Marcas

El fútbol de las tres cabezas

No parece existir un camino que conduzca a una sola dirección. La FBF está al frente, pero tanto la Liga como la ANF tienen poderes iguales que provocan un empantanamiento

Congreso. El inicio de la sesión, en junio de 2010 en Tarija, donde fue reelegido Carlos Chávez como presidente de la Federación.

Congreso. El inicio de la sesión, en junio de 2010 en Tarija, donde fue reelegido Carlos Chávez como presidente de la Federación. FBF.

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

00:03 / 19 de julio de 2013

El fútbol boliviano está empantanado. Liga y Asociación Nacional (ANF) siguen sin ponerse de acuerdo. Hoy por hoy no hallan la forma de romper la paridad de poderes que tienen, elemento fundamental que en los últimos años ha convertido a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) en un “monstruo de tres cabezas”.

Según el presidente boliviano Evo Morales —a cuyo Gobierno los estamentos futboleros le reclaman apoyo—, lo que hace falta es una sola dirección; es decir, la desaparición tanto de la Liga como de la ANF.

El asunto no es tan sencillo como parece. Efectivamente, la FBF está embarcada —en silencio— en un proyecto que pretende la conduzca a una dirección única, pero a sabiendas de que no podrá romper la paridad entre los clubes profesionales y las asociaciones. Es decir, la estructura seguirá siendo la misma. La Liga —mediante sus 12 clubes— reclama mayor poder al interior de la FBF: ser mayoría para, en consecuencia, tomar las decisiones.

El presidente liguero, Mauricio Méndez, dijo que deben existir verdaderos cambios y para él “lo de las tres cabezas es sólo mediático, como cuando nos dijeron que con las autonomías se iba a cambiar y no pasó nada de eso. Así también nos dijeron que el tema de la justicia pasaba por la elección de jueces y magistrados y si bien los hemos elegido no hay ningún cambio en nuestra justicia”. “La posición de los clubes es invariable. Para nosotros el cambio debe tener un añadido fundamental: que el fútbol profesional tenga mayor poder de decisión”.

El problema es convencer a las asociaciones, que —en cambio— están unidas en mantener la paridad de votos. Para los dirigentes de la ANF, es una manera de subsistir, porque entregarles el poder a los ligueros sería condenarlas a morir.

“Como ANF nunca hemos rehusado a unificar el fútbol, creemos que la FBF debe ser la que rija la actividad, pero de una manera equitativa, donde fortalezca tanto a los clubes profesionales como amateurs a través de las asociaciones. Lo hemos planteado en 2011, pero nunca hemos sido escuchados”, dijo Jorge Justiniano, titular de las asociaciones.

Por ahora no se vislumbra ni siquiera la organización de un Congreso para tratar el tema. La FBF no lo convocará mientras no exista un consenso. En tanto, los actuales dirigentes buscan una salida que sea una sola dirección. Eso sí, Liga y ANF, o como se llamen, seguirán teniendo el mismo poder.

Los datos

Congreso

No hay cónclave a la vista. Desde hace dos años que la FBF viene postergando su convocatoria, que es la única instancia para cambiar los Estatutos.

En vano

Incluso hubo mesas de trabajo entre la FBF, Liga y ANF, donde se debatieron varias propuestas. En varias de ellas hay acuerdos, pero en vano, pues falta la decisión final.

La ANF no renuncia a la paridad

“Por nada del mundo” la Asociación Nacional de Fútbol (ANF) renunciará a la paridad de votos con el fútbol profesional. Permitirlo significaría “matar a las asociaciones”. Jorge Justiniano, su máximo dirigente, que además es segundo vicepresidente de la FBF, asegura que no es una ambición por sumar poder en el fútbol, sino se trata de defender algo que está reglamentado incluso por la FIFA, tomando en cuenta que una federación la componen sus asociaciones nacionales.

“Estamos convencidos de que debe haber cambios, que haya una sola cabeza que maneje la FBF, pero en lo que no estamos de acuerdo y lo vamos a manejar bien claro es en la ruptura de la paridad. Nosotros, las asociaciones departamentales, somos la base institucional de la federación. Ya tuvimos una renuncia en 1977 cuando fue creada la división profesional, pero más allá no podemos ir”, enfatizó Justiniano.

Las nueve asociaciones nacionales forman la ANF y en este momento tres de ellas no tienen representación en el seno de la Liga. En el caso de Pando nunca hubo un club de ese departamento desde la creación del balompié profesional rentado hace 36 años. El directivo reiteró que las asociaciones van a defender sus intereses porque se consideran la base de la FBF.

“Estoy en condiciones de garantizar que si se rompe la paridad, en un par de años desaparecerán las asociaciones, que son la base de la FBF, lo que está estatuido hasta en la FIFA”. Justiniano ratificó que no permitirán cambiar la actual norma “porque no podemos dejar que asociaciones que están cerca de cumplir 100 años, que son históricas, se pierdan; las vamos a defender”.

También aclaró que en 2011 envió a la FBF cartas solicitando la instalación de un congreso a fin de que se pudiera debatir la estructura del fútbol, pero no recibió respuesta. El cambio —dijo— no se va a dar de la noche a la mañana, sino que debe existir un proceso y los buenos resultados llegarán cuando comience un trabajo efectivo con las divisiones menores.

Liga pide romper el empate catastrófico

Para la Liga, el equilibrio de fuerzas que hay entre el fútbol profesional y el amateur es el principal obstáculo cuando se trata de dar el paso inicial que permita iniciar los cambios en la estructura de la FBF. Mauricio Méndez, titular liguero, calificó como un “empate catastrófico” la paridad que hay entre ambas entidades, a pesar de que son los clubes los que generan más fútbol y aportan sus jugadores a la selección nacional.

“Este empate no se resolverá en la medida que la FBF tenga un equilibrio de fuerzas entre el fútbol amateur y el profesional, que debería tener mayoría. Por tanto debe producirse una ruptura”, dijo Méndez.

El presidente de Bolívar, Guido Loayza, se refirió al tema ayer, durante la conferencia de prensa ofrecida para presentar a un jugador, y se preguntó:  “¿Por qué hay esa paridad en los votos cuando no hay esa misma en cuanto a generación de recursos del fútbol?”.

Argumentó que según la inversión para conformar las plantillas, aportes  a la selección y generación de recursos se debería romper el equilibrio “Por qué los que arriesgan tienen que tener una paridad del 50% con quienes no hacen  nada. Eso tiene  que cambiar. Me parece que debería ser 70% profesional y 30% amateur”.

¿Cuándo la FBF cita a congreso?

Convocatoria

Un Congreso sólo puede ser citado por el Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol. Son de dos tipos: Ordinario y Extraordinario. El primero se realiza cada cuatro años y sirve para tratar sólo dos temas: elección de presidente de la FBF y presentación y aprobación del informe económico. El segundo se instala cuantas veces sea necesario, pero llamado con un mínimo de siete días de anticipación.

Atribución

Un Congreso Extraordinario es el que tiene facultades como para modificar la estructura, Estatuto o normativas de la FBF. No hay otra instancia para realizar esos cambios.

Delegados

Participan la Liga con 12 delegados (uno por cada club), la ANF con el mismo número de acreditados (nueve presidentes de asociaciones y tres designados) y los miembros del Comité Ejecutivo de la FBF (presidente, dos vicepresidentes, el secretario general y el tesorero).

Votación

El presidente de la FBF vota sólo en caso de empate. Ambos congresos pueden quedar instalados con presencia de dos tercios de los representantes debidamente acreditados. El Estatuto Orgánico de la FBF refleja el principio de paridad entre la Liga y la ANF que son calificados como los órganos de mayor jerarquía en su seno. En caso de que alguno modificara su número de afiliados, el otro de manera automática igualaría el número de sus representantes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia