Marcas

El alma del Dakar

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 12 de enero de 2015

Sin público no hay éxito en el deporte, eso pasa en todas partes y en todas las disciplinas. No es lo mismo un partido de fútbol con estadio repleto de hinchas que uno con escenario vacío, juegue quien juegue. Pasa en todo: en el básquetbol, en el voleibol, en el tenis…

La gente es el alma del deporte y eso lo volvió a demostrar el aficionado boliviano en este Dakar 2015, que estuvo repleto de “túneles humanos” por donde pasó la carrera, desde que entró por Pisiga. Ni qué decir cuando primero el sábado y luego ayer, los pilotos, ya sea manejando sus coches o conduciendo sus motos y cuadriciclos, llegaron a territorio nacional.

Por segunda vez consecutiva el Dakar fue un éxito en Bolivia. Ello se debe, efectivamente, al esfuerzo de las autoridades por traerlo de nuevo, porque semejante evento no es poca cosa. Sin la decisión política, en primer lugar, y sin dedicarle tiempo y recursos no sería posible.

No es menor, por supuesto, el aporte de los deportistas. No está errado quien dice que ellos son la parte fundamental del deporte, y tiene razón. Más en estos casos en que los corredores lo arriesgan todo, hasta la vida misma. Lo que les queda como recompensa es la satisfacción no tanto de ganar ni subir al podio, sino de cruzar la meta después de tanto sacrificio.

Pero definitivamente el alma es el pueblo, es el que puede hacer o deshacer, es el que con su apoyo puede subir a alguien a un pedestal o con su desaprobación, bajarlo y hundirlo.

El presidente Morales no se equivocó cuando hace algunos días declaró que esta segunda edición del Dakar se la ganó la gente por lo que hizo el año pasado, por la bienvenida que dio a los pilotos, por el cariño que les mostró y les hizo sentir.

Si es por eso, deberíamos tener Dakar por siempre. Bolivia —su gente— hizo lo mismo ahora, incluso quizás más. Se volcó con todo, con mucha pasión, a la carrera y la puso ahí arriba, donde es difícil llegar. Que los pilotos hayan dicho que vivieron aquí la mejor etapa de todas lo comprueba y es un halago, como también es un orgullo.

Después de tres días, el Dakar se va hoy de Bolivia y habrá que esperar un tiempo para saber si vuelve. Lo que debe dejarnos tranquilos a los bolivianos es que, de nuestra parte, todos cumplimos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia