Marcas

Miguel Portugal: ‘Me quedo con el apoyo de mis jugadores’

Según el estratega español, el peor momento fue cuando no conocía bien a la plantilla. Aclara que cuando dijo que su plantel no tenía jerarquía no se refería al talento, sino a la experiencia.

Miguel Ángel Portugal.

Miguel Ángel Portugal. Miguel Carrasco.

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

01:37 / 24 de mayo de 2013

— ¿Cuán difícil fue adaptarse al fútbol boliviano?

— Siempre que viene una experiencia nueva cuesta, pero no tardé mucho en comprender cómo era el fútbol de aquí y qué era lo que debíamos hacer. Porque la única diferencia es la velocidad que se aplica en el juego, que fundamentalmente es por el tipo de infraestructura, es decir, los campos de juego. El fútbol ha evolucionado sobre todo por la calidad de los jugadores y su formación.

También ha mejorado la hierba, que en otras partes es más corta y posibilita que el balón recorra más rápido; por eso creo que estos puntos de infraestructura deben mejorar en Bolivia, porque aquí el fútbol parece a momentos demasiado lento.

— Se me ocurre que tuvo muchos momentos difíciles siendo DT de Bolívar…

— El momento más difícil fue cuando no conocía realmente a la plantilla, es decir, al principio. En el torneo Apertura me di cuenta de que me faltaba algo para luchar por el título y era un delantero que metiera goles, porque si hubiéramos tenido a ese hombre quizá hubiésemos conseguido el título. Al no tener referencia del plantel, porque vine y recién descendido del avión, me puse a entrenar, no tuve más opción porque la plantilla estaba conformada y no había más. Sin embargo, mucho tuvo que ver José Carlo Fernández, que armó la mayoría del plantel y aportó ese granito de arena para este título.

— En algún momento dijo que los jugadores no tenían talla y eso causó polémica…

— No, no dije que no tenían talla, dije que no tenían jerarquía. La jerarquía es diferente a la talla, lo expliqué y no quiero problemas. Jerarquía es de jugadores con experiencia en el club y no había jugadores con años, eso es jerarquía o experiencia; es diferente a la palabra talla.

— ¿Le tergiversaron y por eso decidió no hablar más?

— Yo no quería molestar, quería estar tranquilo con mis jugadores, que ellos entendieran nuestras ideas. No quería que palabras mías salieran y fueran portadas de los periódicos, de las radios o la televisión. Por eso asumí que la mejor manera era la de trabajar en silencio.

— ¿Cómo fue su relación con los jugadores?

— Desde principio fue fluida y buena. Algunos quisieron ver otras cosas, lo que siempre suele pasar, pero fue una relación  de respeto y de mucha responsabilidad y compromiso, incluso en momentos difíciles, así que estuvieron a la altura.

– ¿Siempre tuvo apoyo dirigencial o notó que se lo quitaban?

– Yo me quedo con el apoyo de mis jugadores y su compromiso, que es lo más importante, además de su comportamiento de principio a fin. Marcelo Claure (presidente de BAISA SRL) es la persona que más sabe mi pensamiento, es quien confió en mí y es la persona en la que más confío. Todas las cosas pasan por él y sabe cómo tenemos que planificar y trabajar.

— ¿Cómo fue su relación con los hinchas, que incluso pidieron su salida?

— Siempre tuve una percepción clara de lo que tenía entre manos, sabía lo que me faltaba, pero en ese momento  estás atado de pies y manos porque no puedes construir un equipo, pues la plantilla está conformada y no puedes dar los retoques que a ti te gustaría. Creo que con el transcurso del tiempo fuimos perfilando esa plantilla que fue dando resultados, lo que la gente en su momento no entendió y es comprensible porque siempre pide resultados.

— ¿Comparte la opinión de que su equipo no practicó buen fútbol y tuvo altibajos?

— A mí me parece que cuando alguien dentro del club dice que hay altibajos, no está bien, porque en vez de apoyar lo que hace es otra cosa y no me gusta, en absoluto. Considero que el equipo fue muy regular y dentro de la regularidad a veces juegas bien y a veces, mal, pero nosotros generalmente hemos jugado muy bien, con un estilo de juego definido. Así que el equipo siempre tuvo mucha solidez. Si no hubiera sido campeón habría sido un fracaso (para la gente), porque no hubo cierta paciencia en el sentido de que los equipos se los construye poco a poco.

— ¿Es cierto que hubo indisciplina de algunos jugadores?

— El jugador boliviano tiene la disciplina que tú le inculcas, y yo creo en la profesionalidad de los jugadores, en educarles a ser profesionales. He tenido una plantilla en la que la mayoría ha sido muy profesional y muy disciplinada, pero en el Real Madrid, en el Barcelona, en el Bayern de Múnich, en todos los sitios, existen jugadores especiales que a veces se salen de la norma, aunque no pasa nada. Simplemente creo que la disciplina general está por encima de la disciplina individual.

— ¿No ganarle al tradicional rival The Strongest en la Liga fue el punto negativo?

— Le ganamos en el torneo (de pretemporada) del Cine Center, vencimos 4-0 en el primer partido que fue el de mi debut. Después, sí tuvimos dificultades, quizá porque no terminé contra ellos con 11 jugadores, pero tampoco quiero poner excusas, porque la verdad es que The Strongest fue un equipo con oficio y nos complicó siempre.

—Usted siempre alternó jugadores, ¿por qué lo hizo?

— Porque tuve una plantilla completa que se formó y se hizo un equipo, es decir no sólo jugó un equipo, sino una plantilla y ello (las rotaciones) es lo que más me gusta de todo. Porque a lo largo de la temporada para el entrenador no solamente era elegir los jugadores que debían actuar en cada cotejo, sino elegir entre los 21 que estaban enteros y nosotros, afortunadamente, hemos llegado al final con todos disponibles, lo que también es un éxito. Además, cuidamos la integridad física de los futbolistas porque así lo exige el tema fisiológico y de recuperación.

— ¿Va a mantener la base para afrontar el futuro?

— Ello es fundamental, hay que mantener la base homogénea y, si se puede mejorar, hacerlo; con refuerzos de verdad, que te mejoren. Eso vamos a intentar para fortalecer algunas líneas.

— ¿Qué hay que mejorar?

— Estamos ingresando a una época  que es para pensar, reflexionar y planificar el futuro, pero iremos con pausa y con calma, por eso todavía no decidí nada. Nosotros queremos mejorar nuestro nivel, aunque sabemos que será difícil. La idea es tener un equipo mejor que el anterior.

— ¿Para ganar otro torneo local o para aspirar a llegar lejos en la Libertadores?

— Nuestra ambición es ganar el Apertura.

— ¿Y la Libertadores?

— Es un torneo que todavía está bastante lejos; sin embargo, hablamos con Marcelo Claure, quien puso los pies sobre la tierra porque sabe que no solamente es lo futbolístico, sino principalmente el tema económico relativo a presupuestos que se utilizan; por tanto, es claro: no se puede competir con equipos como brasileños o argentinos que invierten bastante. En el fútbol, lo que impera es el presupuesto, aunque siempre vamos a intentar llegar lejos.

Perfil

Nombre: Miguel Ángel Portugal

Nació: Burgos (España), 28 de noviembre de 1955

Profesión: Entrenador de fútbol

Campeón con Bolívar

Llegó a Bolívar a mitad del año pasado —en reemplazo del argentino Ángel Guillermo Hoyos—, poco antes de iniciarse la temporada 2012-13 de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano. Bajo su mando, la Academia ocupó el tercer lugar en el torneo Apertura y se clasificó a la primera fase de la Copa Libertadores de América, de la que fue eliminado en esa instancia.  Las cosas cambiaron en el Clausura, que Bolívar ganó —y obtuvo su título 18— con una jornada de antelación.

En el fútbol hay ‘un abuso de poder’

– ¿Qué ‘sabor’ le dejaron las impugnaciones?

– Lo tengo muy claro, creo que el único que sabe lo que pasa dentro de la Federación Boliviana de Fútbol es la propia FBF. Si alguien de afuera sabe lo que pasa es porque alguien de adentro se lo ha dicho. Me parece una prevaricación y un abuso de poder, pues creo que  eso se debe arreglar antes de que empiece la competición y que todo  esté claro, que no haya nada oscuro. Todo se tiene que arreglar antes de que empiece una temporada. Me parece que lo que ocurre es bastante abuso de poder.

– ¿Qué le falta al fútbol boliviano?

– Bolivia tiene pasión por el fútbol, pero al país le falta infraestructura, que debería ser apoyada por el Gobierno. La gente  es muy apasionada por el fútbol, se nota en los niños que juegan en todos lados. Entonces hay que recoger esa semilla y saberla sembrar.

– ¿Valió la pena elegir Bolivia para trabajar?

– Al principio se mira con recelo,  pero después siempre soy cabezón y si voy a un sitio es para sacar adelante el proyecto y hacerlo bien. Hubo momentos difíciles, pero prevaleció la ambición por la victoria, por el campeonato, ello nos empujó a seguir trabajando día a día y ahora a tener continuidad, porque aún hay mucho por hacer.

– ¿Seguirá en Bolívar?

– No pensé en ningún momento en retroceder; por tanto, sigo en el club. Sabía lo que tenía entre manos, sabía que podía salir campeón  y el éxito nos permite entrar en la historia. Ahora, quiero hegemonía, así que de aquí en adelante me preocupará el certamen Apertura, que deseo que lo ganemos.

– ¿Tiene algún mensaje para la hinchada?

– Me gustaría (que los hinchas) me dijeran: ‘Hay Portugal, porque te quiero tanto, tarara’. Pero creo que en el fútbol, los que llevamos tantos años en esto sabemos cómo es la historia y procuraremos seguir sumando.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia