Marcas

El fútbol dividido

La FBF hace rato que ha perdido la capacidad para actuar con libertad, depende de alguien, de la Liga, de las asociaciones, y eso es lo que ahora quiere recuperar, el mando, poner orden, mejorar en todos los sentidos.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:22 / 20 de enero de 2014

El fútbol boliviano está partido o cuando menos peligrosamente rajado. Unos quieren el cambio, una sola estructura, que desaparezcan la Liga y la Asociación Nacional de Fútbol (ANF) y que la cabeza sea una sola, la Federación Boliviana (FBF).

Otros, sin embargo, se aferran a lo de hoy. La Liga es, para esa gente, el símbolo de la independencia, el no estar sometido al otro; y, además, la idea es hacerla más fuerte, dominar y doblegar al “enemigo”, en este caso las asociaciones.

La FBF hace rato que ha perdido la capacidad para actuar con libertad, depende de alguien, de la Liga, de las asociaciones, y eso es lo que ahora quiere recuperar, el mando, poner orden, mejorar en todos los sentidos. Se lo pide mucha gente, en buenas cuentas que desaparezca este monstruo de tres cabezas.

Algunos ligueros, en cambio, están contentos con tener un gobierno propio, con su estructura, con su independencia para manejar sus propios recursos, para no rendir cuentas a nadie y sin depender, en lo posible, de ningún otro. Quieren mantener esa república chica que un día fue creada para ciertos fines, entre ellos darle mayores bríos al fútbol nacional, mejorar las divisiones inferiores, etcétera, etcétera y que —sin haber cumplido lo anterior— hoy está oxidada.

Eso es lo que, en realidad, divide en estos tiempos a unos y a otros ligueros. Se pelean por poner a uno, por sacar a otro. Porque el de arriba se vaya de una vez, por renovar gente, cuando en el fondo hay que renovar la institución del fútbol. Y seguramente sorprendería saber quién es quién, quiénes están con el cambio y quiénes apoyan más de lo mismo.

Con ese manto que carga las peleas, que divide a los clubes, que distrae a sus dirigentes obcecados por asaltar el poder y llegar como sea a él, con reuniones secretas y acuerdos de medianoche, difícilmente las verdaderas soluciones van a llegar, y el fútbol boliviano va a tener que seguir esperando por mejores días.

Que 2014 sea el año del cambio, esa es la idea, porque si no es ahora cuándo. La cuestión es que cesen de una vez por todas esas rivalidades llenas de odio y envidias, y emerjan las ideas, las acciones por el fútbol en general y no por los intereses particulares o de unos cuantos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia