Marcas

Mauricio Baldivieso: ‘Juego, pero no porque mi papá sea el DT’

Juvenil Debutó con 13 años en la Liga, luciendo la camiseta de Aurora; y a los 17 es titular inamovible en el equipo de Nacional, que dirige su progenitor.

La estampa del joven jugador boliviano con  la camiseta de Nacional .

La estampa del joven jugador boliviano con la camiseta de Nacional .

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Ayllón / La Paz

00:00 / 30 de septiembre de 2013

Mauricio lleva el pesado apellido Baldivieso. Algunos creen que es titular porque su padre, el exastro Julio César Baldivieso, es el entrenador, quien lo hizo debutar en la Liga cuando el chico tenía menos de 14 años cumplidos. Sin embargo, este muchacho demuestra cada día más, en el terreno de juego, que tiene la madera de un buen jugador.

Ahora, Mauricio Baldivieso integra las filas de Nacional Potosí —bajo el mando de su padre—, un equipo hecho por Baldivieso padre y que ha logrado insertarle algunos detalles valiosos para la búsqueda de cosas grandes, a pesar de que es un club sin mucha tradición ganadora.

— ¿Cómo vives este momento en el fútbol?

— A medida que pasan los años voy madurando futbolísticamente, gracias a Dios. También la experiencia hace mucho dentro del fútbol. En general todo es un proceso en el que se aprende día a día y se va mejorando, mucho más si tienes un grupo espectacular, como en Nacional, donde todos nos ayudamos. La idea es llevar a este club a un torneo internacional.

— ¿Qué hace un jugador joven como tú y a veces tomando la posición de líder en la cancha, en medio de tantos experimentados?

— Lo que pasa es que es un gran grupo y los más experimentados como Edzon Zenteno, Fernando Martelli , Sebastián Carrizo, Luis Palacios te aconsejan y te corrigen posiciones en el terreno de juego, además te apoyan y dan confianza.

¿Qué funciones cumples en la cancha?

— Por ejemplo soy el encargado de los lanzamientos con pelota detenida. Además llego mucho al área contraria, pero a la vez me han encargado la marca. Es decir, marco y creo, conceptos que hay que ir mejorando día a día. Yo creo que he aprendido mucho en el manejo de la pelota, pero debo crecer en la administración de los tiempos de juego.

Mucha gente dice que porque eres el hijo de Julio César Baldivieso eres titular en sus equipos, ¿qué respondes ante esas opiniones?

— Que es un concepto errado. Juego, pero no porque mi papá sea el técnico. Por ejemplo tuve la oportunidad de ir a Bolívar, a la categoría Sub-20, y eso tiene que ver con mi capacidad, pues me llamaron. No quise ir porque creo que no era bueno bajar a otra categoría cuando ya estoy jugando a nivel profesional. También me llamaron los de Wilstermann, quienes querían prácticamente adueñarse de mi pase y tampoco quise ir. Ahora se presentó la oportunidad de Nacional Potosí y no lo pensé dos veces, porque los dirigentes fueron bastante claros al indicarme que los partidos que jugué acá cuando vestía la camiseta de Aurora fueron el aval para que fuera tomado en cuenta. Además, aunque esté mi papá al frente del equipo demuestro en la semana que le puedo ser útil al plantel y cuando juego exhibo mis condiciones, partido a partido. A ello se suma el hecho de que tengo el apoyo de los dirigentes y también me siento agradecido con mi padre, que me habla mucho, me corrige posturas. Y a los compañeros, que me brindan su apoyo y confianza.

¿En algún momento jugarás en un equipo donde tu papá no sea el entrenador?

— En lo personal, creo que el fútbol es proceso. Por ahora estoy en equipos que trabajan y quieren dar oportunidad a jóvenes, eso es importante. Hay que ir avanzando y la llegada a otros niveles se irá dando. Estoy aquí para aprender, para mejorar, para ir de a poco mostrando progresos.

— ¿Se puede aspirar a algo grande con este equipo?

— Nacional es un plantel protagonista, lo está demostrando en el torneo. Estamos bien encaminados en casa y seguramente iremos mejorando como visitantes. El equipo está cada vez mejor ensamblado y el objetivo, en primer término, es llegar a obtener una clasificación a un certamen internacional.

¿Por qué crees que no te llevaron a una selección nacional? Tu papá alguna vez se quejó indicando que porque él es crítico con la FBF a ti te cerraron las puertas…

— Prefiero no hablar del tema. Simplemente quiero seguir trabajando con humildad, con entrega. Si se da la oportunidad de ir estaré presente, porque entiendo que se está iniciando un nuevo proceso. Mi papá lo planteó hace bastante tiempo, ahora aquello   se está dando. Yo voy a seguir igual, trabajando, mejorando  y creciendo, porque quiero aprender cada día.

— ¿No te parece raro no estar por lo menos en una selección Sub-20?

— Tuve la oportunidad de ir a la Sub-15. Vestir la camiseta de la selección es otra cosa, uno se enorgullece y se emociona. Ya llegará mi turno.

— ¿Crees que es tiempo de los jóvenes en la Verde?

— Creo que hay elemento nacional, hay muchos jóvenes que tenemos la ilusión de ir y estamos trabajando para ello. Hay buenos jugadores y haría bien que esos futbolistas puedan empezar a agarrar ritmo de competencias internacional. Para ello se necesitan minutos de juego y a partir de ahí apuntar al campeonato mundial de 2018, porque si seguimos con la misma gente y con el mismo proceso, no vamos a conseguir absolutamente nada. Creo que hay que imitar lo bueno y Venezuela es un ejemplo en ese sentido.

— ¿Estás decidido a ser jugador profesional de fútbol?

— Ya estoy en esto (del fútbol), pero no lo es todo. A mí me faltan dos años para ser bachiller. Es verdad que me perjudiqué un poco, porque no es fácil, pero los estudios no hay que descuidarlos, son fundamentales. Primero voy a terminar el colegio y después veremos. También me gustaría ser piloto de aviación civil, espero lograrlo.

— ¿Les darías un consejo a los jóvenes como vos?

— A los que empiezan a transitar por este camino (del fútbol) les digo que se dediquen 100% cuando estén entrenando y jugando, y que se priven de muchas cosas: las bebidas alcohólicas, las mujeres, etcétera. Eso me recomendó mi papá alguna vez. Y si tienen metas, que traten de cumplirlas. Por supuesto, una vez más, que no descuiden sus estudios.

Debutó cuando tenía 13 años

  • Paceño

Mauricio Baldivieso nació en La Paz (mientras su papá, Julio César, era jugador de Bolívar), el 22 de julio de 1996.

  • El más joven

Debutó profesionalmente el 19 de julio de 2009, convirtiéndose en el jugador más joven en Primera División a nivel mundial. Entonces tenía 13 años cumplidos.

  • Trayectoria

Ha sido jugador —lo es ahora— de todos los equipos que dirigió su padre: Aurora, Real Potosí, de nuevo el conjunto valluno y Nacional de la Villa Imperial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia