Marcas

Óscar Hassenteufel: ‘La función del TJD no es investigar’

El presidente del Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga dice que las normas deben ser más claras. Advierte que ‘no se puede seguir así’.

Óscar Hassenteufel. Foto: Andrés Rojas

Óscar Hassenteufel. Foto: Andrés Rojas

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Ayllón / La Paz º

00:00 / 01 de abril de 2013

Óscar Hassenteufel preside el Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga, ente que está en el ojo de la tormenta por sus decisiones, en el último tiempo específicamente por haber declarado improbadas las impugnaciones de tres clubes en contra de Wilstermann por la supuesta habilitación de más extranjeros de los que permite el Reglamento General de Campeonato.

— ¿Es cierto que el Tribunal encuentra vacíos jurídicos en la normativa deportiva?

— Sí, es verdad. Hay algunos temas que no están debidamente contemplados o lo están de manera incompleta. Uno de esos casos es el que originó las últimas impugnaciones en contra del club Wilstermann por la supuesta indebida habilitación de más de seis  jugadores extranjeros. La norma respectiva, el artículo 63 del Reglamento General de Campeonato, establece una prohibición pero no señala el camino procedimental y ciertas condiciones que debieran aplicarse, como lo hace en otros casos. Por ejemplo aquella norma que prohíbe la actuación de más de cuatro jugadores extranjeros o naturalizados, esa norma está clara y concreta.

— ¿Cómo está, entonces, el tema de los seis extranjeros como límite?

— Dice que ningún club puede tener más de seis jugadores extranjeros y no establece cuál es la sanción. Tampoco si es una infracción deportiva o meramente administrativa. Si es deportiva, y vamos a asumir por un momento aquello, debe cumplirse para la impugnación el plazo de 48 horas que fija el Código de Procedimiento, pero de existir esta infracción la misma tuvo que cometerse cuando venció el plazo para la habilitación de jugadores, que puede ser el último día para ello. En el caso del actual torneo el último día era el 7 de febrero, entonces cualquier impugnación debía haberse planteado como máximo hasta el 9.

— ¿Quiere decir que las impugnaciones estaban fuera de tiempo?

— La impugnación debió presentarse máximo hasta el 9 de febrero y no esperar a que juegue el club. Así es como lo hemos interpretado en el Tribunal y así es como los tres casos que hemos conocido se parecen; pero hay alguna diferencia: la última de Oriente Petrolero ha sido referida claramente, con propiedad a la actuación irregular de Eric Aparicio, y el Tribunal declara improcedente o improbada porque los documentos que  nos envía la Liga dan fe y acreditan que ese jugador observado ha sido registrado correctamente.

— Pero en el caso de Oriente, el jugador aparecía firmando antes de haber llegado al país, es decir no estaba aquí en esa fecha…

— Pero el Tribunal no puede entrar a investigar lo que nos dice o envía la Comisión Técnica, no puede decir si es verdad o es mentira. No puede entrar a verificar si hubo algún tipo de maniobra en los documentos porque es un tribunal de puro derecho. Dice el Código Procedimental Disciplinario que un caso de impugnación se debe tramitar y resolver en la vía de puro derecho y que junto con la demanda el club impugnador debe presentar todos los documentos probatorios. Y a tiempo de responder el club impugnado también debe presentar sus pruebas. Nosotros no tenemos que abrir un periodo de prueba ni investigar mucho menos, no es ese nuestro papel.

— ¿Cuál fue la falla específica en los casos en contra de Wilstermann?

— La norma que aprobaron no dice: “ningún club podrá habilitar más de seis jugadores extranjeros”. Sólo dice que ningún club puede tener habilitados más de seis jugadores extranjeros, pero no especifica tener cuándo; y viene la segunda parte que sostiene que podrá sustituir hasta tres jugadores en el curso del periodo corto de habilitación. Si no puede tener más de seis y puede sustituir a tres, en teoría podría habilitar en el tiempo hasta nueve futbolistas. El tema de fondo es el de redacción de la norma. Me sorprendo algunas veces cuando algún directivo hace afirmaciones olvidándose de que son ellos los que aprobaron estas normas. El tribunal sólo las aplica y las interpreta de la forma más lógica y racional, con absolutamente buena fe; nunca queremos perjudicar ni beneficiar a nadie porque no tenemos intereses. Nosotros no queremos que un equipo sea campeón u otro se vaya al descenso.

— ¿Qué sugiere para evitar esos vacíos a los que se ha referido?

— En más de una ocasión el Tribunal envió sugerencias para la reforma parcial del Código Disciplinario y del Código de Procedimiento. Hemos tenido buena receptividad, se introdujeron algunas reformas, pero en el tema de convocatorias nosotros ya no tenemos participación. Creo que lo más importante de las normas es el pensar cómo se van a interpretar. Y todos los dirigentes a tiempo de aprobar una convocatoria y a tiempo de jugar el torneo que actúen con la suficiente buena fe y el respeto que tuvieron al aprobar esa norma.

— ¿La Liga está atrasada en estos asuntos?

— La Liga hizo avances importantes, no se puede negar, los clubes han crecido, se pusieron a un nivel superior, son más competitivos, pero en algunos temas no hemos avanzado de la misma manera. Sería interesante hacer un debate general de manera objetiva y clara porque otro problema que yo estoy percibiendo en el último tiempo es que los clubes pretenden resolver este tipo problemas a través de los medios de comunicación, entonces quiere decir que el Tribunal está de más y nosotros estamos pensando seriamente en que no podemos continuar así. Nosotros nunca hemos buscado esta función, si la hemos aceptado es porque los dirigentes de la Liga nos lo pidieron, por ello estamos haciendo esta evaluación y probablemente vamos a dejar esta función.

— ¿El Tribunal tiene todavía contrato?

— Sí, por esta temporada más, pero no podemos seguir así. Si los dirigentes pidieron que continuemos impartiendo justicia y cumpliendo esta tarea que nos dejen cumplir la misma, pero si van a haber esos juegos en los medios, juegos mediáticos, estas críticas, estos descontentos, entonces mejor es que busquen otro mecanismo. Vamos a evaluar en junio esta situación, no podemos irnos antes porque el torneo está en pleno desarrollo, ya no queríamos continuar y se nos pidió que siguiéramos, pero no podemos seguir así.

Es gente de deporte en destroyers

La esposa de Óscar Hassenteufel, Mary Loayza, fue miembro del directorio de Stormers de Sucre en 1994.

Fundación

Posteriormente, la familia en pleno conformó el Club Guaraní que ascendió desde menores y en 1998 debutó en Primera A.

En la copa

En 2001 fue finalista de la Copa Simón Bolívar, pero perdió el ascenso a la Liga con Mariscal Braun.

Experiencia

“Nuestra experiencia deportiva no se reduce a esto de ser parte del Tribunal de Justicia Deportiva”, dice Óscar Hassenteufel.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia