Marcas

Imprudencia vs. irrespeto

Hay que acabar con algunas cantaletas. De un tiempo a esta parte los futbolistas justifican sus fracasos en la falta de condiciones y su más ocurrente reclamo es el que la selección no cuente con un lugar propio y adecuado para realizar su labor.

La Razón (Edición Impresa)

11:17 / 24 de junio de 2019

Una imprudente declaración del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, ha desatado una polémica: ¿los futbolistas están pensando más en la billetera que en identificarse con la selección?

A Salinas le faltó actuar con la moderación que amerita su condición de primer hombre del fútbol boliviano y, al no tenerla, ha generado reacciones; las más en contra de los jugadores. Además, en un momento difícil para la Verde, eliminada con tres derrotas de la Copa América.

La mayoría de la afición se arrima —con o sin razón— a esa opinión. La gente critica a los futbolistas a partir de las pobres actuaciones de la selección en sus partidos de la Copa y le añade la inquietud de estos, hecha pública antes de ir al torneo, por conseguir un incremento en los bonos, no conformes con el monto —no menor— que les ofreció la FBF. Ambas cosas resultaron en un cóctel bastante agrio para los jugadores.

Por si fuera poco, si lo de Salinas fue imprudente, la respuesta de los seleccionados —de algunos— fue incluso irrespetuosa. Sugerir que la cabeza de la federación se aprovecha del fútbol, que vive de él, es una insolencia.

Hay que acabar con algunas cantaletas. De un tiempo a esta parte los futbolistas justifican sus fracasos en la falta de condiciones y su más ocurrente reclamo es el que la selección no cuente con un lugar propio y adecuado para realizar su labor.

¿Acaso el jugador, cuando firma un contrato de trabajo con determinado club, pregunta si éste tiene un buen centro, una buena cancha y se asegura las “condiciones adecuadas” para entrenar? No. Eso sí, se preocupa de que su contrato esté claramente redactado sobre cuándo va a cobrar de prima y cada mes, si está incluido el bono de vivienda para asegurarse un lugar residencial y todo cuanto hace solo a sus intereses personales. Si después va a trabajar en un potrero o en el cerro, le da lo mismo.

En algo hay que coincidir. Ya es tiempo de que el fútbol boliviano crezca y una parte de ese crecimiento debe ser su infraestructura. Pero eso conlleva tiempo y trabajo, y no es Aladino —el de la lámpara maravillosa— el que va a hacer realidad los deseos de los futbolistas nacionales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia