que tristezas, porque en este deporte se viven ambas cosas. Obviamente he tenido muchas tristezas, pero siempre he tratado de sobreponerme a todo eso y salir adelante.

— ¿Cuál habrá sido la mayor tristeza que le ha tocado pasar?

— El no haber conseguido el título de 2000 con Oriente, cuando perdimos la final con Wilstermann; me había hecho muchas ilusiones ese año porque era mi debut en el fútbol profesional, había tenido mucha participación en los partidos, lastimosamente no pudimos ganar el campeonato. Otros momentos complicados fueron por las lesiones que he tenido, que han sido pocas; sin embargo, siempre he salido adelante, aunque a veces uno como jugador no las asimila.

— ¿Qué lesión fue la más complicada, una que quizás lo haya dejado mucho tiempo fuera de las canchas?

— La que tuve el año pasado cuando jugaba en Bolívar. Fue una fractura de tibia, aparte me rompí los meniscos, por lo que fui baja por aproximadamente cuatro meses.

— ¿Qué expectativa se puede tener con un equipo como Guabirá?

— Trato de hacer bien las cosas, pero veremos hasta diciembre si se presenta la posibilidad de volver a emigrar, y si no se da, esperar hasta junio para pasar a otro club más importante del país, donde el salario sea mayor.

— ¿Volver a la selección también está en sus planes?

— Cómo no, siempre estuve dispuesto para estar en la selección, lamentablemente el semestre pasado no tuve la continuidad que un jugador necesita en su club (Oriente) y seguramente para los técnicos es muy difícil convocar a una persona que no está jugando, y obviamente hay otra gente que hace bien las cosas en sus equipos y marcando goles.

— Al margen de una buena campaña con Guabirá, ¿los objetivos pasan por ser goleador del torneo?

— Obviamente, estamos trabajando para eso, faltan muy pocos partidos para que se acabe el campeonato y estamos a pocos goles de los máximos anotadores del torneo; vamos a tratar de seguir marcando y que Guabirá termine en una buena posición. Incluso vamos a intentar por lo menos clasificar a la Copa Sudamericana.

— ¿Guabirá tiene buen plantel como para alcanzar ese objetivo?

— Estamos tratando siempre de mejorar, en la búsqueda de tener un equipo compacto y con esa intención todos los compañeros estamos trabajando fuerte, haciendo un esfuerzo para que el equipo pueda clasificarse a una Copa Internacional.

— ¿De los ocho goles que ha marcado hasta ahora alguno le gustó más o fue el más importante?

— El primero que le hice a Real Potosí (fecha 3), y aunque ese partido se perdió, uno siempre busca el primer gol, la gente se desesperaba porque no estaba marcando y cuando llegó fue una motivación para seguir adelante.

Perfil

Nombre: José Alfredo Castillo

Nacimiento: Santa Cruz, 9 de febrero de 1983.

Jugó en clubes de Bolivia y del exterior

Está casado con Alexandra Aponte. Sus hijos son José Andrés, José María, Ana y José Alfredo. José Alfredo Castillo se desempeña como centrodelantero. Es un hombre de área, destacado goleador nacional. Su trayectoria está ligada sobre todo a Oriente Petrolero (cuatro ciclos), club con el que ganó varias cosas, incluso fue nominado máximo goleador en actividad en una temporada.

Además, paseó su fútbol por el exterior: estuvo en Tecos de México (tres ocasiones diferentes), Rosario Central de Argentina, O’Higgins de Chile y Atlético Mineiro de Brasil.También actuó, con éxito, en filas de Bolívar (en tres ciclos).  Asimismo estuvo ligado a la selección nacional. En la recta final de su carrera milita en filas de Guabirá de Montero.

Tiene 160 goles frente a los 156 de Botero

Con los ocho goles anotados hasta el momento para Guabirá, José Alfredo Castillo pasó a ser el máximo goleador en actividad en los torneos de la Liga, por encima del anterior, Joaquín Botero, quien juega para Sport Boys.

Botero, alejado por un tiempo del ámbito liguero, regresó a ese seno esta temporada en filas del “benjamín”, pero ha jugado poco y recién en la anterior jornada se estrenó como goleador mediante un penal, convertido a Nacional Potosí. Ahora Castillo está con 160 goles, mientras Botero lleva 156.

En tercer lugar aparece el máximo anotador de The Strongest en el momento, Pablo Escobar, quien tiene 135; luego están Augusto Andaveris (Wilstermann), con 122 y William Ferreira (Bolívar), con 110, todos con más de 100 goles. Darwin Peña, jugador de Real Potosí, les persigue de lejos, con 95 en su cuenta personal. Los ocho goles de Castillo en este certamen fueron: uno a Real Potosí, tres a San José, uno a Oriente, dos a Blooming y uno a Nacional Potosí.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia