Marcas

Le tocó el peor grupo posible

La que no hizo su parte fue Bolivia. La cara de Baldivieso, en el banco, es el espíritu que trasunta el equipo: contrariado, con algún entripado interior. No estamos dentro del grupo para saberlo, hablamos de imágenes, del idioma gestual.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza

07:37 / 08 de junio de 2016

Sabemos lo que nos cuesta llegar a un Mundial, por eso para nosotros este es nuestro Mundial”, declaró en la previa a Bolivia el arquero panameño Jaime Penedo. Y durante el juego se constató esa ilusión, ese entusiasmo por ganar, por mostrar una imagen agradable y potente de este Panamá futbolero que está rompiendo el cascarón. Lo consiguieron con fútbol y ganas a expensas de una Bolivia atribulada, que seguramente tiene argumentos para obtener una mejor prestación, pero no lo consigue.

Después del estreno podemos afirmar que a Bolivia le tocó el peor grupo posible: Chile y Argentina, campeón y subcampeón vigente, y Panamá, tal vez la sorpresa de la Copa según lo visto en Orlando. ¡Cuidado Chile con Panamá..! No solo ya tiene tres puntos la selección del Canal, además es una formación compacta, con un poderoso biotipo físico, intenta jugar buen fútbol, de pelota al pie, y tiene algunos nombres interesantes. Por caso, el goleador Blas Pérez, quien fue uno de los artilleros de la Libertadores 2008 jugando para el Cúcuta, el extremo izquierdo Quintero, habilísimo; el consagrado zaguero Felipe Baloy; el veterano y sapiente Luis Tejada. Esta selección panameña puede ser redentora para Bolillo Gómez, que aparecía como arrumbado en algún punto de Centroamérica. Encontró los elementos, Bolillo, y él sabe cómo hacerlos funcionar. De modo que, de antemano, vale aclarar que no es que Bolivia jugó “contra nadie”; se topó con una fuerza ascendente. Hace ya tiempo Panamá viene dando muestra de evolución.

La que no hizo su parte fue Bolivia. La cara de Baldivieso, en el banco, es el espíritu que trasunta el equipo: contrariado, con algún entripado interior. No estamos dentro del grupo para saberlo, hablamos simplemente de imágenes, del idioma gestual. No se ven buenas ondas. La vibra de Panamá era muy distinta de la de Bolivia, mucho más positiva. Y, además, faltan en la Verde dos o tres figuras que le den consistencia al cuadro, que lo enriquezcan. Por ejemplo, Chumacero en el medio, lamentablemente lesionado. O un líder como Raldes atrás. A propósito de Raldes, descreemos de los técnicos que siempre tienen problemas con las figuras y gustan de los obedientes, de los dóciles. Esos no ganan partidos.No somos expertos en fútbol boliviano, analizamos lo que vemos apenas en Libertadores, Sudamericana, Eliminatorias, Copa América. Algunos apuntes al pasar…

…Duk podría ser un buen atacante, tiene condiciones, pero parece siempre enojado con el mundo. Le falta alegría para jugar.

…¿Saucedo es más que Jhasmany Campos…?

…¡Qué extraordinario es Smedberg en los centros con pelota parada…! No vemos otro igual en ninguna selección. Hay que aprovecharlo más.

…Arce es el jugador boliviano de mayor categoría, por mucha distancia con los otros.

…Azogue propició el primer gol panameño al perder un balón a la salida del área, pero luego se asentó y mostró temple y criterio en el medio.

…¿Y si se prueba con dos delanteros y entra Rodrigo Ramallo…?

…La defensa da demasiadas ventajas. Y menos mal que son cinco atrás… Eguino y Nelson Cabrera fueron demasiado vulnerables.

…Algunos jugadores no tienen nivel internacional. No todos pueden jugar simplemente porque son convocados. Formar un jugador de selección lleva su tiempo.

¡Qué pena haber arrojado al canasto aquel proceso de la Copa América anterior, que pintaba serio y parecía competitivo…!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia