Marcas

Primero la democracia

El “grupo de los cinco” justifica su accionar indicando que mientras entre sus miembros tienen más de un proyecto para cambiar el fútbol, el “de los siete” no ha presentado ninguno y lo único que busca son cuotas de poder.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

03:34 / 02 de mayo de 2016

Que la dirigencia del fútbol esté dividida no es novedad: en la Liga, hoy por hoy, son siete por un lado y cinco por el otro. Aunque hablan de generar consenso, a la hora de la verdad no hay tal. Pensar diferente es normal. Uno no tiene por qué hacerlo igual que el otro. Menos obligar a alguien a pensar como uno. Pretender eso, en democracia, es terrible.

Lo que ocurrió el viernes en Santa Cruz es una pésima señal: cinco clubes (Bolívar, Oriente, Real, Sport Boys y Wilstermann)  —que son la minoría— decidieron boicotear la elección del nuevo presidente de la Liga y no se presentaron a la reunión del Consejo Superior, todo por no estar de acuerdo con los otros siete (The Strongest, Blooming, San José, Petrolero, Nacional, Ciclón y Universitario) —que son mayoría—.

El “grupo de los cinco” justifica su accionar indicando que mientras entre sus miembros tienen más de un proyecto para cambiar el fútbol, el “de los siete” no ha presentado ninguno y lo único que busca son cuotas de poder.

Puede ser y si es así está mal. Pero lo que ahora tienen que preguntarse “los cinco” es cómo teniendo las herramientas no son capaces de convencer al resto para llevarlo a navegar por sus mismas aguas. Si no pueden hacerlo es porque sus propuestas no deben ser muy convincentes.

“Los siete” tienen la obligación ante la gente de demostrar que lo que se dice de ellos no es así. Si solo quieren cuotas de poder le están haciendo un gran daño al fútbol, pero si su unidad tiene otro fondo que va en beneficio del deporte que representan, lo correcto es que lo demuestren.

Donde hay que ser claros es en una cosa: esto es fútbol. Gana el que hace más goles, en cancha nunca se ha visto que el que convierta menos sea el vencedor. En democracia es igual: gana la mayoría, el que tiene más votos. Los tiempos en que el segundo o el tercero era elegido presidente se terminaron, ahora es sí o sí el primero.

Si no sabemos respetar el mandato de la mayoría o no utilizamos de buena manera y con nobleza elementos para hacerle cambiar de opinión, y en vez de ello apelamos a las triquiñuelas propias del funesto pasado, estamos arruinados.

Ramiro Siles / Editor de Marcas Plus

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia