Marcas

Seleccionador

La pregunta es qué hace un seleccionador nacional mientras no está dirigiendo en la cancha ni está concentrado con su equipo. Poco se sabe qué hacían quienes estuvieron en el cargo y qué hace hoy en día Xabier Azkargorta.

La Razón / Editorial

02:06 / 22 de julio de 2013

En la época de Héctor Veira como seleccionador boliviano la principal crítica que se le hacía al argentino era que tomara como una placentera vacación —pagada con los miles de dólares que recibía como salario— el tiempo que pasaba cuando el plantel no trabajaba.

La pregunta es qué hace un seleccionador nacional mientras no está dirigiendo en la cancha ni está concentrado con su equipo. Poco se sabe qué hacían quienes estuvieron en el cargo y qué hace hoy en día Xabier Azkargorta.

El vasco —según cuenta gente de su entorno— no falla nunca a su fuente de trabajo si se toma en cuenta que asiste a diario a una oficina que la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) montó para él en Santa Cruz.

Un seleccionador —dicen quienes conocen de ese trabajo— tiene entre sus principales tareas la de conocer a los futbolistas seleccionables. Ver partidos por televisión y en directo, junto con el conocimiento de la realidad que viven los jugadores en sus actuales clubes, son las funciones a las que debería dedicarle más horas.

Lo que suceda en el terreno de juego después será consecuencia de lo anterior.

Pero conocer futbolistas a la distancia debe ser una tarea no muy fácil de realizar y quizá no muy efectiva. Azkargorta no suele darse “una vuelta” por los clubes para tener un contacto directo. Cómo lo hace es una pregunta a realizarle alguna vez.

De lo que sí uno puede estar seguro es que el español ve y mucho partidos de fútbol por televisión, pero el gran problema parece ser su reacia postura a viajar de vez en cuando a presenciar esos encuentros “en vivo”.

Tal vez sea habitual verlo en los escenarios de Santa Cruz —la ciudad donde reside—, lo que sin embargo no pasa con el resto del país. Sin ir lejos, ¿en cuántos de los cotejos jugados en Cochabamba y La Paz —clásicos la mayoría de ellos— por la Copa Cine Center estuvo Azkargorta?

La respuesta es “en ninguno”, alejada de la pretensión de un fútbol como el nuestro de progresar en distintos frentes empezando por detalles mínimos como pareciera éste.

Un seleccionador nacional del fútbol boliviano tendría que alejarse un poco más de su oficina y pisar las canchas, ver entrenamientos y estar más cerca de los futbolistas, hablar con ellos y sus entrenadores, asistir a encuentros en uno y otro lado con mayor frecuencia, y tener vivencias distintas a las que ofrece la televisión.

¿Qué hace falta? Quizás recursos, tal vez parezca suficiente tener asistentes distribuidos por el país, pero no habrá nada mejor que una labor propia y eso es cuestión de uno.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia