Marcas

‘Juego limpio’ para todos

La Razón (Edición Impresa)

03:00 / 15 de diciembre de 2014

Hay arbitrajes que no son buenos. No siempre tienen que serlo. Ni buenos ni perfectos como quieren que sean algunos —no todos— dirigentes y no dirigentes, entrenadores y jugadores, periodistas y aficionados.

Como sucede en todas las actividades de la vida, en el mundo del fútbol hay de todo, actores tanto buenos, regulares como también malos. Pero no hay que echarle la culpa solo a un sector.

En esto del arbitraje, sin ir lejos, en el Mundial de Brasil hubo de todo y ahí estaban seleccionados los supuestamente mejores árbitros del mundo, y así como acertaron, también se equivocaron.

En la Liga de Campeones de Europa —en ese fútbol del primer mundo que goza de magníficas condiciones— ocurre lo propio. Por qué en Bolivia tendría que ser diferente.

Los errores se dan en general. No hay por qué crucificar solo a los árbitros. Hay dirigentes y no dirigentes que hacen demasiado alboroto por los errores que los “hombres de negro’ cometen; en cambio, no lo hacen cuando ellos se equivocan o cuando los equivocados son sus entrenadores o sus jugadores.

De ellos no dicen nada.

El más reciente episodio de este tipo tiene que llamar a la reflexión. Sí, hubo errores de los árbitros en algunos partidos. Pero no por eso hay que llamarlos “vendidos”. O sea, si un jugador falla un penal o tira la pelota a un lado teniendo el arco a su disposición, ¿hay que decirle “comprado”?

Es fácil hablar desde afuera de la cancha, editar imágenes a la conveniencia de uno (mostrar lo que pitaron en contra, pero no lo que pitaron a favor) y sacar conclusiones tan apresuradas como ofensivas. Como fácil es poner en duda, expresar susceptibilidades y dejar la pelota botando en el terreno cuando menos peligroso.

¿Hay corrupción? Que hablen estos señores que dicen que sí hay si tienen pruebas, que las demuestren y que ayuden a erradicarla y a condenar a los que la cometen. Si no, que se callen. A ellos no les gustaría que les sindiquen de lo mismo.

El fair play (juego limpio) es para todos. Dirigentes y no dirigentes, árbitros, entrenadores, jugadores, periodistas... Es para todos. Quien no esté en la capacidad de practicarlo de verdad, con decencia, no es digno del fútbol.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia