Marcas

La naturaleza se desquita

De acuerdo con los primeros reportes, el agua afectó zonas por las que el Dakar debía pasar, caracterizadas por los ríos que aumentaron su caudal y son un serio peligro.

Corriendo sobre barro, dos coches a punto de chocar durante una etapa del Dakar. Foto: EFE

Corriendo sobre barro, dos coches a punto de chocar durante una etapa del Dakar. Foto: EFE

La Razón Digital / Eduardo Callizaya / Tupiza

09:01 / 15 de enero de 2018

Lodo por todas partes,  carros varados en la carretera y un campamento inhabitable, instalado en Mochará, Tupiza, complicaron la carrera.El ingreso a Argentina tampoco será el mejor para el rally. Las tormentas en el norte de este país provocaron que el recorrido entre Tupiza y Salta, por la novena etapa, se suspenda y los corredores llegarán a la meta en un enlace de 500 kilómetros.

De acuerdo con los primeros reportes, el agua afectó zonas por las que el Dakar debía pasar, caracterizadas por los ríos que aumentaron su caudal y son un serio peligro.

La carrera se reanudará mañana con la décima etapa, entre Salta y Belén. Se prevé que la primera máquina arranque a las 04.30 y que la primera moto llegue a la meta cerca de las 16.00 hora local (15.00, hora boliviana). Serán 795 kilómetros de recorrido.

Ayer, desde la llegada al vivac hubo una extensa fila de coches que intentaban ingresar al parqueo. No obstante, buscaron otros espacios porque había el riesgo de quedar atrapados en el barro.

Una verificación del terreno alertó que el suelo estaba inestable, así que los vehículos se acomodaron a lo largo de la vía asfaltada o en lugares con declive y con bastante hierva y piedras para evitar ser afectados por el agua.

Al final de cuentas, los asistentes tuvieron que caminar encima del barro porque el comedor y los servicios higiénicos estaban instalados dentro del campamento. Ellos llegaron a Tupiza directamente desde La Paz y no pasaron por Uyuni debido a que en la etapa maratón su presencia no fue necesaria.

Por otra parte, en comparación con las anteriores siete etapas, en Mochará no se armó una sala de prensa por precaución. Había altas probabilidades de lluvia y con esto el riesgo de que el lugar se inunde y provoque un corto circuito por los cables que debían instalarse para la conexión eléctrica desde el generador de la organización era alto.

La mejor opción fue improvisar una sala dentro de un bus. Ahí, cada periodista tuvo minutos contados para realizar su trabajo.

A estos inconvenientes se sumó la baja señal de los servidores en telefonía. Eran pocos los celulares que contaban con red de datos para transmitir la información al instante, mientras que otros optaron por los teléfonos satelitales.

Desde que el rally llegó a Arequipa (Perú), la lluvia fue el principal inconveniente para los competidores del Dakar. Los problemas comenzaron con la suspensión de la primera especial, en la sexta etapa, y se agudizaron en la maratón, en Uyuni, donde había que caminar sobre el barro; en Tupiza alcanzó su punto más difícil ya que afectó a la competencia y a la comunicación.

(15/01/2018)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia