Marcas

Tucho vuelve después de cuatro años

El cruceño aceptó dirigir a Aurora, al que busca cambiarle la cara y volverlo un equipo competitivo en la Liga. El estratega ya dirigió a Oriente, Blooming, Bolívar, Guabirá y Real Mamoré.

Víctor Hugo Antelo dirige   la práctica del Equipo del Pueblo en la cancha del complejo aurorista, en la laguna Alalay. Foto: Fernando Cartagena

Víctor Hugo Antelo dirige la práctica del Equipo del Pueblo en la cancha del complejo aurorista, en la laguna Alalay. Foto: Fernando Cartagena

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

02:16 / 25 de marzo de 2013

Víctor Hugo Antelo inició su carrera de entrenador liguero en 2001, al frente de Oriente Petrolero, y en esa entidad trabajó en varias temporadas, pero también se le confiaron los equipos de Blooming 2004/2005, Bolívar 2007, Guabirá 2008 y, finalmente, durante un corto periodo de cuatro cotejos, Real Mamoré en 2009.

Con más de 150 partidos como técnico, Aurora lo llamó y Antelo decidió volver a la actividad. Hace unos días comenzó a trabajar y el próximo fin de semana, cuando se reanude el torneo Clausura, hará su debut al mando del conjunto celeste valluno, que recibirá el sábado a    La Paz Fútbol Club.

Su misión es cambiarle la cara al equipo. Volverlo competitivo y si ya no es posible en este certamen, en el próximo llevarlo a pelear por los primeros lugares.

“Hemos hablado con los jugadores y les hemos pedido que se comprometan más con el club,  les hemos hecho entender que ellos pierden prestigio en la situación en la que está el plantel, porque varios son jugadores de selección y podrían estar mejor. Estar en la actual ubicación (antepenúltimo con siete puntos después de diez partidos jugados) es vergonzoso. Porque al margen de prestigio, también pierden dinero, no se valorizan en la parte salarial y complican su situación futura. He percibido en estos días de trabajo que hay un cambio de actitud, hay más entrega, mayor entusiasmo y, por ende, mayor confianza en lo que están haciendo”.

Considera que tiene buenos jugadores. El nivel de cada uno —dice Antelo— se irá recuperando de a poco. También hay que trabajar en la parte mental, ya que el grupo está bajoneado por los resultados y es un detalle que en el fútbol hay que tomar muy en cuenta.

“Debemos trabajar en todos los aspectos, desde el mental, físico y futbolístico, todo al máximo. Como club tenemos infraestructura de la que no podemos quejarnos, al contrario, es un campo de entrenamiento hermoso. Ahora, también los jugadores están al día en sus salarios, entonces se debe buscar sumar puntos y para ello es imperioso empezar a ganar partidos”.

¿Qué tipo de fútbol practicará su equipo?, se le preguntó al antiguo goleador. Y respondió:

“Yo quiero un plantel con un juego ofensivo y para ser ofensivo hay que atacar, hay que arriesgar, pero también se debe tener equilibrio en todas las líneas. Aurora, en la situación en la que está, debe arriesgar un poco más y ello implica tener un juego abierto, frontal, siempre buscando el arco adversario”.

Tucho tiene bajo la manga dos planes. Uno para la actividad inmediata, el otro para lo que viene. En el actual terreno Aurora ha perdido muchos puntos y será difícil que los recupere. Por eso, también hay que pensar en el próximo certamen y eso va a implicar que se compenetre mucho en armar la plantilla.

“En los 11 partidos que faltan para la conclusión del torneo vamos a buscar la mayor cantidad de unidades tratando de terminar por lo menos en sexto lugar, porque aspirar a pelear el título o cosa parecida es dificilísimo, ya que Bolívar nos lleva una gran ventaja, así que la prioridad es salir de la incómoda posición en la que nos encontramos y en el siguiente torneo reformar el plantel para buscar pelear arriba, partiendo con el resto en igualdad de condiciones”.

Antelo, que volverá a dirigir después de cuatro años, considera que el fútbol boliviano tiene un buen nivel competitivo, “pero sobre todo es muy complicado por la topografía que tenemos, porque a veces tienes que jugar con 40 grados de calor y a los tres días tienes que ir a temperaturas bajo cero, lo que implica que uno solicite a sus jugadores en el llano desplazamientos rápidos y arriba se juegue lento, cuidando energías”.

Está convencido de que la situación de Aurora será mejor. Está trabajando como para que en la segunda rueda “ya no haya tanta pérdida, que avancemos en la tabla” y así “salir adelante”.

Lo motiva el hecho de dirigir a diario a un grupo “cuya respuesta es buena, con ganas, con entrega, y ello nos da confianza para revertir este momento”.

‘En el país se relega a la gente boliviana’

Víctor Hugo Antelo extrañaba dirigir. Estaba “disfrutando con la familia” hasta que recibió un llamado de la dirigencia de Aurora, analizó la situación y aceptó la propuesta.

“Siempre estuve actualizándome, viendo fútbol, sin descuidarme en ese sentido. Y al hablar con el presidente de Aurora y conocer el proyecto que tiene decidí volver firmando hasta diciembre”.

Tuvo antes alguna que otra oferta, que no pasaron de eso. En todo caso, estuvo relegado por alguna razón que no entiende, porque condiciones como entrenador cree que las tiene.

“Esto pasa en nuestro país, se relega a la gente boliviana, se contrata a veces técnicos extranjeros sin ningún antecedente, algunos vienen a aprender a dirigir acá, donde hay técnicos que están sin trabajo teniendo una gran capacidad y trayectoria, como los casos del profesor Luis Orozco que ganó con Bolívar muchos títulos, Vladimir Soria que jugó una final del torneo de la Copa Sudamericana y fue subcampeón, y ahora está como asistente técnico en la selección, o Félix Berdeja, además de otros colegas”.

Desde su punto de vista “los dirigentes siempre tienen que mirar al exterior. ¿Acaso no ven las estadísticas que en 35 años de fútbol profesional los títulos ganados por diferentes equipos corresponden en un 70% a entrenadores nacionales”, preguntó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia