Marcas

Más que una buena señal

La Razón (Edición Impresa) / Óscar Dorado Vega

09:04 / 15 de octubre de 2014

Comenzó a notarse la mano de Mauricio Soria: primera conclusión. El equipo sumó entrenamientos y ganó en actitud. No solo eso. Tuvo fútbol productivo. Enfrentó a un rival mundialista sin temores. Ordenadamente en el centro de la cancha, pero sin renunciar —con base en salida rápida— al contragolpe. No es fácil incomodar a Chile (que de local conservó anoche, a duras penas, gracias a un penal discutible, un invicto de dos años) que no le encontró la vuelta al partido.

Bolivia se distribuyó pulcra y adecuadamente a lo ancho, le copó espacios a un adversario que los precisa para jugar como sabe y en este aspecto la lectura del entrenador fue bien interpretada por sus dirigidos. Ejemplo claro: en el rubro de presionar.

Y a la hora de recopilar atributos cabe aludir, además de la conducta, una saludable dosis de osadía en pro de dañar. Fue como hacer borrón y cuenta nueva para iniciar de veras —y ojalá sea así— una nueva etapa.

Saucedo ratificó su capacidad de definición. Lizio volvió a demostrar que se tomó muy en serio su llamado al plantel. Azogue resaltó como peón de ida y vuelta. Hurtado y Morales no desentonaron para nada. Quiñónez estuvo flojo en el primer gol (rebote hacia adelante) pero después se rehabilitó ampliamente con varias atajadas de mérito. Raldes desparramó liderazgo. Y, en general, el cuadro en sí respondió de un modo si se quiere sorprendente, más aún con el antecedente fresco de lo acontecido en Brasil.

En este sentido, cuando el visitante sufrió la lógica y sostenida arremetida del oponente respondió a fuerza de eficacia, multiplicando esfuerzos y despliegue, no extraviando la línea. En otras palabras: erguido, a la altura de la ocasión. No se amilanó. Y abrió, automáticamente, el abanico de la ilusión a propósito de esperar días mejores.

Puede ser la experiencia de Coquimbo un punto de partida. Quedó de manifiesto que Bolivia no jugó exclusivamente para defenderse, como tantas veces. Controló a Chile —lo maniató— y supo batir dos veces a Herrera, explotando errores, lo que, claro, no deja de ser una virtud. En definitiva, una actuación de matices saludables, esperanzadores.

(*) El autor es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia