Marcas

‘Voy por la revancha’. Luis Barbery

El piloto cruceño asegura que hizo todo lo necesario para no descuidar ningún detalle. En la cita del 2012 no pudo terminar la competencia y su objetivo es alcanzar la meta.

Luis Barbery.

Luis Barbery. Foto: Fox Sports.

La Razón / Óscar Dorado / La Paz

02:24 / 04 de enero de 2013

El piloto boliviano Luis Barbery está listo para competir en el Dakar 2013. Cambió de tripulación pero no de máquina. Asume el valor de la experiencia adquirida el año pasado y su objetivo es llegar a Santiago de Chile el 20 de enero en el mejor puesto posible. Barbery levantó las copas de champán junto a los suyos en Lima. En la capital peruana esperó el nuevo año. Y también el nuevo Dakar.

— ¿Cómo asume su participación en esta versión del Dakar?

— La idea es constituirnos en el primer equipo boliviano, si de coches se trata, en terminar la prueba. Luego, hacerlo en la mejor ubicación posible. No es un propósito menor, sobre todo si se tiene en cuenta la tremenda exigencia que implica.

— ¿Ud. considera que superar la meta en Santiago de Chile será sinónimo de victoria?

— Por supuesto. Si lo sabremos nosotros, que en 2012 nos quedamos a medio camino. Con el ojo en tinta, sabor a poco y grandes deseos de revancha, la que ahora quiero tomarme.

— ¿Cómo vive las horas previas a la partida?

— Es una combinación de emociones y ansiedad. También de tranquilidad, porque se hizo todo lo necesario para no descuidar ningún detalle.

— ¿Cuánto sirve todo lo que se obtuvo como experiencia en la competencia de 2012?

— Muchísimo. Ahora llegaremos de otra manera a la largada. En la ocasión anterior todo fue novedad, experimentamos sensaciones inéditas en diferentes aspectos. Lo principal es que en parte conocemos las características de la ruta y, fundamentalmente, aquilatamos lo duro que es. Estamos preparados para afrontar las dificultades porque se tomaron recaudos para mejorar la participación, entre ellos el de una cobertura idónea y profesional al factor electrónico, auténtico talón de Aquiles el año anterior.

— ¿Por qué serán otros los navegantes que lo acompañarán?

— Lourival Roldán (brasileño) es muy experimentado en la modalidad de cross country. Tiene siete intervenciones en distintas versiones del Dakar, desde cuando se llevaba a cabo en territorio africano. Hernán Daza (boliviano) también conoce bastante de rally y lo importante es que conformemos un verdadero equipo, tendente a lograr los resultados que nos trazamos.

— De la pasada gestión, ¿qué conocimiento puede destacar?

— El mayor conocimiento del desierto. Por eso, hace unas cuantas semanas, fuimos a una competencia en Chile (Baja Atacama), recorrimos casi 1.000 kilómetros a través de dunas y eso, estoy seguro, contribuirá a que el manejo de la máquina sea óptimo esta vez. Ocurre que este tipo de topografía no existe como tal en el país. Aparte, la estructura humana y técnica de Luis Barbery Racing se enfocó nuevamente en la dinámica competitiva, factor más que importante.

— ¿Qué es, a su juicio, lo más complicado en el Dakar?

— Es el esfuerzo físico que representa. Son muchas horas a bordo del vehículo y en medio de un trayecto dificilísimo, escogido a propósito para sumar escollos. Sin embargo, supone la esencia del Dakar y para todos es igual. El resto no es más que disfrutar. Para mí representa placer y orgullo representar al país, al lado de renombrados y prestigiosos pilotos. Además el puesto en el que saldremos es muy trascendente, porque mientras más lejos se esté de los camiones, que levantan una polvareda impresionante, las posibilidades de dar batalla también crecen de una mejor participación en la ruta.

— ¿Cómo encaró la preparación de su máquina?

— Tuvimos que desmontarlo totalmente. Le hicimos una revisión que cobró un carácter exhaustivo. Pieza por pieza. Y a la mínima presunción de desgaste optamos por la renovación. Aparte, nuestro equipo trasladó varios otros motorizados, entre los que se cuenta una cómoda casa rodante, que incluye dormitorio, ducha con agua caliente, un ambiente para preparar alimentación y recibirla, además de una sala de estar, todo con aire acondicionado.

— Y a propósito, ¿qué lección puede contarnos sobre su anterior experiencia?

— Cuando en el desierto llega la noche, uno debe acomodarse y descansar, así de simple y así de fácil. Simplemente descansar y no más. No se puede hacer nada más. Suele decirse que en horario nocturno todos los burros son pardos y es cierto. Pretender avanzar porque ya no está el sol abrazador, así exista luna llena, es absurdo. Simplemente hay que esperar la luz del día para continuar y así nos evitamos de cometer errores.

— ¿Qué significado tendrá para Ud. cruzar la meta?

— Se me pone la piel de gallina de sólo pensarlo. Sueño con llegar haciendo ondear la bandera boliviana. Eso significará haber cumplido con toda la gente que nos apoya; hablo de los patrocinadores, de todo el conglomerado humano que contribuye a la participación, y de quienes tienen a bien extender una valiosa palabra de aliento a lo largo del trazado. El lema Luis Barbery Racing es “La pasión nos impulsa. El objetivo nos motiva”. En síntesis eso explica la esencia de esta aventura, que con seguridad es la más exigente, intrincada y laboriosa que el deporte mundial haya concebido.

Los datos

- Luis Barbery Paz es ingeniero industrial. Presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz. Es ejecutivo de la Corporación Unagro. Su familia la componen Carmen, esposa; Ferdy, Jessica, Susana, Roberto, Andrés y Natalia, hijos.

- Para el Dakar contará con la asistencia del Team Lardeau Compétition, organización gala que comanda Patrick Lardeau, director técnico de Toyota Francia Competición por más de 25 años. Al margen es apoyado por bolivianos en diferentes tareas.

- El Toyota Land Cruiser VDJ 200 es el mismo coche con el que tomó parte en la edición 2012 del Dakar. El pintado, en todo caso, es diferente. Correrá en la categoría T2. Su vehículo tendrá el número 424, saldrá 23 lugares antes que lo acontecido en 2012.

El mánager y las claves del desafío

Paul Handal, un apasionado por los fierros, es el mánager general de Luis Barbery Racing, quien volverá a darse el gusto de estar en un Dakar. El expiloto desde ya anticipa sus emociones y criterio al respecto. “Si bien el coche es el mismo, la inversión económica no deja de ser importante. Y el esfuerzo de Luis y de los patrocinadores hace realidad que volvamos a la competición. Por eso quiero agradecer a Unagro, Cervecería Real, Banco Ganadero, Toyosa, Marucho, Petrobras y a Burn”, destacó el entrenador.

Handal, quien reside en Santa Cruz desde hace bastante tiempo, no se alejó de su pasión automovilística que nació en La Paz y por el contrario, siguió ligado al mundo del automovilismo.

“Desde que el año pasado llegamos al hotel en Copiapó (Chile), antes de emprender el regreso al país, comenzamos a pensar en la edición 2013. Durante el recorrido, cansado, quieres que termine para volver a casa, pero cuando llega la hora del final, y tras una jornada de descanso, el deseo de más Dakar es inevitable. Esto lleva meses y para eso es imprescindible que al interior del grupo haya química y cariño hacia el proyecto en sí”, exhortó.

Destacó que son diversas las claves que se debe tomar en cuenta para cumplir con el recorrido. “Cuidar el auto, buena comunicación entre el piloto y los navegantes, y un trabajo del equipo”, aseveró.

Barbery Racing

Equipo Luis Barbery Racing

- Luis F. Barbery Paz: piloto

- Lourival Roldán: navegante

- Hernán Daza: navegante

- Paul Handal: mánager

- Luis Fernando Justiniano: jefe de equipo

- Roberto Barbery: responsable de logística

- Remberto Roca: mecánico

- Manuel Julio: mecánico

- Miguel Chuquimia: mecánico

- Raúl Toro: encargado de electrónica

- Ariel Díaz: chapista

- Eduardo Soliz: chapista

- Carlos Romero: chofer

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia