Marcas

La copa requiere otra actitud

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza

01:27 / 27 de febrero de 2016

Festival”, tituló Olé, el diario deportivo argentino, para referirse a la goleada de Racing sobre Bolívar (4-1).Y abajo, más pequeño: “Pasó por arriba a Bolívar, no hubo necesidad de poner a Bou”. Gustavo Bou es el potentísimo goleador de la Libertadores 2015, que llegaba tocado al partido. Iba a entrar si la noche se destemplaba. Ni falta hizo: a los 32 minutos ya la Academia de Avellaneda estaba 3-0 arriba. De los once titulares celestes, Olé calificó a ocho con 3 puntos, a dos con 4 y a uno con 4,5. Revelador de cómo vio la prensa argentina a la otra Academia.

Una estadística también condena a Bolívar: Racing tuvo casi el 80% de posesión de pelota, reflejo claro de que los Celestes fallaron en todas las líneas, sobre todo en la contención.

Pareció un partido de antes, cuando los equipos bolivianos se entregaban con mansedumbre en el campo internacional. La Copa requiere otra actitud.

Ruben Insua lo experimentó como jugador y lo sabe como técnico: ganó la Copa Sudamericana 2002 con San Lorenzo y fue subcampeón de Libertadores ’98 con Barcelona de Guayaquil. “Estaban paralizados en el primer tiempo”, analizó el entrenador, refiriéndose a su tropa. Tendrá, también él, su ava parte de responsabilidad. Insua deberá trabajar mucho si desean clasificar en un grupo terrible.

Racing está mal en el torneo local, apenas dos puntos en cuatro partidos, recuperó la vertical justamente el miércoles. La imagen de Bolívar fue diametralmente opuesta a la de Strongest en compromisos de similar envergadura.

La Libertadores actual es menos exigente que la de hace 40 o 50 años porque todas las figuras sudamericanas están en Europa, se juega con lo que queda. Eso emparejó posibilidades. En cambio en los años ’60 y ’70 estaban todos acá. Uno en la Copa enfrentaba a Pelé, Tostao, Jairzinho, Bochini, Bertoni, Kempes, Pavoni, Spencer, Artime, Morena, Caszely, Pedro Rocha, Teófilo Cubillas, Willington Ortiz… Había decenas de esos. Uruguay fue al Mundial de México con 9 jugadores de Nacional y 8 de Peñarol. Y salió cuarto en un torneo extraordinario. Ahora hace años que entre los dos no tienen un solo futbolista en la selección. No hay ninguna duda de que esta competencia es más accesible en este tiempo. También es más limpia en la actualidad, hay mayores garantías que en el pasado; ya no están las apretadas, las canchas bravas, las pillerías ni los réferis “bomberos”, como los llamábamos. Ha bajado el grado de dificultad por el éxodo de figuras, lo que no ha cambiado es la ilusión por la Copa. Se mantiene intacto el deseo de ganar. Todos quieren destacar y por ello dan el máximo. Quien busque sobresalir o competir seriamente debe dar el 110%. Lo físico, lo anímico e incluso lo táctico están más allá del presupuesto. Eso se puede poner siempre. Y para ello no hay excusas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia