Marcas

Una familia acuática

Natación Katerine Moreno fue múltiple campeona; José Quintanilla, otro destacado nadador. Y  sus hijos les siguieron los pasos.

La Razón / Marcos Bonilla

00:24 / 03 de septiembre de 2012

Una familia de nadadores formaron Katerine Moreno, la múltiple cam- peona nacional de natación y su esposo José Quintanilla, quien también fue un destacado deportista de la disciplina.

La pasión por el deporte es compartida por sus hijos: José Alberto (15 años), Katerine (13) y el pequeño José Adrián, quien pese a que tiene sólo dos años ya está familiarizado con la piscina.

Desde Santa Cruz, Katerine cuenta que sus hijos decidieron seguirles los pasos no obstante de que en algún momento les dieron la posibilidad de dedicarse a otros deportes.

En el caso de su hijo mayor probó en fútbol, básquetbol e incluso taekwondo; mientras que “la niña se dedicó un tiempo a la gimnasia; pero los dos escogieron la natación. Nacieron y crecieron en el ambiente de los campeonatos (cuando ambos competían), y de la escuela (de la que son propietarios). A los 12 años, aunque aprendieron mucho antes, ya definieron que querían ser nadadores. Ahora se entrenan de forma rutinaria e intensa”.

El deporte no es solamente una pasión entre los Quintanilla-Moreno, sino que se ha convertido en su vida, pues hace varios años, exactamente en 1998, formaron su propio club, su propia escuela. También ellos recibieron de sus familias la afición por la disciplina.

Katerine recuerda que desde niña, sobre todo en vacaciones y fines de semana, a toda su familia le gustaba ir a los balnearios para divertirse. “En las vacaciones no salíamos de la piscina con mis hermanas y mis primas”.

En el caso de su esposo, la natación también tiene un arraigo familiar. En realidad “los Quintanilla eran los dueños del club”. Por eso define a su esposo “como un amante y apasionado por este deporte”.

Se conocieron cuando los dos practicaban competitivamente la disciplina y en determinando momento decidieron unir sus vidas, y continuar haciendo lo que más les gusta.

Katerine cosechó títulos a nivel nacional y también internacional, hasta convertirse en una de las más importantes exponentes de la natación en el país. José, en cambio, se formó como entrenador y, en algún momento, se encargó de la preparación de su esposa.

El nombre del club es Samix (Santa Ana mixto). Se debe a que el colegio Santa Ana de Santa Cruz, donde se formó Katerine, tenía un equipo de natación, pero solamente participaban mujeres “y para que puedan participar también hombres se hizo la abreviación”.

El club tiene 28 años de existencia “como grupo competitivo, que repito era el club de la familia de mi esposo”, y desde el 98 ellos se hicieron cargo.

La entidad cuenta con dos piscinas reglamentarias y una más especial para bebés, que se encuentra en la avenida los Cusis, entre el segundo y tercer anillo.

Katerine y José, además de padres, se han convertido en los entrenadores de sus hijos y de los niños y jóvenes que son parte del club, por eso tienen bien definidos sus roles.

Ella se encarga de enseñar a nadar, después los estilos, “los niveles básicos”; mientras que “mi esposo es el entrenador de los que compiten a nivel nacional e internacional. Él es el que los dirige”.

El club Samix alberga alrededor de 200 niños y jóvenes, que tienen participación permanente, los que intervienen en competencias locales y nacionales, como también a nivel internacional; mientras que en las vacaciones y en temporadas altas “es la etapa en la que los chicos vienen a aprender a nadar y pasan los 1.000 niños”.

La excampeona nacional cuenta que en el transcurso de tantos años de funcionamiento de la escuela, seguramente “ya pasaron más de 10 mil niños por la institución”.

Katerine Moreno considera que no existe una edad para aprender a nadar, “porque la natación es el único deporte que se puede practicar antes de caminar, por eso los bebés, antes de aprender a caminar, pueden fácilmente nadar”.

Y para iniciarse en la competencia “seis años sería lo indicado a fin de ir desarrollando y adquiriendo las habilidades acuáticas”.

El hijo mayor  ya tiene varios títulos nacionales

Marcos Bonilla

José Alberto González y Katerine Moreno tienen los objetivos claros en lo que respecta a la natación. “ El sueño de mis hijos es ser campeones mundiales, ganar medallas en unas Olimpiadas y todo se está dando para que las cosas vayan saliendo”, dice la mamá de la familia.

El mayor, quien cursa segundo medio, conquistó varios títulos locales y nacionales. En pocos años batió 14 récords nacionales en diferentes estilos, en categoría juvenil A.

Actualmente se encuentra en Sucre, junto con su padre y entrenador, en la última etapa de su preparación con miras a la Copa del Pacífico de natación, que se desarrollará entre el miércoles y domingo en la piscina de la zona de El Rollo. Integra el equipo nacional junto a otros 31 nadadores de las categorías juveniles A y B.

Participarán de la competencia internacional todos los países de Sudamérica.

Katerine cuenta que José (hijo) tiene como ídolo al estadounidense Michael Phelps, hombre histórico de la natación al ganar 21 medallas en Juegos Olímpicos. Las últimas cuatro en los recientes Juegos de Londres.

Katerine hija recién pasó al nivel élite; “pero en la división promocional también fue campeona nacional”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia