Marcas

Pablo Escobar, líder y caudillo

Escobar y el Tigre son tal para cual. Anima con la palabra a sus compañeros

Pablo Escobar de The Strongest.

Pablo Escobar de The Strongest. Víctor Gutiérrez.

La Razón / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

01:52 / 30 de noviembre de 2012

Si hay un futbolista en Bolivia que destaca hoy por encima del promedio en calidad de jugadores que actúan en los doce equipos que conforman la Liga, ése es el capitán atigrado que ha superado las cien anotaciones en torneos oficiales y que con más de treinta años de edad es un ejemplo de regularidad y seriedad profesional que le permiten destacar sus cualidades como hombre de creación y goleador.

Los últimos referentes del fútbol boliviano que marcaron época por calidad y actuaciones internacionales son, según mi memoria y paladar futboleros, Luis Gatti Ribeiro y Joaquín Botero, éste último, autor de tres de los seis goles con los que Bolivia apabulló a Argentina en La Paz (eliminatorias para Sudáfrica 2010) en un partido que considero el mejor de todos los disputados por la Verde en toda su historia, por buen juego y resultado. Digo esto porque la potencia de una figura seguida por la gente, pasa por su contínua certificación de calidad en los campos, mejor si a partir de experiencias internacionales trascendentales como la aquí citada, lo que significa que un ídolo alcanza tal condición debido a la perseverancia, a la continuidad, pero sobre todo a la regularidad de sus actuaciones partido a partido.

A partir de la desaparición de esas dos grandes referencias bolivaristas —Ribeiro y Botero—, me ha costado, en los últimos tres años, encontrar nuevos valores con las cualidades para proyectarse como la nueva generación de futbolistas bolivianos, y en este marco aparecen Jhasmany Campos por sus actuaciones en Oriente Petrolero, Alejandro Chumacero por formación-evolución desde sus inicios en The Strongest y Wálter Flores que acaba de anunciar que ha decidido renunciar a próximas convocatorias a la selección nacional porque considera que hay que cederles el paso a los más jovenes. Por más que busco y rebusco no encuentro más futbolistas bolivianos que estén en el camino de consolidarse como figuras, ni siquiera aquellos que actúan en torneos más competitivos y de mayor calidad como Ronald Raldes (Argentina), Joselito Vaca y Diego Cabrera (Colombia).

Lo que sí tiene el fútbol boliviano es un protagonista nacido en Paraguay del que ya se puede decir que dejará marcada su huella en el club para el que juega y del que además se declara hincha. En efecto, Pablo Daniel Escobar es en la actualidad el más importante jugador del fútbol boliviano, un profesional fuera de cualquier sospecha en lo que concierne a orígenes, afectos y militancia, que cerró su ciclo como jugador de la selección boliviana convirtiéndole dos goles a la selección del país en el que nació e hizo sus primeras armas como deportista.

Si algo de paraguayo tiene Escobar es el temperamento, propio de la identidad futbolística de su país de origen,  que conecta perfectamente con las características históricas de The Strongest, club distinguido en primer lugar por la mística y el espíritu de combate, elementos, a los que si se le añade oficio futbolístico como el que posee su conductor y goleador histórico dentro la cancha, los resultados a alcanzar podrán ser los de la victoria y la supremacía.

Al equipo atigrado de hoy muchos lo consideran “escobardependiente” dada la gravitación de su nervio y calidad de jugador, porque Pablo además de ser un inclaudicable guerrero del juego es un creativo y anotador que marca la diferencia en momentos decisivos, tal como lo viene demostrando The Strongest sobre todo en estos últimos tres torneos ligueros, que gracias a la dirección técnica de Mauricio Soria primero y Eduardo Villegas ahora,  ha superado los tiempos rosqueros o camarilleros de casi una década , donde la noche y sus tentaciones eran más importantes que las obligaciones deportivas del trabajo semanal.

Pablo Escobar es un laburante del fútbol, porque en primer lugar es un trabajador al que a partir de una experiencia inteligentemente acumulada, le gusta ser el líder creíble y apreciado que necesitan sus compañeros más jóvenes y con un largo camino en el cual buscar cada vez mayores desafíos. Pero el hecho de ser un obrero cargado de sencillez y claridad mental no está reñido con esa calidad y eficacia que le permiten asistencias perfectas o definiciones con balones en movimiento o detenidos, con cualquiera de las dos piernas frente a las porterías rivales.  Pablo juega, hace jugar, se repliega para ayudar en la marca cuando es necesario,  anima con la palabra a sus compañeros, recrimina positivamente cuando se cometen errores, y esto es, en suma, para el poco riguroso profesionalismo boliviano, un conjunto de ventajas comparativas que por hoy no tienen competidor a la vista.

Escobar y The Strongest son tal para cual. Y es gracias a su carisma y madurez para no confundir los posibles éxitos que podrían llevarlo al frívolo envanecimiento, que el equipo atigrado está encaminado a lograr un tercer título consecutivo con un equipo cada vez mejor ensamblado que fue una maquinita perfecta frente a Aurora (7-2) el pasado domingo con Escobar, que a tres semanas de anotar el gol número cien para el Tigre, terminó convirtiendo media docena de goles e insinuando que este equipo, con un par de refuerzos de categoría en la línea de fondo y uno más para el puesto de volante múltiple, puede encarar torneos internacionales con muchas mejores posibilidades de buenos resultados que en su última incursión en Copa Libertadores.

Está por verse si Escobar decide retornar a la selección boliviana en los dos próximos meses. Me animo a pensar que si los atigrados consiguen el campeonato liguero, haciendo doblete perfecto para participar en Libertadores y Sudamericana, se abre la gran opción de que el caudillo estronguista, el futbolista boliviano más importante de este tiempo,  pueda estar presto a incursionar en el gigantesco reto de la siguiente fecha de eliminatorias mundialistas cuando Bolivia enfrente de visita a Colombia y reciba en La Paz a Argentina en marzo de 2013.

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia