Marcas

Óscar Rodríguez: ‘Un utilero es puntual y no olvida nada’

Casi 26 años después, a Óscar Roberto algunos le llaman Ratoncito, aunque la mayoría le dice Peche, por su apodo de barrio, en la concentración de la selección en Brasil durante la Copa América .

Óscar Roberto Rodríguez Cuéllar

Óscar Roberto Rodríguez Cuéllar Foto: Rafael Sempértegui

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

08:11 / 19 de junio de 2019

Es el heredero en la utilería de la selección boliviana. Óscar Roberto Rodríguez sigue la tradición y el oficio que su padre, Óscar Ratón Rodríguez, cumplió en la Verde histórica de 1993 y 1994, para quien el entrenador español Xabier Azkargorta acuñó una frase: “El Ratón es el único seguro”, así decía cuando se le preguntaba sobre la alineación previa a un partido.

Casi 26 años después, a Óscar Roberto algunos le llaman Ratoncito, aunque la mayoría le dice Peche, por su apodo de barrio, en la concentración de la selección en Brasil durante la Copa América .

— ¿Cómo empezó tu actividad en la utilería?

— Yo le ayudaba a papá desde chico, cuando la selección venía a Santa Cruz en 1993 y en 1994. Comencé lustrando y limpiando las chuteras, arrinconando y ordenando las cosas; eso no era seguido, porque cuando el equipo estaba en La Paz o en el exterior, papá trabajaba con Javier Ávila, quien le cooperaba todos esos años. Años después, papá me dijo que en Universidad ya no le querían dar permiso y que si yo le podía reemplazar y ayudar.

— ¿Ahí es cuando te encargaste de la utilería?

— No, papá era entrenador de fútbol en la Universidad Gabriel René Moreno y yo, como jugué en el club, en la asociación, entonces lo reemplacé un tiempo, pero cada vez más le pusieron trabas. Entonces, luego de que se jugó el Mundial de 1994, papá prefirió renunciar a la selección y seguir en la universidad.

— ¿Qué te acuerdas de esa selección del 93?

— Que era la mejor de esos años, los mejores jugadores que hemos tenido, porque nos llevaron a un Mundial. Etcheverry, Melgar, Platini (Erwin Sánchez), Borja, Trucco, Baldivieso, para qué, mucho equipazo teníamos. Los mejores jugadores que tuvo Bolivia, era otra generación. Yo los veía solo cuando venían a Santa Cruz, ahí le ayudaba a papá y estaba con ellos, muchos son mis amigos.

— ¿Alguna anécdota de ese entonces?

— Hay varias, no me acuerdo bien. En unas fotos de papá veo que Trucco lo levanta en sus brazos como si fuese su hijo, como a un niño. Lo más bonito fue cuando festejamos con la familia y todos los bolivianos, cuando se ganaron los partidos en La Paz y se fue a jugar el Mundial. Hasta ahora causan emoción esos recuerdos.

— ¿En esos años por qué no seguiste como utilero?

— Era chico, aún estaba estudiando y jugaba en la asociación, además estudiaba en un instituto, pero en 2001 volví a ser utilero de la selección mayor con el profesor Jorge Habegger. Luego vinieron Carlos Trucco y Carlos Aragonés . Yo no pensaba en ese momento en seguir largo rato como utilero, pero en eso un dirigente, Neil Rivero, me dijo que si quería trabajar para las menores, no era tan duro, entonces acepté y desde entonces estaba ahí, hasta este año, hasta el 31 de marzo, cuando con la Sub-17 estuvimos en Perú. Yo estaba en las selecciones de los chicos, luego ya el profesor Eduardo Villegas me llamó a la selección mayor, no pensaba en volver, pero me habló y me convenció.

— ¿Entonces eres utilero desde ese 2001?

— Sí, después de 2001 pasé a las selecciones menores, donde trabajé hasta este año, creo que son 17 años de estar con las Sub-15, Sub-17, Sub-23, la selección preolímpica,  este año comencé en la mayor, desde los primeros microclicos.

— ¿Cómo es la actividad de la utilería?

— Creo que en las menores se trabaja un poco menos porque no se maneja mucho material, ya en la mayor se maneja mucho, tiene muchísima más logística, es bastante pesado lo que se debe trasladar. No tiene que faltar nada de las cosas, eso sería grave.

— ¿Qué es lo básico de un utilero en el fútbol?

— Dedicarse al esfuerzo, un utilero es puntual y no olvida nada, además de que debe ser silencioso y no ver nada, debe ser prudente en todo.

— Pero no solo es manejar el material, sino tenerlo en buenas condiciones.

— Tenemos que lavar la ropa, plancharla, tenerla en orden y además trasladar mucho material, pelotas, conos, infladores y otras cosas.

— ¿Cuántas cosas se manejan como equipaje para un viaje al exterior?

— Solo las chuteras de los jugadores son como 50 pares, dos para cada uno; cuatro juegos de poleras, dos de la casaca oficial, dos alternas, pero en Brasil aumentamos la cantidad porque es más tiempo.

— ¿Tú solo manejas esa cantidad?

— Al inicio solo, pero luego el profesor Villegas les dijo que me colaboren y me cooperan las otras personas del cuerpo técnico, como el doctor Rudy Romero, el profesor Ariñez y todos cargan, a veces los mismos jugadores apoyan.

— ¿Ni tiempo para un margen de pausa?

— Nada, porque mientras los jugadores descansan, nosotros debemos lavar, ordenar y tener listo todo.

— ¿Cómo está tu papá, el Ratón?

— Él está retirado, jubilado de la universidad, está nomás delicadito, con algunos problemas de salud, porque es mayor y ya no puede hacer las cosas como antes. Mi abuela Pura, que es mayor, está mejor.

Perfil

Nombre: Óscar Roberto Rodríguez Cuéllar 

Nacimiento: Santa Cruz, 3 de mayo de 1974.

Familia: Óscar y Sonia (+) son sus padres; Pura, su abuela; su hija, Claudia (15) y sus 11 hermanos, Carlos, Marianela, Claudia, Paul, Ruty, Marioly, Reynaldo, Marvin, Sandra, Cinthya y Xabier.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia