Marcas

Un decano de la preparación física

Trabajador. Son 25 años de carrera. Dirigió a algunos jugadores y luego colaboró con ellos cuando llegaron a ser DT.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

00:00 / 30 de septiembre de 2013

Ya son 25 años de trabajo en la preparación física a nivel profesional. Integró gran parte de los equipos ligueros en diferentes distritos del país. Y, según su estadística, hasta el momento pasaron por sus manos 1.215 futbolistas y trabajó con 57 directores técnicos —incluido Eduardo Villegas, con quien colabora hoy en filas de The Strongest—.

Jaime Jiménez es, sin duda, uno de los preparadores físicos más experimentados del momento y más actualizados en el fútbol boliviano. En su carrera liguera logró cuatro títulos nacionales, el triple de ese número obtuvo en subcampeonatos y además tres certámenes de la antigua Copa AeroSur. Y participó en nueve Copa Libertadores y dos Copa Sudamericana.

En muchos casos hubo jugadores bajo su mando que luego fueron entrenadores, con quienes compartió labores: Douglas Cuenca, Eduardo Villegas, Víctor Hugo Antelo, Álvaro Peña, Marcos Ferrufino, entre otros.

“Los números que cito los tengo bien documentados, porque significan el detalle de mi carrera profesional”, sostiene Jiménez.

De tanto en tanto se le vienen a la mente nombres de sus jugadores. Fueron más de 1.000 y saltan a su memoria Luis Galarza, Dionisio Gutiérrez, el mundialista Daniel Valencia, Juan Ernesto Lezcano, Wálter Maladot y Jorge Villamil.

Y también de entrenadores con quienes trabajó, como el chileno Raúl Pino (+), el uruguayo Wálter Cata Roque, el argentino Aníbal Mugione —quien ya había dirigido al primer equipo santo en la Liga en 1977—; Ovidio Messa, Víctor Barrientos, Ramiro Vargas... La lista es grande, porque además recuerda su trabajo  junto con Carlos Aragonés, Jorge Carlos Habegger, Antonio Córdoba, Sergio Apaza, Félix Berdeja, Julio César Baldivieso y Mauricio Soria, con todos ellos siempre en el ámbito de la Liga.

Comenzó su carrera en 1988 con el club San José, donde estuvo mas tiempo: fueron 16 años, en uno de esos periodos durante 14 años continuos.

Debutó junto con Tomas Pórcel, quien había asumido como entrenador del plantel santo en el que estaban jugadores como Luis Enrique Padilla, Mario Parrado, Juan Toconaz, Arnaldo Mancilla u Óscar Flores. “Fueron 14 años sin salir del club orureño donde pasaron bastantes entrenadores y también jugadores, algunos que ahora son técnicos y con algunos de ellos ya he trabajado”.

En el equipo de la “V” azul tiene dos momentos bien marcados. Por una parte, cuando el club logró su primera clasificación a la Copa Libertadores, en Cochabamba, ante Oriente. “En ese partido dio la impresión de que todo Oruro se fue al estadio Félix Capriles, y el regreso ni qué decir, fue un recibimiento inolvidable”.

Por otra, años después le tocó vivir el descenso del santo ante Mariscal Braun en La Paz. “Y fue el golpe más duro que recibí en el fútbol”, dice Jiménez. Tras el descenso, salió por primera vez de Oruro y trabajó en el Tigre, y de ahí comenzó un periplo por gran parte del país.

Nunca estuvo en Bolívar ni tampoco llegó a la selección.

“Algún día” espera que se le dé la posibilidad de trabajar en el equipo nacional, una vez que por largueza ha demostrado su experiencia, capacidad y actualización en el fútbol. “Me siento capaz y soy un ganador en lo que hago”.

En sus 25 años en la carrera “nunca” tuvo problemas con algún jugador ni con los técnicos a quienes colaboró, por el respeto con el que maneja grupos y personas. “He recibido el mismo trato”.

En Bolivia “hay un buen nivel de trabajo en la parte física, la única diferencia (con el fútbol del exterior) puede ser la infraestructura y quizá la tecnología, que controla las cargas de trabajo” y permite ver el nivel en el que se encuentra un jugador. “Tenemos destacados profesionales. Otra cosa es que no tengamos una escuela o colegio de preparadores físicos”.

Aprendió y utiliza el estilo brasileño en   su trabajo

Rafael Sempértegui Entre licenciatura, especialización, masterado y cursos de actualización, Jaime Jiménez se pasó casi diez años preparándose, base que le permite trabajar hasta ahora a gran nivel en el fútbol profesional boliviano.

“Si sumaríamos las semanas y meses de los cursos de actualización que hice, completaríamos  una década de estudios”, asegura el preparador físico atigrado.

Cuenta que casi anualmente regresa a Brasil para actualizarse. “No me quedo con el conocimiento de esa época, sino busco crecer para beneficio de nuestro fútbol. Yo sigo la escuela brasileña, que a su vez tiene base alemana y americana”.

Sostiene que actualmente la preparación física en un plantel de fútbol es decisiva y que ha ido ganando espacios. Hasta los años 60, lo físico significaba el 30%; en los 70, el 40%; en los 80 se niveló al 50%, y desde los 90 ya es superior al 60%. “Ocurre que lo físico es importante, pero parte de muchas cosas, como la dietética, la psicológica y, por tanto, la preparación se hace con una participación multidisciplinaria”.

Un poliatleta que se lució en su juventud

Rafael Sempértegui A nivel competitivo y durante su juventud, Jaime Jiménez practicó más de una docena de disciplinas, pero se destacó en el atletismo, corriendo 400 metros y el decatlón.

“Con excepción del tenis y algunos otros deportes más, tuve la fortuna de practicar muchas disciplinas porque me eduqué siempre en un ambiente deportivo”, recuerda Jiménez.

Practicó fútbol, básquetbol, voleibol, fútbol de salón, boxeo, karate do, paracaidismo, parapente y otros durante su educación en Secundaria.

Más adelante, ya con mayoría de edad, compitió en el motociclismo, automovilismo y escaló nevados. Aún tiene en mente cuando le tocó hacer cumbre en el Illimani, Sajama y el Huayna Potosí, algunos picos altos del territorio boliviano.

“Fui un deportista bastante metido en lo que hacía, porque me gustaba mucho los nuevos retos, el buscar triunfar en cada uno de ellos”, asegura.Destaca también que sus hijos hicieron bastante deporte. Jacqueline “fue una gran nadadora” y John fue tenista; y hace poco, ambos debutaron en el automovilismo.

“Mi época de deportista me recuerda una etapa bonita de mi vida, porque con ello aprendí cuánto debo saber exigir” como preparador físico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia