Marcas

Siempre grande

Wálter Nosiglia es el ídolo del momento y ha entrado para siempre en la historia grande del deporte boliviano.

La Razón (Edición Impresa)

03:00 / 19 de enero de 2015

Wálter Nosiglia es el ídolo del momento y ha entrado para siempre en la historia grande del deporte boliviano. Su gran actuación en el Dakar 2015 lo ha convertido quizás en el más famoso y querido deportista hoy por hoy en el país. Los diarios han llenado portadas con su hazaña en la carrera más extrema del mundo, donde terminó tercero en la categoría cuadriciclos, el sitial más alto de un piloto nacional en la historia de esa prueba; pero sobre todo lo gente se ha expresado de mil maneras reconociéndole sus virtudes y sus logros.

El año pasado, si bien no pudo terminar la carrera, ya conquistó el corazón de una parte de los bolivianos, más que por su actuación en la competición como tal, por su espíritu combativo, además por su solidaridad: basta recordar que ayudó a un piloto argentino a volver a la prueba, virtualmente lo salvó, y no le importó nada que eso le significara perder algo de terreno.

En este Dakar, Nosiglia además corrió a pesar de tener dos costillas fracturadas. Fácil no debe ser. Y no lo hizo por cumplir, sino por hacer una gran representación y llevar a todas partes el orgullo de ser boliviano. Hasta conseguirlo.

Los buenos deportistas son como él: exigentes consigo mismos, con capacidad de superación. Para ellos no hay cosas que rayen lo regular, les gusta hacerlas bien y mejorarlas siempre.

Ponen sacrificio y constancia, jamás se rinden y son muy comprometidos con lo que hacen. Además son luchadores y siempre solidarios.Todas esas cualidades no surgen de la noche a la mañana, son un proceso de un largo aprendizaje y de años de entrenamiento y dedicación.Wálter fue siempre así. Aprendió de joven a ser 100% deportista a carta cabal, comenzó a ser campeón y jamás se conformó con ello, por eso lleva el rótulo de multicampeón boliviano de motocross, la disciplina que más le apasiona.

Y aunque pasaron los años, no ha dejado nunca de correr; en cambio, ha sabido transmitir a los suyos, a sus hijos, esas capacidades que hacen que ahora también ellos sean buenos deportistas.

La historia de Wálter es grande en el deporte. Comenzó hace mucho. Hoy —felizmente— sigue siendo un grande, como antes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia