Marcas

El fútbol al ritmo de la música

Cumbia, bachata y reguetón son los géneros preferidos de parte de los jugadores en el país

Música. Rodrigo Ramallo y el colombiano Harold Reina, ex The Strongest, intentan tocar una zampoña.

Música. Rodrigo Ramallo y el colombiano Harold Reina, ex The Strongest, intentan tocar una zampoña.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

03:53 / 13 de diciembre de 2013

Cumbia villera, reguetón, salsa, rock argentino, bachata, ballenato, música romántica y hasta cristiana, son parte de los gustos musicales de los jugadores en el fútbol boliviano, y escucharlas les ayuda a bajar las tensiones en el gimnasio o en el camarín, y también en las concentraciones antes de los partidos.

A nivel mundial, los jugadores de fútbol —la mayoría de ellos— casi siempre están “conectados” a la música, ya sea que emane de grandes aparatos o de unos pequeños conectados a los auriculares, éstos discretos o caso contrario unos “gigantes” que, por tanto, no pasan desapercibidos. La idea es animarse, quitar la ansiedad, la presión y la tensión, todo por llegar bien al terreno de juego.

En Bolivia, jugadores consultados por Señor Fútbol de La Razón coinciden en que la música es parte esencial del fútbol, y por ello es una compañía casi continua en el trabajo; además, los gustos musicales se trasladan a las barras, que se encargan de “recomponer” ritmos dedicados a sus equipos y a las figuras de éstos.

En el primer plantel de The Strongest hay una intensa “actividad” musical que acompaña los ejercicios en el gimnasio, previo al trabajo de campo; asimismo, en las concentraciones, en el bus que traslada a la delegación a los estadios y en el mismo vestuario o en la sala de calentamiento, a poco de disputar un encuentro.

En el Tigre, el habitual ‘DJ’ es el guardameta Daniel Vaca, que utiliza el bose —un amplificador de sonido a gran potencia— de donde emerge música variada, desde cumbias y reguetón, que son las favoritas de la mayoría, y que ayudan a elevar el estado de ánimo. No faltan quienes prefieren la música cristiana, que ensancha el espíritu. “La música en el fútbol a nivel mundial es un gran instrumento para motivarse, para estar sereno y sin carga exagerada de tensión”, explica Vaca.

El delantero colombiano Jair Reinoso dice que no cambia por nada a la cumbia y la salsa; mientras que el zaguero argentino Marcos Barrera es partidario de la música cristiana y el rock argentino. “Los Callejeros, Alexis Campos y otros cristianos tienen música y letra que te llena el alma. Siempre los escucho en todo momento”, cuenta Barrera.

Luis Melgar, Diego Bejarano, Wálter Veizaga y Daniel Chávez son seguidores de la bachata, el ballenato y tienen sus artistas preferidos, entre otros como el afamado cantante puertorriqueño Marc Anthony. En tanto, el paraguayo Alejandro da Silva es más apegado a la música latina, La Nueva Luna es su grupo favorito.

En la actual plantilla de Bolívar, hasta antes de su lesión el disc-jockey oficial del equipo era Rudy  Cardozo, quien se encargaba de alegrar con música una vez que colocaba un aparato a elevado volumen haciendo sonar cumbias, reguetón y canciones brasileñas; pero como se lesionó, dejó la posta a José Carlos Barba, quien amenizaba el recorrido en concentraciones, buses y camarines; sin embargo, como el futbolista quedó fuera por indisciplina, entonces los encargados de la música en la actualidad son los “chicos” Miguel Suárez y Jaime Arrascaita.

Los gustos musicales son variados y no faltan aquellos que tienen que adaptarse, por ejemplo, a los ritmos latinos, como es el caso de los tres españoles de la Academia: Juan Miguel Callejón, Eduardo Moya y José Luis Sánchez Capdevila.  “En mi país se escuchan otros ritmos, pero nos comenzó a gustar la cumbia, la bachata y el reguetón de los compañeros”, según Sánchez Capdevila.

En tanto, la joven promesa académica Leandro Maygua se inclina por escuchar rock en español, pero también le agrada la cumbia y la bachata.  En cambio, Damir Miranda no tiene definido un estilo musical, aunque afirma no tener ningún problema para adaptarse a cualquiera de los géneros. “Aunque a veces para variar escucho en mi celular música chaqueña y otro tipo de nacional”.

En Santa Cruz, el capitán de Blooming, Alejandro Gómez, contó que la música es parte del diario entrenamiento en ese club. “Personalmente, me gusta mucho la música con ritmo en español. Antes me gustaba algo más loco, pero uno se abre a todo ritmo”.

Desde la Villa Imperial, el mediocampista Maximiliano Andrada cuenta que el DJ de Real Potosí es Rosauro Rivero, quien tiene la misión de poner música variada para todo el grupo.  “Sus asistentes para poner la música son Freddy Chispas y Juan Carlos Sánchez. Ellos se colocan en la parte de atrás de la flota y la ponen de todo tipo. Desde Potosí viajamos mucho y siempre nos acompañan diferentes ritmos”.

Selección y clubes tienen sus canciones

La cueca ‘Viva mi Patria Bolivia’, nuestro segundo himno,  se la asocia al seleccionado boliviano de fútbol. Cuando el plantel está concentrado, la canción entra en escena. Sin embargo, la música nacional en general no llama la atención entre los futbolistas cuando éstos están en sus clubes: las cuecas, morenadas, tinkus, taquiraris y otros ritmos, no están en sus listas.

No obstante, a la hora de componer para los clubes, la preferencia está relacionada con el país. A quién le dicen papá es una canción del grupo folklórico Los Payas, dedicada a Bolívar y que desde los años 60 es un símbolo del club.

The Strongest no se queda atrás porque tiene interpretaciones que se identifican con el club, desde La Chayñita, El Condorcito, Soy Atigrado, y muchas otras en los más variados géneros musicales bolivianos.

También están otras canciones en el resto de los clubes como Viva, viva mi San José (San José); El Orientísimo (Oriente Petrolero); Es la Academia que viene a ganar (Blooming); Cueca de Aurora (Aurora);  Arriba campeón del valle (Wilstermann); el huayño U te quiero (Universitario) y otros.

Cuál es el ritmo musical preferido

‘Es una terapia importante’: Pablo Escobar, The Strongest

“Me gusta la música amena y de los diversos ritmos. Antes de llegar a la cancha uno siempre busca lo movido para estar más motivado. La música es una terapia importante”.

‘Escucho todos los géneros’: Wálter Flores, Bolívar

“La verdad es que me gusta de todo. Escucho todos los géneros musicales. Antes me agradaba un poco más el rock alternativo y la música boliviana, pero ahora disfruto de todo”.

‘Sobre todo música cristiana’: Maximiliano Andrada, Real Potosí

“Escucho románticas, me gustan bastante algunos solistas, pero sobre todo música cristiana, que es energía espiritual. Escucho a Jesús Adrián Romero y Álex Campos”.

‘Me agrada Chayanne’: Alejandro Gómez, Blooming

“Yo soy seguidor de la música romántica, me gusta mucho las canciones de ese estilo, me agrada Chayanne que es uno de mis artistas favoritos por la letra y ritmo que tiene”.

‘Ballenato y bachata’: Carlos Saucedo, San José

“Desde antes de jugar siempre me gustaron el ballenato y las bachatas, son ritmos de mi preferencia. ‘Aventura’, ‘Binomio de Oro’ y otros grupos a los que escuchó mucho”.

‘La salsa y el reguetón’: Mauricio Saucedo, Universitario

“Es de acuerdo con las circunstancias, pero si se trata del ambiente futbolero, escuchar ritmo movido como la salsa, el reguetón para llegar mucho más animado”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia