Marcas

Selección boliviana

Mauricio Soria no descubrió la pólvora ni nada parecido: el martes, ante Argentina, hizo lo más aconsejable, lo fácil, algo que a tantos seleccionadores nacionales que pasaron antes que llegara él no se les había ocurrido; o, si lo pensaron, no se animaron. Con esa fórmula del ahora director técnico, Bolivia ganó hasta con cierta comodidad (2-0).

La Razón (Edición Impresa)

07:19 / 03 de abril de 2017

Mauricio Soria no descubrió la pólvora ni nada parecido: el martes, ante Argentina, hizo lo más aconsejable, lo fácil, algo que a tantos seleccionadores nacionales que pasaron antes que llegara él no se les había ocurrido; o, si lo pensaron, no se animaron. Con esa fórmula del ahora director técnico, Bolivia ganó hasta con cierta comodidad (2-0).

Tomando en cuenta los 3.600 de altitud, Soria decidió mandar a la cancha una formación muy local, con nueve de los 11 jugadores habituados a jugar en la altitud, de ellos ocho de clubes paceños y apenas dos refuerzos extranjeros, aunque con antecedentes que aseguraban que su rendimiento no iba a ser afectado. Con ello consiguió que la mayoría no se sintiera extraña en su propia casa.

El resultado fue favorable: más allá de que Argentina no hubiera contado con su astro Lionel Messi, Bolivia fue muy superior —desde lo físico— y eso que la albiceleste no se sintió menos, dejó de lado sus habituales quejas por la altura, se puso a jugar y vendió cara su derrota.

Soria consiguió, de esa manera, mostrar la segunda cara de la misma medalla: si días antes en Barranquilla, ante Colombia, decidió colgar a la selección del travesaño para que le hicieran el menor daño posible, en La Paz equilibró las líneas y así como atacó bien, en defensa no se quedó atrás cuando fue necesario cuidarse.

La otra parte de la clave fue alinear a jugadores que se conocían de memoria y no le tembló la mano para poner a todo el medio sector de The Strongest. En buenas cuentas, desde el inicio jugaron cinco del Tigre, tres de Bolívar, uno de Wilstermann y dos provenientes de clubes de afuera.

Si bien la selección “es de todos”, no necesariamente todos tienen que estar en ella.  Basta con que ese puñado sepa representar bien a la camiseta. Fue como darles un cachetazo a quienes en su momento —como Julio César Baldivieso— se jactaban de reunir en la Verde a futbolistas provenientes de todos los clubes, lo que era solo un discurso para quedar bien con todo el mundo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia