Marcas

¿Y si tu compañero es gay?

En el fútbol boliviano aseguran que no vieron caso alguno de un jugador homosexual

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

03:23 / 25 de enero de 2013

Hay jugadores homosexuales en el fútbol boliviano? La pregunta, hecha sin anestesia, impactó en más de uno por el tema planteado antes de responderla. Todos los entrevistados dijeron que no conocen a nadie gay en sus equipos ni en los otros.

Casi unánime es también la posición de respeto y aceptación hacia una persona gay. La mayoría abrumadora sostiene que no se haría problema si un compañero de equipo tuviera esa tendencia sexual, siempre y cuando de ambas partes haya respeto.

La primera conclusión es que la homosexualidad en el deporte, en particular en el fútbol, sigue siendo un tabú. La gente prefiere no referirse al asunto ni tratarlo por algún tipo de prejuicio social que tiene.

Hace un par de años, dos investigadores de la Universidad de Staffordshire llegaron a una conclusión: del medio millón de futbolistas profesionales en activo en todo el mundo, ninguno declaró jamás ser gay. Pero tras haber entrevistado a 3.000 personas, entre jugadores, entrenadores, árbitros y aficionados, descubrieron que más de la cuarta parte conocía personalmente por lo menos a un jugador gay. Sin embargo, ninguno lo revelaba públicamente.

En Bolivia, los pocos entrevistados por Señor Fútbol de La Razón tienen claro el tema y son conscientes del respeto que merecen las personas homosexuales, a quienes les dan un lugar en la actividad futbolística como la merece tener cualquier otra sin una tendencia diferente a su nacimiento.

Según el capitán de The Strongest, Pablo Escobar, “por la cultura nuestra, la de los latinos, es un tema del que no se quiere hablar mucho, porque uno puede parecer que se involucra y esa mentalidad es conservadora. Pero vemos que el mundo va cambiando, en algunos lugares son abiertos a hablar de todo y en otros como que no cae bien. Sin embargo, creo que a uno solo toca nomás respetar esa condición”.

El tema incomoda más en el fútbol porque “éste se muestra muy machista en algunos aspectos”, y pone un ejemplo: “Imagínese que alguien salga al frente y exprese esa su condición sexual. Las hinchadas reaccionarían mal, unos a otros se atacarían y quizás se condenaría a los sectores. Es que para alguna gente no es fácil aceptar el tema”.

Desde su punto de vista, “no sólo en Bolivia, sino en muchos lados, el fútbol no acepta y no está preparado para recibir una situación así. El fútbol es muy duro como ambiente para un tema de esta naturaleza. Empero, no son los prejuicios los que deben imponerse, porque en la vida privada cada uno puede hacer lo que quiera, y hay que respetarlo absolutamente”.

Respeto. Su joven compañero Alejandro Chumacero piensa diferente: “En lo personal y por la forma en la que estoy formado, no me parece (un gay), los respeto, pero luego cómo les explicamos a nuestros hijos, cuando la vida ha creado a un varón y a una mujer. No quiero opinar más, pero espero que entiendan mi opinión, a mí en lo personal no me parece. La mujer es la mujer y el varón es eso, el varón”.

El nuevo zaguero de Bolívar, el paraguayo Nelson Cabrera, considera que “uno simplemente debe respetar las decisiones y la forma de ser de los demás, no hace falta opinar sobre este tema, sino que cada persona debe abocarse a su trabajo. Hay que respetar a todos porque somos iguales”.

No es problema si hay un homosexual en un grupo. La cuestión es que el trato debe ser el adecuado, según otras opiniones, como la del uruguayo de la Academia, William Ferreira, quien considera que si una persona se declara gay “y te respeta, no va a haber ningún problema dentro del grupo. Yo nunca discriminaría, no tendría ningún prejuicio, pero cada uno tiene su forma de ser y su manera de actuar”.

Por la misma línea, Juan Carlos Arce, delantero celeste, no tiene “nada en contra de este tema y cada persona tiene su forma de ser, vivir, pensar y actuar; si es homosexual igual es bienvenida” mientras, como el resto, sus cualidades para jugar al fútbol sean demostradas en el terreno de juego.

Más allá de verlo como un “problema”, en la sociedad es cada vez más evidente la presencia de gays “destapados”. En Bolivia, sin embargo, aún se ve raro a una pareja de hombres o de mujeres, algo que si se traslada al fútbol parecería un crimen, situación que invita a trabajar mucho por la aceptación de los homosexuales en un mundo, como el deportivo, que necesariamente se mueve al mismo ritmo de la sociedad.

Mundial de fútbol gay en escena

Desde siempre

Manuel de Oliveira, gerente  de comunicaciones del Real Esppor Club de Venezuela, dice: “Los homosexuales han estado jugando fútbol desde siempre y no sólo ese deporte, también béisbol, baloncesto, natación”. En otras disciplinas los deportistas han afrontado su situación y se han declarado abiertamente gays.

Campeonato gay

Consciente del machismo existente y de la necesidad de promover el respeto y el entendimiento, la ILGFA —fundada en 1992— creó un campeonato en el que participan equipos de los cinco continentes. La selección argentina de fútbol gay se coronó campeona del mundo en el Mundial de Fútbol Gay, en Ciudad de México, tras vencer a Uruguay Celeste por 6-0.

En Rusia

Una bomba estalló en el mundo del fútbol ruso: Pavel Mamaev, de 24 años, centrocampista del CSKA de Moscú, y Kokorin Alexandr, de 21 años, delantero del FC Dynamo Moscú, podrían mantener una relación después de las fotos “íntimas” que fueron publicadas en la red. VK, una red social de Europa, vio como Kokorin publicaba fotos con las palabras “lo amo”.

Criterios diversos dentro del fútbol

‘No vi a nadie en nuestro fútbol’: Wálter Castedo, expresidente de la FBF

“Acá hay mucho tabú porque no se toca el tema y todo lo que no se toca es como si estuviera penalizado por la sociedad. Cada uno responde por lo que hace. Nunca vi a nadie en nuestro fútbol en el tema”.

‘Sería una persona más’: William Ramallo, exjugador

“En 20 años de trayectoria que tuve dentro del fútbol jamás vi a una persona que sea homosexual. Si algún día aparece un jugador que se declara homosexual, se debe explicar que  es una persona más”.

‘No conocí a un jugador gay’: Marcelo Neveleff, DT de Aurora

“En Bolivia no conocí a un jugador gay. Sólo escuché historias de afuera, pero esto no es de ahora, sino de antes. Es una persona normal, hoy en día todo cambio, nada es como antes”.

‘Si sucede, no debería extrañar’: Carlos Borja, mundialista de 1994

“No escuché ni conocí nada de este tema cuando jugaba. En Bolivia no conocí ningún caso; pero si sucede, no debería extrañar. Es difícil que la gente lo reciba con normalidad, porque somos conservadores”.

‘No se debe discriminar’: Édgar Olivares, volante de Aurora

“Se debe respetar la manera de pensar de las personas. Por naturaleza algunos son así. En los años de fútbol no conocí a alguien así. No se debe discriminar. Sólo Dios juzga y no- sotros obedecemos”.

‘Cómo reaccionaría la gente’: Juan Carlos Paz García, DT de La Paz FC

“Bolivia tiene una cultura muy cerrada y cuando llegue el  momento de que un jugador nuestro se declare homosexual habría que ver cómo reaccionaría la gente. Yo creo que  debemos ser respetuosos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia