Marcas

Jugadores de gran empaque

El técnico celeste se despacha delicias para la comidilla periodística

La Razón / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

03:37 / 09 de noviembre de 2012

El director técnico de Bolívar, Miguel Ángel Portugal, pierde permanentemente inmejorables oportunidades de hacer silencio. No sabe quedarse callado y cada vez que habla pareciera estar abriendo el paraguas por el pánico al fracaso. Sin embargo, Bolívar no debería tener grandes problemas para seguir soñando con que los de arriba trastabillen para justificar su jugoso salario.

Ha sido una semana de gran fútbol con los alemanes del Borussia Dortmund amargándole la vida al Madrid —Ozil evitó la derrota cuando el partido moría en el Santiago Bernabeu— y el Celtic escocés haciendo del contraataque el arma para imponerse al Barcelona que jugó como siempre bien, tocando dentro del área rival como ningún otro equipo lo hace, pero sin la puntería necesaria y con los palos bendecidos que los dejaron 1-2 en el marcador sin que eso melle su carrera clasificatoria en esta fase preliminar de la Champions League.

Estábamos entretenidos con estos partidos de gran vuelo, cuando por la tarde del miércoles el ya inequívocamente folklórico Miguel Ángel Portugal volvía a hacer de las suyas frente a los micrófonos de los medios, con lo que ya no se admiten dudas acerca de su absoluta confusión entre lo público y lo privado del fútbol, sobre todo cuando entran en juego hombres y nombres.

En su ya previsible tono plañidero, el director técnico de BAISA  —parece que no de Bolívar porque sus directivos jamás sacan cara por él— nos sorprendió diciendo ahora que en su equipo no hay refuerzos “relumbrantes” y que hasta la pasada temporada en el cuadro celeste había jugadores de “gran empaque”. Pues bien, transcribo a continuación la lista de estos genios del fútbol que habrían dejado desmantelado al cuadro que dirige: Marcos Argüello, Pablo Frontini, Lucas Scaglia, Edemir Rodríguez y William Ferreira.

Acto seguido, el dirigente bolivarista, Jorge Iturralde, contestó lateralmente que el suyo es el mejor equipo del país y base de la selección nacional, lo que significa poner en evidencia una importante discrepancia de enfoque acerca de lo que es, lo que hace y lo que busca el equipo de Marcelo Claure.

Lo gracioso del asunto es que en esto de decir quienes eran los elegidos y ya no están, y que quienes están son los mejores del país, Portugal e Iturralde la pifiaron porque si el técnico examinó videos de los citados jamás podría llegar a la conclusión, por ejemplo, de que Frontini es un jugador “relumbrante” o de “gran empaque”, o que Argüello es un buen portero. Si se puede llamar mérito, el de estos muchachos, el mismo consistía en formar parte de la rosca del antecesor Ángel Guillermo Hoyos, varios de los cuales continúan bajo la dirección del argentino ahora en el Once Caldas de Colombia. Y en cuanto a los mejores jugadores y base de la selección, será bueno recordar que el único de los ocho convocados de Tembladerani que le respondió a Xabier Azkargorta se llama Rudy Cardozo, los demás fueron lo de menos, Wálter Flores y Jhasmani Campos incluidos.

Mientras la pelota gira y gira por las impecables canchas europeas y por los no tan perfectos pero igual de concurridos campos del vecindario sudamericano donde se juega en serio, aquí tenemos que el fútbol, con sus reconocidas e inocultables limitaciones, lo hacen San José, The Strongest, Blooming y algunos otros peldaños más abajo, mientras el técnico celeste se despacha delicias para la comidilla periodística: primero fue que sancionaría a sus jugadores por simular faltas; segundo que en su equipo no hay jugadores de categoría con excepción de un par; tercero, que los árbitros, dicho sea metafóricamente, se reunieron en algún lugar secreto para confabular contra Bolívar; y cuarto, que la dirigencia lo dejó con el culo al aire porque no trajo refuerzos, lo que significa que los recién llegados no cuentan para él y menos los juveniles como Jeison Siquita que jugó apenas treinta minutos en el partido inicial del torneo contra el recién ascendido Petrolero de Yacuiba y luego fue borrado del primer equipo para siempre, cosa que lleva a preguntarnos qué relación tienen el propio director técnico bolivarista con el responsable de la formación y entrenamiento de los equipos infanto-juveniles académicos, Óscar Villegas.

Con la sumatoria de anécdotas hasta aquí apuntadas, Bolívar se nos hace cada vez más incomprensible con un propietario que todavía debe estar convencido que con las calificaciones de “payaso” o “sinvergüenza” contra un dirigente se modificará mágicamente el funcionamiento del fútbol boliviano, o si tal cosa podría producirse milagrosamente “pobreando” a clubes como Oriente Petrolero, Blooming y The Strongest y decretando por incontinencia verbal, la quiebra de uno de ellos.

Bolívar, que en sus mejores tiempos fue escuela de dirigentes, está ahora envuelto en demandas y contrademandas judiciales por los dichos de su dueño, mientras su presidente nominal ya casi ni habla, sobre todo a partir del jaleo armado por las sindicaciones del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, acerca de una venta de entradas en la Copa del Mundo USA 94 cuando nuestra selección concurrió clasificada a dicho torneo.

Si uno examina la cuenta de twitter de Miguel Ángel Portugal, constata inmediatamente que tiene una pata puesta en La Paz y la otra en Madrid, ciudad en la que se encuentra imaginariamente, a veces para contrariarse por los resultados alcanzados por el equipo de sus amores que en los dos últimos juegos de Champions, perdió como visitante y empató en casa contra un equipo alemán llamado Borussia Dortmund, que viste una hermosa camiseta aurinegra.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia