Marcas

Triunfó el coraje boliviano

Hubo algunos buenos momentos de fútbol, pero sobre todo primó el espíritu y la fe

Decisivo. Ausberto García grita a todo pulmón el gol, uno de los mejores del campeonato, ante Perú.

Decisivo. Ausberto García grita a todo pulmón el gol, uno de los mejores del campeonato, ante Perú.

La Razón / Tomado de Última Hora

00:00 / 30 de marzo de 2013

El equipo boliviano entró a la cancha a ganar, munido de esa arma poderosa en el deporte que se llama “amor propio”. Para que lo sepan los colegas del continente, presentes en la justa sudamericana, aquí no hacemos fútbol de academia, ni fabricamos sistemas, simplemente jugamos para ganar. Y bajo este lema, ganaremos tal vez el Campeonato Sudamericano de 1963.

Frente al capacitado conjunto peruano, es posible que nuestro representativo nacional hubiera experimentado algunas fallas técnicas de diversa índole como aquella de pretender jugar (así se jugó en el primer tiempo) al estilo paraguayo, con tres hombres en la ofensiva que en este caso  no atinaban a coordinar planes por la desacostumbrada manera de actuar bajo esos moldes futbolísticos. Por su lado, los tres atacantes, Castillo, Alcócer y Aramayo, no pudieron adaptarse entonces al juego combinado de los pases largos y consiguientemente todo intento de incursión hacia el área de peligro rival resultó infructuoso. Sin embargo, bajo este sistema, la defensa se armó debidamente con el apoyo decidido de García y Ugarte, nada impidió entonces la neutralización del fogoso ataque peruano.

Jugando así, la misión encomendada del equipo nacional fue cumplida exitosamente al término de los 45 minutos iniciales que acabaron en un empate a un gol.

Primero derrotó a Rubiños, un disparo sorpresivo de Wilfredo Camacho que sucedió a un tiro libre de Max Ramírez y luego le correspondió empatar a Gallardo en gran forma a toda la defensa boliviana.

Segundo periodo. La táctica boliviana experimentó un cambio radical en el segundo periodo, proponiendo con más empeño hacia la ofensiva. Ausberto García y Víctor Agustín Ugarte jugaron ahora más adelantados para crear una situación de evidente riesgo a la defensa del Perú. Se imprimió confianza a la extrema defensa y todo hacía suponer que Bolivia ganaría el partido. Nuestro seleccionado con todos los medios a su alcance, tonificado con el vigor juvenil de Ramiro Blacutt que entró en reemplazo de Abdul Aramayo, se volcó íntegramente hacia la conquista del triunfo. Pero, tras el gol de Máximo Alcócer por falla de Rubiños que soltó el balón al tratar de embolsarla, volvimos a la situación del primer tempo con la conquista de León que batió a Arturo López después de un tiro libre, consecuencia de una falta mal cobrada por el árbitro brasileño Etzel Filho.

Los vencidos. En el equipo peruano hay que reconocer muchas cualidades, entre otras, la prestancia de su juego depurado (exento de la intención) y apropiado para brindar un espectáculo lúcido y brillante para el espectador. Los caballerosos deportistas del Rimac saben aplicar casi a la perfección el discutido sistema futbolístico 4-2-4. Es cierto que su delantera adolece de planteamientos precisos y prácticos, pero en líneas generales se trata de uno de los conjuntos más capaces que participan en esta competencia.

Para terminar, diremos que nuestros vecinos del Pacífico dieron ayer una lección de caballerosidad deportiva reconociendo la victoria nacional a través de un cordial abrazo en el centro del campo.

Los Datos

Golazo

Para muchos fue el mejor gol del torneo. Fue un remate de García que se coló al ángulo superior izquierdo del arco defendido por Rubiños.El golero peruano planeó de manera espectacular sin mayor fortuna. Fue el tanto que le dio la victoria a Bolivia.

Favorito

El equipo peruano llegó al campeonato como uno de los candidatos a obtener el título. Fue un duro rival para Bolivia, que iba empatando a dos, hasta que llegó el tanto de García.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia