Marcas

Julio César Baldivieso: ‘La gente del país ya me eligió’

Admite, sin embargo, que la nominación del DT es exclusiva responsabilidad de los dirigentes

Julio César Baldivieso da instrucciones a sus dirigidos en Nacional Potosí, fue en el partido ante Bolívar el domingo.

Julio César Baldivieso da instrucciones a sus dirigidos en Nacional Potosí, fue en el partido ante Bolívar el domingo.

La Razón / Rafael Sempértegui / La Paz

01:20 / 25 de octubre de 2013

Es uno de los referentes del fútbol boliviano. Su nombre para seleccionador nacional comenzó a ser coreado desde que a Erwin Sánchez no le acompañaron los resultados y pasó lo mismo hace poco, con la eliminación de la Verde del camino rumbo a Brasil 2014. El ahora técnico de Nacional —campeón con Aurora— está convencido de que él, por capacidad, debe ser el próximo DT de Bolivia. Además, asegura que cuenta con el respaldo de la afición, lo que otros no tienen.

— ¿Qué piensa de la campaña de Bolivia en las eliminatorias?

— Creo que todos coincidimos en que fue un fracaso, porque nos fue mal. No se puede tapar el sol con un dedo, sino reconocer que nos fue mal y comenzar a trabajar para la siguiente. Ya no ganamos más lamentándonos.

— ¿Fue un proceso la selección de Gustavo Quinteros y luego de Xabier Azkargorta?

— No, de ninguna manera fue  un proceso. Fueron temporadas de cada uno de ellos y sería difícil hablar de ellas. En todo caso, tanto de Quinteros como de Azkargorta fueron temporadas malas y no pudimos cambiar ese camino, pero en general nos fue mal porque tuvimos una pésima eliminatoria.

— ¿Qué lo anima a proponer su candidatura a la selección?

— Me llena de satisfacción y orgullo ser boliviano y soy un agradecido con mi país, que se acuerda de Baldivieso, que se acuerda de uno. La gente ya lo hizo incluso en una anterior eliminatoria. Siento el apoyo, el reconocimiento al trabajo que hago y además me siento capaz y decidido a llevar adelante al seleccionado.

— ¿El domingo, en La Paz, sintió más ese cariño de la afición?

— Por eso, primero el agradecimiento a toda la afición en todo el país, que siempre estuvo ahí y mi cariño a esa poderosa hinchada que tiene Bolívar. Hay una química especial con ellos y pienso que va a perdurar para siempre, por lo menos yo siempre los llevaré en mi corazón. Y agradecido con Marcelo (Claure), primero por reconocer el fútbol que practica Nacional Potosí y por destacar la notable capacidad que tiene Mauricio. Uno se siente feliz porque se valore el trabajo de los bolivianos y que de repente en algún momento se abra la posibilidad de dirigir al gran Bolívar o verlo a Mauricio con la polera celeste.

— ¿Está convencido de que tiene el voto popular para ser el próximo DT de la selección?

— Como dije y como se ha visto y escuchado, tengo el cariño de la afición, seguramente por lo que hice como futbolista y por lo que hice como técnico, y eso es conocido y reconocido. Porque donde voy siento y me expresan su afecto, lo mismo pasa en las redes sociales y lo único que me queda es agradecer a la gente, a mi país, por el respaldo que me brindan. Siento que la gente de mi país ya me eligió y por eso mismo mis eternos agradecimientos a ellos. Desde hace tiempo ya se ha escuchado, la gente de mi país ya me dio su voto y si se da el caso seguramente me sentiré como cuando fui convocado a la selección por primera vez siendo jugador.

— Pero es decisión de los dirigentes...

— Sí, siempre fue así. Lo que pasa es que nos hace falta querernos un poco más, creer en lo que pueden hacer nuestros entrenadores bolivianos, porque se los ve más benevolentes con los de afuera. Pero repito, a mí me propone la gente porque sabe que salgo de las entrañas del fútbol boliviano y los dirigentes saben del trabajo que hago, de esforzarme día a día y de hacerlo al límite en el equipo que dirijo, en el que las poleras no tienen nombres ni números, sino juega el mejor, quien esté al 100% y sea comprometido con un proyecto. Gracias a Dios, en Nacional los señores jugadores han asimilado lo que pedimos, estamos por eso por buen camino, ellos son los directos responsables y hacen que en definitiva un entrenador pueda aprobar o reprobar.

— ¿Siente que como entrenador se le da su lugar en el país?

— Mirá, como futbolista me tocó jugar en grandes equipos del país y también del exterior, donde estuve mucho tiempo, y también me tocó defender a la selección boliviana, a la que siempre acudí. Como futbolista fui El Emperador Julio César, como me dijeron en La Paz; ahora, como entrenador no me ofrecieron dirigir a grandes equipos de nuestro fútbol; por el contrario, mostré lo que aprendí en clubes modestos, con presupuestos limitados y con el corazón grande como cuando sacamos campeón a Aurora. Hoy somos protagonistas con Nacional, y seguramente por eso como entrenador soy el Julio del pueblo, el técnico que tiene todos los deseos de luchar, de ser protagonista y mostrar de lo que es capaz.

— ¿Tiene un proyecto para ser DT de la selección?

— Las veces que quieras puedes dibujar y crear el proyecto más hermoso; el tema no es tenerlo o presentarlo, el tema es ejecutarlo y ponerlo en práctica. Yo presenté hace tiempo un anteproyecto a los dirigentes, el cual es simple y consiste en apostar y contar en la selección con jugadores jóvenes, darles su oportunidad y hacer un proceso con ellos. También está consignado hacernos fuertes en La Paz, que es la sede natural. En la propuesta está que todo el cuerpo técnico de la selección, comenzando por el entrenador y todos sus integrantes, estén por distintos campos deportivos del país no sólo viendo fútbol profesional, sino de otros niveles de competencia, para tener la opción de ver a la mayor cantidad de jugadores, esto cuando no se entrene con el seleccionado mayor. Es decir, no vamos a trabajar en una oficina, sino sudaremos el buzo y tendremos más interrelación con los equipos, los jugadores, los entrenadores y la verdad que hay muchas cosas por hacer. Y finalmente, expuse que no antepongo el tema económico, así de claro. Ahora también es cierto que lo único que no puse y quizá eso no les llenó de satisfacción fue el de asegurar que lograremos o iremos al Mundial, porque lo único que puse es trabajar honestamente y al máximo de mi capacidad. En los equipos que dirijo no pongo que vamos a ser campeones o iremos a un torneo internacional; eso en una selección menos. Podemos pelear, avanzar paso a paso, luchar, pero no asegurar.

— ¿Realmente le daría tiempo eso de ir por todo el país?

— Por supuesto, porque para un entrenador cuya pasión es el fútbol no es ningún esfuerzo, sino todo lo contrario. En lo personal a mí no me gusta estar en una oficina. Yo me siento bien en las prácticas, en los partidos, en un estadio de fútbol o viendo partidos de otras categorías donde los chicos estén jugando. En la propuesta de trabajo que nosotros (con su equipo) propusimos está que el cuerpo técnico se mueva siempre, que seamos antenas vivas para ver fútbol boliviano.

— ¿En una selección nacional los jóvenes son la prioridad o los que mejor están jugando, sin importar la edad?

— Yo creo que es el momento de la gente joven. Ahora, seguro que habrá jugadores con trayectoria y mucha carrera, esos futbolistas son necesarios; pero creo más en los jóvenes con talento y riqueza futbolística, con quienes se puede apostar por mejores resultados.

— ¿Bolivia tiene chance para ir a Rusia 2018 o sólo debemos pensar en Catar 2022?

— Lo que pasa es que en Sudamérica y menos en Bolivia ningún entrenador será contratado por ocho años, eso es difícil, entonces se debe apuntar a realizar el mejor trabajo siempre de cara a ser protagonistas, sin decir que en esa eliminatoria iremos al Mundial, porque eso nadie lo puede asegurar. Tenemos que apuntar a hacernos fuertes en el Hernando Siles de La Paz y ver qué pasa. Es bueno pensar a futuro y encarar un proceso, así el técnico no siempre sea el mismo, pero nuestra meta es jugar la mejor eliminatoria del próximo mundial. El jugador boliviano tiene mucha riqueza técnica, lo que sí nos falta trabajar es en la mentalidad y que confíe en sus propias condiciones. En cada partido uno debe salir a ganar cotejo a cotejo.

— ¿Cómo tener un equipo competitivo cuando somos los que menos jugadores exportamos en Sudamérica?

— Lo que decía hace un rato, que tenemos que volvernos a hacer fuertes en el estadio Hernando Siles y eso significa contar con gente adecuada e idónea y con futbolistas acostumbrados a jugar en La Paz, vengan de donde vengan, ellos tienen que correr más que el rival, porque la altura sola no ganará ningún partido. Al menos pienso que para jugar en La Paz deben ser jugadores de acá, sin descartar a quienes juegan en el exterior y muestren que se acoplen sin problemas, como muchos extranjeros lo hicieron en todo este tiempo. Nosotros jugamos tantas veces contra extranjeros que corrieron mucho y harto acá, hasta más que nosotros, entonces el boliviano de afuera tiene que venir a correr.

— ¿La Copa América próxima será un inicio para mostrar el recambio y que el fútbol boliviano tome nuevos rumbos?

— Pienso que sí, porque es un desafío que tenemos de inmediato y que además puede ser un buen termómetro de cómo estamos hacia afuera.

— Hay personas en Bolivia que consideran que La Paz ya no es una ventaja...

— Son opiniones, pero jugar en la altura es un privilegio y una ventaja deportiva natural, además es lícita, que si sabemos aprovechar al máximo seguro nos daría un plus. Eso está ya reconocido, como cuando de la altura se baja al llano y también se va a jugar con desventaja, porque la dinámica no es la misma. Ecuador sumó y revalidó su clasificación a otro Mundial haciéndose respetar en Quito y por qué no haríamos lo mismo.

— ¿Hay otros técnicos en Bolivia capaces de dirigir a la selección y que merezcan hacerlo?

— Todos los técnicos tienen derecho a soñar y pensar en grande, y querer dirigir a la selección, más si son bolivianos. Bienvenidos mientras estén bien preparados, ya sea Baldivieso u otro, ahí estarán los dirigentes para discernir qué puede ocurrir. Ya no tenemos que pensar en el pasado y creo que ahora coincidimos en que el próximo entrenador sea del país. Es posible que muchos quieran al Tata (Gerardo) Martino como entrenador, que aparte es una muy buena persona, pero hay que ser realistas de la situación económica del país y de la federación.

Perfil

Nombre: Julio César Baldivieso Rico.

Nació: Cochabamba, el 2 de diciembre de 1971.

Profesión: Director técnico.

Jugador: Actuó en varios equipos del país y del exterior.

Hombre de fútbol y familia

Como futbolista fue una de las mayores figuras del fútbol boliviano, actuó durante 22 años en el profesionalismo. Jugó en los clubes más importantes de La Paz y Cochabamba. Además, actuó en innumerables equipos del exterior. Con la selección, formó parte del equipo que se clasificó y disputó el Mundial de Estados Unidos 1994. Desde 2008 es entrenador de fútbol, cuando logró un histórico título con el club Aurora —el único en su historia como club deportivo—.

También dirigió a Real Potosí en un breve periodo y actualmente está al mando de Nacional Potosí. Se considera un hombre de familia. Su mayor respaldo son sus padres Enrique y Ruth, su esposa Deborah Ferrufino, sus hijos Pablo Mauricio, Valeria Fernanda y Sebastián Nascer y sus dos hermanos, Omar y Carlos. Es un hombre frontal y directo, situación que  lo llevó a protagonizar muchas polémicas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia