Marcas

Perú viene a ganar

Perú, en los papeles y en los hechos,  tiene más recursos y variantes futbolísticas

La Razón / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

01:00 / 28 de septiembre de 2012

Dijimos hace un par de semanas que la predisposición psicológica para jugar como local o  visitante se ha igualado y por ello —además porque Bolivia hace como 15 años que ya no utiliza como aliada a la altitud de La Paz— a los próximos rivales que vendrán al Hernando Siles no se les pasa por la cabeza salir derrotados. Los peruanos no se irán contentos llevándose un empate porque saben que puntuar apremia, más si se está antepenúltimo en la tabla y en la parte superior la lucha se está dando centímetro a centímetro.

Después de diseccionar el inteligentísimo y pragmático planteamiento dibujado por Sergio Markarián para recibir a la selección argentina en Lima, queda nuevamente comprobado que la combinación de la calidad con la estratagema puede contener visos de éxito futbolístico con un Perú que cifró su accionar en la posesión de la pelota y en la recurrencia a la falta táctica, esto es que cuando la tenía era para hacerla circular gracias a la precisión técnica de valores como Farfán, Advíncula y Pizarro (estos dos últimos no vendrán a La Paz) y cuando quedaba en poder del visitante, si no podía recuperarla por las buenas había que cortar fluidez adversaria a la mala, para evitar el letal circuito Di María-Messi-Higuaín-Lavessi, y así ocurrió, efectivamente, en gran parte del desarrollo del juego.

Sin embargo, los resultados no necesariamente se consiguen con una pretendida infalibilidad táctica porque a la hora de la definición ya nada tienen que hacer los bríos del técnico charrúa o el bien planificado orden defensivo-ofensivo, sino, simplemente, la capacidad para concretar con eficacia la jugada final, cosa que no se pudo conseguir contra los punteros de las eliminatorias sudamericanas.

Perú va a llegar a La Paz con los ánimos con los que lo hiciera la selección paraguaya que se llevó un empate en las eliminatorias de 2001, bajo la dirección del mismo estratega uruguayo al que se le atribuye gran parte del mérito del reposicionamiento competitivo de la selección peruana, el pasado año en la Copa América disputada en Argentina. A la calidad de las figuras ya nombradas más Paolo Guerrero y Juan Manuel Vargas, Markarián le agregó un paciente y cada vez más perfeccionado planteamiento en el que como ya vimos se combina el cumplimiento a pie juntillas de la estrategia, con la maximización de las virtudes individuales de jugadores que actúan en las ligas alemana, italiana, portuguesa, brasileña y mexicana más los mejores valores que juegan habitualmente en su propio torneo, incluidos los del puntero Real Garcilazo, equipo de la altitud de Cuzco.

Perú, en los papeles y hasta ahora en los hechos, tiene más recursos y variantes futbolísticas que su anfitrión, del que todavía no puedo recordar de corrido los nombres de los jugadores convocados, peor si se llama a un guardameta como Arias que estuvo prácticamente parado durante el último medio año, y se deja afuera a Vaca que con rendimiento parejo venía haciendo merecimientos para estar en la lista, pero bueno, Xabier es Xabier y mejor no ingresar en ese terreno porque si de la lista de jugadores se trata, hay un equipo como Bolívar que tiene ocho y se encuentra en la mitad de la tabla del torneo doméstico con futbolistas que han sufrido por irregulares desempeños debido a lesiones.

Si Markarián viene a copar todos los espacios de la cancha, si va a meter presión lo más arriba posible, si apostará al oficio de sus hombres de punta cada vez que haga circular la pelota por las inmediaciones del área boliviana, ¿a qué jugará Bolivia? Para comenzar, no creo que cándidamente a pensar de que el árbitro del partido será una carmelita descalza incapaz de equivocarse y pitar erróneamente un penal como sucedió en Quito para terminar perdiendo contra Ecuador.

Hace tres fases eliminatorias (2002, 2006, 2010) que la altitud de La Paz no inspira miedo, sencillamente porque hasta 1996, como bien dijera Mauricio Baldivieso, joven jugador de Aurora, “en la época de mi papá el nivel era altísimo”. Y vistas las cosas hasta aquí, en los últimos 15 años el nivel es todo menos altísimo, así que me atrevo a pensar que los peruanos no se irán contentos llevándose un empate porque saben que puntuar apremia, más si se está antepenúltimo en la tabla y en la parte superior la lucha se está dando centímetro a centímetro con argentinos, colombianos, ecuatorianos, chilenos, uruguayos y venezolanos esmerados en ratificar sus capacidades para la alta competición con rendimientos físicos consistentes durante los 90 minutos de cada partido.

Y si Perú viene a ganar, Uruguay, presionado por haber pasado de segundo a cuarto en la tabla de posiciones, llegará a La Paz luego de visitar a Argentina y a lo mínimo que aspirará es a empatar, más si como es perfectamente posible pierde en Buenos Aires. Si bien es proverbial el temor histórico celeste a La Paz, se trata de un cuadro muy bien conformado en todas sus líneas, con jugadores de mayor relevancia individual que los peruanos, que hacen de las suyas en Italia, Inglaterra, Francia, España, Portugal y Brasil, autores protagónicos de un cuarto lugar en la última Copa del Mundo y del título sudamericano obtenido el pasado año.

Con este cuadro de situación los más grandes optimistas deben, en esta oportunidad, tener expectativas moderadas porque en términos individuales y de funcionamiento colectivo está claro en qué lado de la cancha, según las credenciales de cada uno, se encontrarán mayores virtudes y en qué otro obvias debilidades. En el trayecto de preparación lo que no nos faltará, más que seguro, es la metodología retórica de Azkargorta que habla adentro-afuera, autoconvencido de su fuerza motivada que ahora sí podremos verificar su correlato en el campo de juego, cuando no tenga nada que decir, por lo menos durante 90 minutos y el rival no sea Guyana, ni haya árbitro en el cuál escudarse para reconocer nuestra cruda realidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia