Marcas

Raúl Castro: ‘Llegar al Tigre es lo mejor que me ha pasado’

Desde su debut a nivel profesional con la camiseta de The Strongest ante Blooming —el 25 de agosto en La Paz, cuando los atigrados golearon por 5-0— el volante Raúl Castro no dejó de ser titular en el equipo gualdinegro, excepto en un clásico, en el que ingresó en el segundo tiempo. Fue una de las piezas claves y decisivas para la campaña atigrada.

El volante paceño Raúl Castro celebra su primer campeonato con el trofeo en mano y rodeado de la hinchada stronguista. Foto: Ángel Illanes

El volante paceño Raúl Castro celebra su primer campeonato con el trofeo en mano y rodeado de la hinchada stronguista. Foto: Ángel Illanes

La Razón (Edición Impresa) / R. Sempértegui/J. Asturizaga / La Paz

00:00 / 23 de diciembre de 2013

Desde su debut a nivel profesional con la camiseta de The Strongest ante Blooming —el 25 de agosto en La Paz, cuando los atigrados golearon por 5-0— el volante Raúl Castro no dejó de ser titular en el equipo gualdinegro, excepto en un clásico, en el que ingresó en el segundo tiempo. Fue una de las piezas claves y decisivas para la campaña atigrada.

“Lo mejor de este 2013 fue llegar al Tigre, porque eso me cambió la vida en muchos aspectos, aprendí más cosas no sólo en lo futbolístico, sino en lo humano. Y además me hizo pensar en otras cosas grandes, como la de ojalá tener la oportunidad de salir al exterior. Creo que puede ser si el equipo y yo hacemos una buena Copa Libertadores, que es donde a uno lo van a mirar”, dice el mediocampista paceño.

Sin pelos en la lengua sostiene que con la camiseta aurinegra alcanzó a hacer realidad muchos sueños y objetivos que tenía desde niño, pero además —junto con el bolivarista Jaime Arrascaita— son el ejemplo de que el fútbol de La Paz tiene talento escondido y que cuando se le da la oportunidad responde.

“Me siento muy contento por ser parte de un equipo profesional, qué mejor un club grande como el Tigre y con el grupo que tiene, porque la verdad es que me recibieron bien. Fui aceptado desde el inicio y eso me ayudó para que pudiera salir adelante. Mis compañeros todos son buenas personas, dentro y fuera siempre me apoyan, en la buena o en la mala”.

Hizo tres goles importantes, como cuando le anotó a Aurora, a Blooming y después a Guabirá.

Cuenta que la fortaleza del grupo permitió que el equipo se levantara y luchara por lograr mejores resultados.

Le tocó vivir muchos partidos en los que aparentemente el equipo estaba derrotado, pero finalmente supo reaccionar y salir victorioso, situación que no siempre se da en un plantel.

“En lo humano aprendí que para triunfar se tiene que pensar en grupo. Pablo (Escobar, el capitán) dice que no importa si se tiene al mejor jugador, defensor o arquero, sino importa tener al mejor grupo que sabe lo que quiere y que para ello entrega todo, porque no gana uno solo, sino todo el equipo y con él gana la hinchada a la que nos debemos y la que nos apoya en las buenas o en las malas. Siempre está ahí, al lado de todos”.

Castro considera que este semestre en el Tigre ha dado el primer gran paso en su carrera. A sus 24 años es consciente de que ya no es juvenil, sí un joven futbolista que sueña con tener alguna oportunidad en la selección e irse al exterior. “Al año tenemos Copa Libertadores y mi pensamiento está en hacer una gran preparación. Haré un trabajo de fisioterapia para fortalecer mi musculatura para llegar bastante más fuerte, porque me dijeron que en algunos momentos soy muy frágil y eso tengo que mejorar”.

Estuve un mes a prueba, firmó el martes y debutó el domingo

Raúl Castro tuvo un ascenso meteórico en el Tigre. Parte de julio estuvo a prueba, llegó al primer plantel, en esa primera semana de entrenamiento formó parte del equipo, firmó su contrato el martes, el viernes fue habilitado ante la Liga, el sábado se concentró con el grupo en Achumani y el domingo debutó luciendo la camiseta stronguista en el estadio Hernando Siles.

“Yo la verdad ni pensaba en debutar así tan rápido, porque a veces a otros jugadores les cuesta adaptarse, pero no pienso en ello, sólo en jugar y demostrar lo que sé. Juego en mi puesto, me siento seguro y por eso creo que me va bien”.

Se lleva bien con Gabriel Ríos —quien fue su compañero en la “U” donde no llegó a jugar en Primera— y también con Jair Torrico y Gastón Mealla, quienes son más cercanos a él.

Además, les tiene un gran respeto y afirma que son como sus hermanos Pablo Escobar, Marcos Barrera, Daniel Vaca y Marcos Paz. “Ellos son bastante serios y se acercan a nosotros siempre para darnos consejos positivos”, aseguró.

No quiere olvidarse de su padre, quien fue el ideólogo y artífice para que se formara como futbolista, y gracias a ello ahora tiene la gran chance de mostrar lo suyo en un club grande como el atigrado.

Por el momento dejó los estudios precisamente por dedicarse de lleno al fútbol y busca abrirse más campo y no parar quemando etapas hasta ser un grande.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia