Marcas

Etienne Lavigne: ‘No es fácil hacer etapas en Bolivia’

Hace un balance de la primera mitad de la carrera. Virtualmente descarta que en Bolivia se corra en otra zona. Considera que esta edición es una de las más luchadas de cuantas hubo en Sudamérica.

Lavigne muestra el trazado del Rally 2018. Foto: Miguel Carrasco

Lavigne en diálogo con La Razón Foto: Miguel Carrasco

La Razón Digital / Marcelo Avendaño / La Paz

14:23 / 17 de enero de 2018

El francés Etienne Lavigne es el director del Dakar. Hace un balance de la primera mitad de la carrera. Virtualmente descarta que en Bolivia se corra en otra zona. Considera que esta edición es una de las más luchadas de cuantas hubo en Sudamérica.

— ¿Qué análisis hace de la primera semana del Dakar?

— Una semana intensa, dura para todos, pero tenemos una buena competencia en todas las categorías. Está súper interesante, sobre todo en las motos que están muy apretadas en la clasificación. Estamos contentos porque es un éxito. Tenemos 75% de pilotos en competencia y esa es una buena cifra.

— ¿Perú fue lo más complicado?

— Pienso que todas las etapas son complicadas. No hay nunca una etapa fácil. Estamos a una semana de acabar y todo el mundo está encantado.

Estamos realmente en el corazón del Dakar, donde la carrera es intensa, dura para todos, para el físico y para las máquinas. No hay etapas sencillas, podemos tener sorpresas en cualquiera, así que es muy difícil decir si una es complicada o no porque depende de muchos factores.

— Muchos pilotos dijeron que las dunas peruanas fueron las más difíciles en los últimos años, ¿planificaron así?— La idea nuestra es la de interesar a los pilotos para que compitan en condiciones llamativas, ellos están aquí para competir con este tipo de dificultades. La disciplina del Dakar es sí o sí todoterreno: de dunas de arena, pista arenosa, etcétera. Es el espíritu de la competencia. No es una decisión nuestra el hacer una carrera más difícil este año que en la versión pasada, sino que utilizamos los terrenos que podemos usar.

— Pero sí está muy claro que es la edición más difícil en Sudamérica…

— No, cuando estuvimos en 2013 en Perú estuvimos en las mismas condiciones de competencia.

— ¿No es mucho cerca de 110 abandonos?

— Si revisamos las cifras de las ediciones anteriores estamos a 75% de pilotos en competencia. El año anterior (2017), al mismo día, a 70%. Un año antes (2016), 84% en carrera. Pero es verdad que este año tenemos un recorrido un poco más selectivo.

— Hubo abandonos sorpresa como Nani Roma, Sebastien Loeb, no se los esperaba.

— Es así. Hay siempre sorpresas de este tipo porque los mejores están en esta competencia para ganar, ellos toman riesgos más que los otros que solo quieren acabar el evento y cuando hay una carrera de alto nivel como ahora en autos o motos, los líderes están realmente en una pelea para ganar tiempo. Cuando tú tomas más riesgos, hay más riesgos para abandonar.

— Entonces, el que no arriesga no gana…

— El Dakar no es solamente una competencia de velocidad, es una prueba para los pilotos de experiencia, que saben manejar en todo tipo de terrenos, que saben adaptarse a todos los tipos de condiciones climáticas, temperatura, etapas largas. No es suficiente ser el más veloz. Mira a Loeb, es el más veloz en pista rápida, pero en todoterreno es diferente. Es por eso que la estrategia de competencia, para los pilotos Top es súper importante, deben estudiar cada etapa a fin de saber cuándo salir para pelear y ganar tiempo.

— ¿La altitud y el frío en Bolivia fueron los mayores problemas?

— Las distancias de las etapas. El sábado tuvimos más de 400 kilómetros en competencia, es mucho. Fue la primera realmente larga de esta edición. Hubo lluvia, agua en el terreno, ellos tuvieron que manejar con esos obstáculos. Se pudo encontrar tormenta, lluvia, nieve y también frío.

Son condiciones difíciles para competir, en moto más que en auto.

— Esas condiciones son nuevas con relación a lo que se presentaba antes en África…

— En África, en enero, no es caliente, es frío, pero aceptable. En Mauritania teníamos temperatura de cinco y seis grados centígrados en las mañanas. En el desierto de Sahara, por ejemplo, en la noche es súper frío.

— Son 10 años en Sudamérica, ¿fue acertada la decisión de traer el Dakar a este lado del mundo?

— Sí, porque en estos 10 años hemos descubierto muchos países como Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Paraguay. Hemos escrito una historia interesante para nuestro evento Dakar. Es una gran parte de la historia de esta competencia, son 10 años de 40, es una parte importante, muy rica, con ediciones absolutamente fabulosas como la edición de este año.

— Cinco años en Bolivia, ¿qué han significado?

— Para contextualizar un poco: cuando llegamos en 2009 no conocíamos nada de la geografía del continente, estábamos en una posición de descubrir todo en Argentina como en Chile. En 2012 la primera vez Perú, 2014 Bolivia. Estamos en una dinámica y voluntad de seguir nuestro trabajo de organizador para sorprender cada año con nuevas etapas, nuevos recorridos, nuevas dificultades y para mantener el interés deportivo.

— ¿Pensó en llevar el Dakar a otros departamentos de Bolivia?

— Es difícil porque en la selva es imposible armar etapas, no podemos hacerlo sin los helicópteros, no podríamos intervenir para rescatar a las personas heridas ni hacer filmación. Sabemos que en la región de Santa Cruz hay una geografía más cómoda, pero para entrar, ir y volver de esta región necesitamos salir de otras del continente.

— Entonces, ¿seguirán La Paz, Oruro y Potosí?

— Con el altiplano sabemos que podemos armar etapas. No es fácil hacer etapas en Bolivia, porque como sabes el año anterior tuvimos muchos problemas y cancelación por el tema meteorológico. Este año es mejor, mucho mejor, pero no podemos planificar  las condiciones climáticas.

— ¿Bolivia es indispensable para el Dakar?

— Bolivia es interesante para el Dakar porque aquí estamos acostumbrados a trabajar juntos, tenemos un gran apoyo del Gobierno, trabajamos mano a mano con las autoridades del país, medio ambiente, cultura, Policía, etcétera. Tenemos una buena colaboración, súper efectiva y es muy agradable para un organizador el poder trabajar con personas que saben organizar. Pero quiero decir que de la misma manera podemos armar otros tipos de recorrido y podemos imaginar nuevas historias del Dakar, incluidos nuevos países.

Además, sabes que tenemos el proyecto y el sueño de armar un Dakar del sur al norte del continente, es un sueño porque es súper complicado armar, pero es un poco nuestra idea.

— ¿Cómo ve a los pilotos bolivianos, a los Nosiglia por ejemplo?

— Para mí hacen una súper buena competencia. En Perú: dunas, navegación, un nivel de dificultad un poco diferente para ellos, pero a la fecha en la clasificación general es una buena participación que hace Daniel Nosiglia, tenerlo en la clasificación 11 habla bien.

— ¿En territorio argentino qué se va a ver?

— Calor. Las etapas de Belén, Fiambalá son muy difíciles. Pienso que vamos a mantener una inquietud deportiva hasta dos días antes de llegar a la metas en Córdoba.

— ¿Qué significa ganar un Dakar?

— Entrar en la historia del evento, es glorioso; como ganador de las categorías, el piloto entra en el panteón de los mejores de la historia. Pero no es solamente ganar una prueba, el Dakar no es una competencia, es ¡la competencia!, es la única prueba con este tipo de formato con 15 días de carrera, 350 vehículos, etapas siempre difíciles, con alternancia en geografía, es realmente el evento, el más extremo del mundo en su disciplina, es el número uno y es un poco entrar a la leyenda.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia