Marcas

Limbert Beltrán: ‘Nadie se ocupó de nosotros, nos abandonaron’

El caso Kevin se cierra con la liberación de brasileños

Limbert Beltrán.

Limbert Beltrán. Fernando Cartagena-Archivo.

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

01:22 / 26 de julio de 2013

Hace cinco meses (20 de febrero) el país se conmovía con la muerte de Kevin Beltrán, un joven (14) hincha de San José, impactado por una bengala activada desde la barra del Corinthians, tras el primer gol del partido por la Copa Libertadores de América jugado en el estadio Jesús Bermúdez de Oruro. Esa misma noche 12 hinchas brasileños fueron aprehendidos y al día siguiente, remitidos a la cárcel orureña de San Pedro como presuntos culpables del episodio.

Transcurrido el tiempo y las investigaciones, ninguno fue hallado culpable: siete fueron liberados primero y los cinco restantes saldrán libres en cualquier momento, tras conocerse el pedido de sobreseimiento hecho por el fiscal del caso.

Limbert Beltrán, el padre de la víctima, pregunta si a partir de esta decisión el caso será echado al olvido. Admite que así como recibió la solidaridad del Club Corinthians, en Bolivia él y su familia fueron echados al olvido.

— ¿Qué opina de la inminente liberación de los cinco hinchas brasileños?

— Estoy preparando una carta a la opinión pública, en ella trataré de resumir lo que ha pasado. Me enteré de que iban a ser liberados, se habla de que el sobreseimiento ha sido aceptado y que el fiscal no halló indicios de culpabilidad. 

— ¿Usted qué dice?

— Quiero saber qué va a suceder con el caso si no hay culpables. Quisiera conocer el punto de vista del fiscal, que me explique qué elementos tomó para asumir la decisión de dejarlos libres.

— ¿Es cierto que hubo arreglo y que el Corinthians le pagó a usted 50.000 dólares?

— No. Lo que han hecho es una donación de 40.000 dólares, que en realidad son 39.600 dólares por cuestiones impositivas y de banca, pero es una donación voluntaria, no es algo que se estaba manejando en un principio por la presión de los familiares de los hinchas, de su embajada y Gobierno. Han tratado de que firme un documento para liberar de culpa a los detenidos, pero en ningún momento yo rubriqué algo. Y aclaré que las cosas no se podían mezclar.

— ¿Entonces recibir el aporte no significa desistir?

— No. El fiscal los va a liberar porque no hay indicios de culpabilidad; por tanto, la querella que metimos queda sin efecto. No entiendo de leyes, sólo me baso en la buena fe de mis abogados, pero por lo que he visto, el fiscal no encontró elementos que involucre a los hinchas. Yo tenía la esperanza de que la Fiscalía inicie el juicio contra una o dos personas, sin embargo, de acuerdo con lo que me informaron, los van a liberar a todos.

— ¿Cómo ha estado todo este tiempo?

— Estamos (junto con mi familia) cansados, aburridos, defraudados, porque nadie se ha ocupado de nosotros; nos abandonaron a nuestra suerte. Ellos (los brasileños) tuvieron todo un apoyo logístico. Ni siquiera el haber sido un incidente en un espectáculo deportivo internacional motivó a alguien a buscar responsables. Por ejemplo, si San José tomó medidas de seguridad, si la Policía tuvo alguna responsabilidad, o por qué Corinthians movilizó a su gente. Bien se ocupan de otras cosas, pero en el caso de la muerte de mi hijo hubo un silencio absoluto. Incluso el trato de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que hasta el día de hoy ni se mosquea, no dice nada.

— La FBF tuvo contacto con usted, ¿le dio su aporte solidario comprometido?

— (Los dirigentes) han sido inhumanos ante la muerte de Kevin y la tragedia de mi familia. Estábamos en juicio y en este país si no tienes dinero, no se mueve a nadie, ni siquiera eso hizo que estas personas nos dieran el 3,9% de la recaudación del partido jugado entre Bolivia y Brasil (6 de abril). Brasil vino impulsado por el fallecimiento de mi hijo. No sé cómo (la dirigencia) dobló la mano de Brasil para que avale y firme como una gestión de la federación.

No pedimos la recaudación sino que sean transparentes y que no manejen discursos dobles. En Brasil se dijo que era por mi hijo, aquí un logro de la FBF. Pedimos transparencia, nunca les mandé a hablar a ellos (los dirigentes) después del partido, ellos solos salieron a la prensa y declararon cuánto habían recibido como recaudación y dijeron que 150.000 bolivianos le tocaba a mi familia como aporte solidario.

— Pero no se lo dieron...

— Esperaba que se contactaran pero no lo hicieron, yo tuve que ir por necesidad económica a llamarle al señor (Alberto) Lozada, y me expresó que nosotros no los habíamos contactado, que no sabía en qué había quedado el tema y que me devolvería la llamada, nunca lo hizo. Volví a insistir, nuevamente hablé con Lozada y me dijo que las cuentas estaban congeladas, que había presupuesto y me iban a convocar, pero hasta el día de hoy nada. Nunca hubo voluntad de colaborar. Esa es la realidad.

— ¿Y Corinthians?

— Debo reconocer que he insistido hablar con Corinthians porque cuando murió mi hijo ellos salieron a la prensa a comunicar que me iban a dar 200.000 dólares, no sé si por solidaridad o porque tenían miedo a algo. Hubo un contacto con ellos y en el consulado hubo una mala traducción, nos hizo entender una cosa y en el siguiente contacto nos sentimos burlados porque cambió el diálogo. Cerca del partido Bolivia vs. Brasil decían que la familia Beltrán rechazó 200.000 (dólares). Volví a llamar a Brasil  y hubo el contacto directo en Santa Cruz, donde un representante del Corinthians me volvió a ofrecer 200.000 dólares y me pidió a cambio firmar una declaración, con la que nunca estuve de acuerdo. Cuando liberaron a los siete anteriores me volvieron a llamar y me manifestaron que el dinero de solidaridad se iba a hacer efectivo, pero no me avisaron el monto.  Pedí saber cuánto de dinero era porque en este proceso mucha gente ha metido mano a nombre de mi hijo, quería saber para informar a la prensa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia